Rigel 1883

Posted By on 30 julio, 2013

Foto del torpedero Rigel. Colección de don Alfredo Aguilera.

Foto del torpedero Rigel. Colección de don Alfredo Aguilera.

Fue el primer torpedero con armas automóviles de la Armada. Se encargó a la sociedad alemana Aktien Gessenschaft Wesser, de Bremen, autorizando su construcción el 29 de diciembre de 1882. Se basaba en los torpederos alemanes clase Schutze. Se colocó su quilla el 15 de abril de 1883 y fue botado el 23 de junio.

Su casco de acero desplazaba 61 toneladas. Medía 32 metros de eslora, 3,80 de manga, 2,25 de puntal. Su dotación era de 16 hombres.

Su máquina de triple expansión y 700 caballos indicados le proporcionaron 18,6 nudos de velocidad en pruebas. En su carbonera podía llevar 13 toneladas.

Armado con 2 tubos lanzatorpedos de 357,5 mm de diámetro (llevaba 4 torpedos Schwartzcopf) y un cañón revolver Hotchkiss de 37 mm.

Entregado el 17 de agosto de 1883. Se le dio la denominación de bote lanzatorpedos Número 1, cambiado por el de Rigel el 27 de noviembre de 1883, el mismo día que se cambiaron los nombres de los torpederos de botalón. Llegó por sus propios medios hasta La Coruña. Al entrar en servicio fue destinado a la base de Cartagena junto al torpedero Pollux.

Se encontraba en Cartagena con otros buques de la escuadra durante el intento de sublevación a finales del mes de abril de 1885 propiciadas por el republicano don Manuel Ruiz Zorrilla. Formaban parte de la escuadra las fragatas Numancia, Zaragoza, Méndez Núñez y Blanca, y los torpederos de 1ª clase Rigel y Cástor. Fracasada esta sublevación, los republicanos realizaron otro intento en el mes de noviembre de 1885. Los mismos marinos de la escuadra hicieron que la sublevación fracasara.

En la primera semana del mes de julio de 1885 se ordena zarpar de Cartagena rumbo a Mahón a la fragata acorazada Numancia y a los torpederos Pollux y Rigel e incorporarse a la Escuadra de Instrucción. Llegaron a Mahón a finales del mes de julio.

Formó parte de la Escuadra de Instrucción, mandada por el vicealmirante don Juan Bautista Antequera y Bobadilla, durante la crisis de las islas Carolinas en 1885. El vicealmirante Antequera fue nombrado comandante de la escuadra el 5 de septiembre de 1885 y se hizo cargo de la misma el día 8, arbolando su insignia en la fragata Vitoria. Había llegado a Mahón desde Valencia el 7 de septiembre a bordo del cañonero Paz.

Antequera reforzó y mejoró las defensas submarinas de Mahón. Programó varios ejercicios en la bahía de Alcudia, los primeros el 14 y 15 de septiembre, tomando parte las fragatas Vitoria y Numancia, el crucero Navarra, que llegó desde Cádiz el 10 de septiembre, las fragatas Gerona y Carmen y los torpederos Cástor y Rigel, que realizaron ataques diurnos y nocturnos.

Nuevos ejercicios se realizaron entre el 23 de septiembre y el 1º de octubre, aunque el torpedero Cástor no participó al quedarse en Mahón por averías. El torpedero Rigel realizó estos ejercicios con la fragata Vitoria y el crucero Navarra. Posteriormente se incorporaron a la escuadra en Mahón otros buques, como las fragatas Almansa y Lealtad y otras unidades, preparadas para zarpar rumbo al océano Pacífico en previsión de una guerra con Alemania por la cuestión del archipiélago de las Carolinas, aunque la misión principal era defender las islas Baleares al creer que los alemanes podrían apoderarse de ellas y las utilizaran como moneda de cambio.

Estuvo basado desde 1886 en la Escuela de Torpedos de Cartagena, que fue su destino habitual. En diciembre de 1886 se puso al mando del teniente de navío don Manuel Guimerá y Ros.

Entre abril y finales de junio de 1888 se realizaron las maniobras de la división de torpederos. Participaron las divisiones de Ferrol, mandada por don Fernando Villaamil, la división de Cádiz y Cartagena. Las maniobras, dirigidas por el director de la Escuela de Torpedos de Cartagena, capitán de navío don Segismundo Bermejo, tuvieron una duración de siete semanas, cada una dedicada a un supuesto táctico diferente. Además del cazatorpedero Destructor y los torpederos Ariete, Azor, Rayo, Halcón, Barceló, Retamosa, Julián Ordóñez, Acevedo, Rigel y Ejército, colaboraron en las maniobras los buques de la Escuadra de Instrucción al mando de Maymó, compuesta por los cruceros Reina Regente, Navarra y Castilla, la fragata acorazada Numancia y la fragata escuela Gerona.

El 4 de agosto de 1893 se clausuró la Escuela de Torpedos de Cartagena para ahorrar del presupuesto, aunque el torpedero Rigel siguió prestando servicios hasta consumir todos los materiales almacenados en la escuela.

A finales de agosto de 1893 se concentraron en Cartagena varios buques para realizar maniobras de simulacro de lanzamiento de torpedos en aguas de Santa Pola. Tomaron parte en las maniobras el acorazado Pelayo, los cruceros Alfonso XII, Reina Regente e Isla de Cuba, además de los torpederos Barceló, Rigel y Habana, llegados de Cádiz.

El día 20 de agosto de 1894 comenzaron en aguas de Santa Pola unas maniobras que debían durar un mes, hasta el 20 de septiembre, en la que participaron el cazatorpedero Destructor y los torpederos Habana, Barceló, Retamosa, Ariete, Rayo y Rigel.

En 1898 se formó la Tercera División de Torpederos durante la guerra con los Estados Unidos, que debía defender la base de Cartagena, con el cazatorpedero Destructor y el torpedero Retamosa.

Dado de baja el 18 de mayo de 1900.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Coello Lillo, José Luis, Rodríguez González, Agustín Ramón.: Buques de la Armada española a través de la fotografía (1849-1900). Ministerio de Defensa. Instituto de Historia y Cultura Naval. Aqualarga. Madrid, 2001.

La Correspondencia de España, 15 de agosto de 1894.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Martínez-Valverde, Carlos.: “Almirante don Juan Bautista Antequera y Bobadilla. Aspectos de su vida activa de campaña. Embarcos. Mandos de Mar y de Guerra”. Cuaderno monográfico nº 7. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 1990.

El Mundo Naval Ilustrado. Año II, nº 28. Madrid, 15 de junio de 1898, página 288.

Piñera y Rivas, Álvaro de la.: “El almirante Juan Bautista Antequera y Bobadilla y su vinculación con la región murciana”. Revista Murgetana. Año 1990, nº 82.

Rolandi Sánchez-Solís, Manuel.: “El intento de sublevación republicana en el arsenal de Cartagena de noviembre de 1885”. Revista de Historia Naval. Año 2003, nº 81, página 31.

Diario La Vanguardia. Miércoles, 8 de julio de 1885, página 7.

Diario La Vanguardia. Sábado, 25 de julio de 1885, página 7.

Diario La Vanguardia. Sábado, 17 de octubre de 1885, página 4.

Diario La Vanguardia. Viernes, 6 de abril de 1888, página 3.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.