Churruca 1931

Posted By on 3 septiembre, 2013

Foto del destructor Churruca. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Churruca. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

La Ley Miranda o Plan de Escuadra de 1915 preveía la construcción de seis cazatorpederos en seis años, pero sólo se habían construidos los tres de la clase Alsedo. Como continuación al anterior plan, el ministro de Marina marqués de Cortina propició que se aprobara la obtención de fondos para la construcción de otros tres cazatorpederos el 11 de enero de 1922. Se autorizó su construcción el 11 de julio de 1922, que se llamarían Churruca, Alcalá Galiano y Sánchez Barcáiztegui. Los dos primeros destructores se vendieron a la Marina argentina en 1927, que los llamó Cervantes y Juan de Garay.

Se eligió el diseño de destructores británicos de la Primera Guerra Mundial y fueron construidos en Cartagena por la SECN que los denominó destructores tipo “J”. Resultaron unos buques magníficos, muy marineros, buena velocidad y bien armados.

Por una Ley de 31 de marzo de 1926 se mandó construir otros tres destructores, llamados José Luis Díez, Almirante Ferrándiz y Lepanto. Poco después se autorizó la construcción de sus sustitutos a los vendidos a Argentina, que serían los nuevos Churruca y Alcalá Galiano y un tercero, el Almirante Valdés.

La serie tomó el nombre del primero de los construidos, el Churruca, aunque muchas veces se menciona con el nombre del primero que se quedó en la Armada española, el Sánchez Barcáiztegui.

Los destructores clase Churruca fue la serie de buques de este tipo más numerosa de la Armada española. Dividida en tres series, con algunas diferencias entre ellas, se construyeron en Cartagena 18 unidades, incluidos los dos vendidos a la Marina argentina.

Tenía un desplazamiento de 1.536 toneladas con carga normal y 1.800 toneladas a plena carga. Medían 101,98 metros de eslora, 9,67 metros de manga, 6,02 de puntal y 3 de calado medio. Su tripulación era de 160 hombres.

Tenían una proa recta, una popa redondeada, cubierta del castillo hasta un tercio de la eslora, dos chimeneas ligeramente inclinadas hacia popa, un mástil de señales entre el puente de mando y la chimenea de proa, otro mástil más pequeño a popa.

La planta propulsora estaba formada por cuatro calderas tipo Yarrow, conectadas a dos grupos de turbinas Parsons, alcanzando una potencia de 42.000 caballos que accionaban dos ejes y dos hélices. Alcanzó en pruebas los 36 nudos de velocidad, aunque en operaciones podía alcanzar una velocidad respetable de 34 nudos. Con 540 toneladas de combustible, tenían una autonomía de 4.500 millas a 14 nudos.

Armado con 5 cañones Vickers de 120 mm, un cañón de 76 mm, 4 ametralladoras antiaéreas, seis tubos lanzatorpedos de 533 mm en dos montajes triples, dos morteros lanzacargas de profundidad.

A este segundo Churruca se le colocó la quilla en Cartagena, en los astilleros de la SECN, el 28 de enero de 1929. Fue botado el 20 de agosto de ese año y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1931.

Se encontraba al mando, desde noviembre de 1930, del capitán de fragata don Fernando Barreta Palacios. En previsión de una huelga de luz y agua que se anunció para el 8 de julio de 1931 en Barcelona, se ordenó el 6 de julio que zarparan de Cartagena varios destructores, entre ellos el Churruca, llevando a bordo una dotación completa de maquinistas, mecánicos y electricistas por si sus servicios eran necesarios. La mañana del 8 de septiembre de 1931 regresó el destructor Churruca a Barcelona, enviado desde Cartagena para evitar conflictos durante el paro general.

El presidente de la República, don Niceto Alcalá Zamora asistió el 17 de enero de 1932 a varios actos en Alicante a bordo del destructor Churruca, como unas regatas en el puerto.

La tarde del 24 de enero de 1932 entró en Vigo procedente de Ceuta el destructor Churruca. Llevaba a bordo al contraalmirante don Álvaro Guitián Delgado, que se dirigirá a Ferrol para hacerse cargo de la escuadra. A día siguiente de su llegada a Ferrol, el 27 de enero desembarcó del destructor para embarcar en el buque insignia, el crucero Miguel de Cervantes. En el mismo mes de enero de 1932 se puso al mando del capitán de fragata don Pablo Hermida.

A mediados del mes de marzo de 1932 zarpó de Ferrol con el contraalmirante Guitián a bordo. Llevaba rumbo a Ceuta y después se desplazó a Cádiz, permaneciendo en el puerto durante la estancia del presidente de la República. A comienzos de abril salió con la escuadra que acompañó al presidente Alcalá Zamora a las islas Baleares. El 4 de abril embarrancó en un banco de fango y arena al salir de Palma. El destructor quedó en Palma algunos días para reparar los daños, saliendo después para Cartagena. La noche del 9 de abril de 1932 salió de Cartagena con el comandante Guitián a bordo, llegando a Vigo la mañana del 12 de abril.

En julio de 1932 participó en unas maniobras de la escuadra en aguas de Galicia en las que el 11 de julio se hundió el crucero Blas de Lezo. En agosto de 1932 zarpó de Ferrol con la escuadra rumbo al Cantábrico. La escuadra, al mando del vicealmirante don Francisco Márquez, recaló en San Sebastián, Santander, donde la visitó el presidente de la República, y Bilbao. Regresó a Ferrol a finales de agosto.

El 21 de septiembre de 1932 salen de Ferrol rumbo a Cartagena los destructores Sánchez Barcáiztegui, Alcalá Galiano y Lepanto, mientras el Churruca entro en el arsenal para realizarle algunas reparaciones, saliendo rumbo a Cartagena para unirse a la escuadra el 3 de noviembre de 1932. Tras recalar en Cádiz, salió de este puerto el 11 de noviembre.

A las 10 de la noche del 23 de noviembre de 1932 fondeó en Palma de Mallorca, procedente de Mahón, la escuadrilla de destructores formada por el Sánchez Barcáiztegui, José Luis Díez, Lepanto, Churruca, Alsedo, Velasco y Lazaga. La mañana del día 24 salieron rumbo a Alicante los cuatro primeros, mientras los tres de la clase Alsedo salieron el día 25.

En la primera semana de abril de 1933 se encontraba la escuadrilla de destructores realizando prácticas en las Baleares. Los destructores Sánchez Barcáiztegui, José Luis Díez, Almirante Ferrándiz, Alcalá Galiano, Churruca y Lepanto, al mando del capitán de navío don Guillermo Díez Arias, a bordo del buque insignia Sánchez Barcáiztegui, llegaron a Tarragona el 12 de abril. Al día siguiente salieron rumbo a Cartagena, fondearon en Alicante el 29 de abril y se desplazaron al litoral norteafricano. La escuadrilla zarpó de Ceuta el 3 de mayo de 1933.

En el mes de junio de 1933 se iniciaron las maniobras generales de la escuadra en el Mediterráneo y finalizaron el 6 de julio. El destructor Churruca estaba al mando del capitán de fragata don Luis Piñero Bonet, desde el 3 de junio. Finalizadas las maniobras, en el mes de julio y agosto realizó varios cruceros por el Mediterráneo, recalando en varios puertos.

El 5 de octubre de 1933 entraron en Barcelona los destructores Churruca y Almirante Valdés, mandados por los comandantes Piñero y Gómez. Se encontraban en Barcelona durante la celebración del Día del Ejército el 7 de octubre.

El 24 de octubre de 1933 salen de Cartagena el acorazado Jaime I y los destructores Churruca y Alcalá Galiano. Llegaron el día 26 al puerto francés de Ville-franche. Los restos de Blasco Ibáñez serán recogidos en Menton, que está a 18 km. Los buques salen de puerto francés la tarde del 27 y llegan a Valencia la mañana del 29 de octubre acompañados por el destructor francés Cassard. La llegada de los restos del novelista fue presenciada por el jefe del Estado y numerosas autoridades.

La mañana del 17 de marzo de 1934 llegaron a Barcelona procedentes de Cartagena los destructores Churruca y Alcalá Galiano, mandados por los comandantes don Luis Piñeiro y don Joaquín Gómez, jefe de la división. Trajeron personal eléctrico de la Marina para sustituir al personal en huelga. Al día siguiente, y con el mismo motivo, llegaron a puerto los destructores Lepanto y Almirante Valdés, y el transporte Almirante Lobo. El 22 de marzo salieron de Barcelona para Cartagena los cuatro destructores y el buque transporte. Los mismos destructores entraron en Valencia el 23 de marzo de 1934.

A mediados del mes de abril de 1934 fondearon en Palma de Mallorca varios buques de la escuadra, los cuales realizaron unas maniobras. El 18 de abril salieron a la mar los cruceros Libertad, Miguel de Cervantes y Almirante Cervera, los destructores Churruca, José Luis Díez, Almirante Ferrándiz, Alcalá Galiano, Alsedo y Velasco, y los submarinos C-2 y C-3. Unos buques fueron a Alcudia y otros realizaron ejercicios en alta mar, regresando al puerto de salida unos días después.

El 16 de mayo de 1934 zarparon de Cartagena los cruceros Libertad, Cervantes y Cervera, los destructores Alcalá Galiano, Almirante Ferrándiz, Churruca y Lepanto. Después de realizar varios ejercicios, regresaron a puerto el 19 de mayo. Finalizadas las maniobras, se celebró una revista naval en Alcudia, con la presencia del presidente de la República don Niceto Alcalá Zamora, el ministro de Marina, don Juan José Rocha García y otras autoridades.

Para someter a los revolucionarios de Asturias y colaborar con las tropas de Ejército llegó de La Coruña a San Esteban de Pravia el destructor Churruca el 10 de octubre de 1934. Después de una estancia en Gijón llegó a Bilbao la mañana del 7 de noviembre de 1934. El día 26 de noviembre se puso al mando del capitán de fragata don Manuel Rodríguez Novas.

Al comenzar el año 1935 se encontraba destinado en la segunda flotilla de destructores con sus gemelos Alcalá Galiano, Lepanto y Almirante Miranda, este último pendiente de entrega a la Armada. La escuadrilla permaneció en aguas de Barcelona en los primeros meses del año, desplazándose a finales de año al estrecho.

En diciembre de 1935 se puso al mando del capitán de navío don Antonio Guitián Arias. Ante los desmanes provocados por los agitadores, los tripulantes de los destructores Churruca y José Luis Díez vigilaron bancos, iglesias, centros oficiales y consulados de Huelva a mediados de febrero de 1936.

En la primera semana de mayo de 1936 llegó a las islas Canarias una escuadra española al mando del contraalmirante don Francisco Javier de Salas para continuar unas maniobras. Finalizadas el 13 de mayo, regresaron los buques a sus bases.

En el mes de junio de 1936 se nombró comandante del destructor al capitán de navío don Fernando Barreto Palacios, a su vez comandante de la 2ª flotilla de destructores. Se hizo cargo del mando el 4 de julio.

En julio de 1936 estaba basado en Cartagena, como insignia de la 2ª flotilla de destructores, a las órdenes del capitán de navío Barreto, partidario del gobierno republicano. La noche del 15 de julio recibió la orden de partir hacia Cádiz para apoyar al gobernador civil. En la tarde del 16 entra en Algeciras, donde se le unen el cañonero Laya y otras unidades. La tarde del 17 llega a Ceuta, en cuya bocana le sorprende la insurrección de los nacionales. En la mañana del 18 el destructor entra en puerto y su comandante se une a la sublevación. Esa misma noche embarca el Primer Tabor de Regulares y sale rumbo a Cádiz. Cuando está en mar abierto en su regreso a Ceuta la tripulación se amotina y detiene a los oficiales. Su nuevo comandante es el alférez de navío don Luis Núñez de Castro.

Durante los primeros meses de la guerra realizó funciones de control de las aguas del estrecho y en el Mediterráneo escoltó mercantes, bombardeó varias posiciones de la costa y acompañó a la escuadra en otras ocasiones. A primeros del mes de julio de 1937 capturó en el estrecho de Gibraltar al mercante nacionalista Calamitjana, cargado con treinta mil kilos de azúcar.

La mañana del 12 de agosto de 1937 fueron atacados por submarinos cerca de Cartagena los destructores Churruca y Almirante Antequera. Uno de los torpedos alcanzó al Churruca, dañando sus calderas y causando tres muertos, nueve heridos y daños graves, que serán reparados en Cartagena.

Participó en el combate de Cherchel el 7 de septiembre de 1937 contra el crucero Baleares. En este combate se encontraba al mando del teniente de navío don Manuel Núñez Rodríguez. En 1938 recibió el impacto de una bomba de aviación en Cartagena, permaneciendo en puerto hasta el final de la guerra.

El 3 de abril de 1940 se hizo cargo de su mando el capitán de corbeta don Federico de Salas Pintó. El 23 de septiembre de 1941 llegó a Barcelona al mando del capitán de fragata don Ricardo Benito Pereda. En los primeros días de agosto de 1944 se encontraba en el puerto de Barcelona al mando del capitán de fragata don Carlos Pardo Delgado.

La mañana del 7 de junio de 1946 llega a Barcelona a bordo del destructor Churruca, y procedente de Palma de Mallorca, el ministro de Industria y Comercio don Juan Antonio Suanzes para inaugurar la Feria Internacional de Muestras.

El 20 de febrero de 1947 llegaron a Santa Cruz de Tenerife los destructores Churruca y Almirante Valdés, que han sido destinados a la base canaria en sustitución del minador Marte.

A mediados de mayo de 1947 visitó Franco Palma de Mallorca. Llegó el 16 de mayo a bordo del crucero Miguel de Cervantes, acompañado por los cruceros Galicia y Almirante Cervera, y ocho destructores, entre ellos el Churruca, al mando del capitán de fragata don Fausto Saavedra Collado. La misma escuadra llegó a Barcelona el 18 de mayo con Franco en visita a la ciudad. El 20 de mayo salió el ministro de Marina, almirante don Francisco Regalado, a bordo del crucero Galicia rumbo a Mahón en visita de inspección. Iba escoltado por los destructores de la 2ª flotilla Ulloa, Churruca, Gravina y Lepanto. Regresó a Barcelona la noche del 22 de mayo con el crucero Galicia y los destructores Churruca y Gravina.

El 31 de marzo de 1948 llegó a Barcelona el buque escuela italiano Americo Vespucci. La dotación del destructor Churruca formó en cubierta al paso del buque italiano. Parte de la dotación de los destructores Churruca y Lepanto participaron en el desfile que se realizó en Barcelona para conmemorar la victoria en la guerra civil.

El 1º de junio de 1949 llegó a Barcelona, procedente de Tarragona, el jefe de Estado general Franco a bordo del crucero Méndez Núñez, escoltado por los destructores Ulloa, Churruca, Lepanto y Escaño, que forman la división naval de Mediterráneo al mando del contraalmirante don Pedro Fernández Martín. Después de realizar maniobras, la división entró en Cartagena el 12 de julio.

El 7 de noviembre de 1949 fondeó en Palma de Mallorca la división al mando de don Pedro Fernández, saliendo de nuevo a la mar la tarde del día 9 con destino Barcelona, donde llegaron el 11 de noviembre. La citada división se encontraba de maniobras con la escuadra del Atlántico, que llegó también a Palma desde Cartagena y salió rumbo a Barcelona, al mando de don Salvador Moreno Fernández, compuesta por los cruceros Cervantes, Cervera y Galicia y seis destructores. Después de un descanso en Barcelona, la escuadra se hizo a la mar. La división al mando de Fernández Martín salió de Barcelona la tarde del 14 de noviembre.

En octubre de 1950 realizó maniobras con la escuadra entre Cádiz y Canarias. El Churruca estaba al mando del capitán de fragata don Enrique Barbudo Duarte. Finalizadas las maniobras, se realizó una revista naval en aguas de la bahía de Cádiz el 30 de octubre de 1950.

En febrero de 1951 se constituyó en Cádiz la 3ª flotilla de destructores, formada por el Churruca, Alcalá Galiano y Lepanto. Su primer comandante es el capitán de navío don Francisco Gener Cuadrado, siguiendo el Churruca al mando de Barbudo Duarte.

Colaboró el 28 de noviembre de 1951 en el rescate del pesquero Pepe Luis, que se encontraba a la deriva al este del cabo Espartel. Salieron de Cádiz el destructor Churruca, el dragaminas Guadalete y dos lanchas torpederas, regresando a puerto la tarde del 28 llevando a remolque el pesquero.

En 1951 se constituyó una tercera flotilla de destructores en Cádiz, formada por el Churruca, Lepanto y Alcalá Galiano. En septiembre de ese año tomó su mando el capitán de fragata don Juan Cervera Cervera.

El 26 de febrero de 1952 llega a Las Palmas de Gran Canaria la escuadra al mando del almirante don Francisco Regalado que se encontraba de maniobras, formada por el crucero Galicia, insignia, y las 1ª y 3ª flotillas de destructores, basadas en Ferrol y Cádiz, respectivamente.

La tarde del 19 de septiembre de 1952 entró en Algeciras la escuadra de Cádiz que se encuentra de maniobras. Se compone del crucero Galicia, insignia del contraalmirante don José García Freire, destructores Churruca, Lepanto y Almirante Miranda, dos minadores, el cañonero-fragata Sarmiento de Gamboa y cuatro lanchas torpederas. La escuadra salió de puerto la mañana del 22 de septiembre para continuar las maniobras.

Después de haber realizado maniobras en el Mediterráneo y permanecer tres días en Málaga, el 12 de mayo de 1953 zarpa rumbo a Algeciras y Cádiz la 3ª división de la Flota, mandada por el contraalmirante don José García Freyre y compuesta por el crucero Galicia, los destructores Álava, Churruca, Lepanto y Alcalá Galiano, los cañoneros Sarmiento de Gamboa y Martín Alonso Pinzón y el minador Marte. El Churruca estaba al mando del capitán de fragata don José Díaz Cuñado.

Al finalizar las maniobras generales de octubre de 1953, la escuadra realizó un desfile zarpando de Cádiz la tarde del 14 de octubre de 1953 rumbo al cabo de San Vicente. En el buque insignia de la escuadra, el crucero Canarias, embarcaron el jefe del Estado, el general Franco, el jefe del Estado Mayor de la Flota, el almirante Pastor y varios ministros.

La tarde del 1º de mayo de 1954 entran en Almería los buques al mando del contraalmirante don José García de Lomas, el crucero Galicia y los destructores Churruca, Lepanto, Alcalá Galiano y Ciscar, unidades que se encuentran realizando maniobras en el Mediterráneo. El 24 de mayo de 1954 salió de Cádiz la 3ª división de la Flota, mandada por el contraalmirante García Lomas, para realizar ejercicios de tiro en alta mar.

El 3 de agosto de 1954 se encontraba en Huelva junto al destructor Ciscar durante la celebración y actos conmemorativos de la salida de las tres carabelas del puerto de Palos.

A primera hora de la tarde del 16 de febrero de 1955 entraron en Barcelona varios buques de guerra que, desde Galicia, realizan un viaje de instrucción, mandados por el comandante general de la flota almirante don Francisco de Abárzuza y Oliva. Salieron de Ferrol y recalaron en Cartagena y Valencia el crucero Canarias, buque insignia, los destructores José Luis Díez y Almirante Antequera de la 1ª flotilla, Gravina, de la 2ª flotilla, Churruca y Alcalá Galiano de la 3ª flotilla, Ciscar y Almirante Valdés, de la 4ª flotilla, y el torpedero Audaz.

Además de realizar maniobras, el destructor asistió a numerosos actos protocolarios, como en la entrega de la bandera de combate al dragaminas Tinto, ofrecida por la diputación provincial, el 5 de agosto de 1955 en Huelva.

A comienzos del mes de octubre de 1955 permaneció en Barcelona por unos días el jefe del Estado general Franco. El día 4 de octubre llegó al puerto la escuadra al mando del almirante Abárzuza, con insignia en el crucero Canarias. La escuadra llevaba haciendo maniobras en el Mediterráneo desde el 20 de septiembre. El 8 de octubre embarcó Franco en el crucero Canarias, desde donde presenció las maniobras de la escuadra. Salió de puerto la noche del 8 de octubre y puso rumbo a las islas Baleares, seguido del resto de la escuadra. La escuadra puso rumbo sur y recalaron en Cartagena la noche del 30 de noviembre.

La mañana del 31 de noviembre de 1955 cruzan el estrecho de Gibraltar, rumbo a Cádiz, el crucero Canarias, con insignia del almirante Abárzuza, los destructores Almirante Valdés, Ciscar, Lepanto, Churruca, Alcalá Galiano, Sánchez Barcáiztegui, José Luis Díez y Ulloa, los cazatorpederos Audaz y Osado y varios dragaminas. Comenzaron a entrar en Cádiz a última hora de la tarde. El 12 de abril de 1956 se puso al mando del capitán de fragata don Miguel Durán González.

El 11 de octubre de 1957 llegaron a Cartagena los buques de la escuadra mandada por el almirante Nieto Antúnez para iniciar unas maniobras generales los días siguientes. Mientras la Flota estaba concentrada en Palma de Mallorca durante las maniobras de conjunto, a primeros de noviembre de 1957 se recibió la orden de enviar tropas al Sáhara, apoyar al Ejército y patrullar la costa.

Para cumplir las órdenes se crearon dos agrupaciones, la “A”, formada por los cruceros Canarias y Méndez Núñez y los destructores Churruca, Gravina y José Luis Díez, y la “B” con los cruceros Cervantes y Cervera y los destructores Miranda, Antequera, Jorge Juan y Escaño. El 4 de noviembre de 1957 llegó a Ceuta la Agrupación “A”, donde embarcó a la 6ª Bandera del Tercio Duque de Alba de la Legión, vehículos y pertrechos, saliendo el Canarias el día y el Méndez Núñez el día 7, desembarcando tropas y material en el Puerto de la Luz.

La 3ª división de la Flota, con el crucero Méndez Núñez y los destructores Churruca, Gravina y José Luis Díez, patrullaron la costa entre Ifni y Villa Cisneros entre el 9 y el 15 de noviembre para mostrar pabellón e impedir el contrabando de armas destinadas a los indígenas del Ejército de Liberación. El día 16 llegaron los tres buques al Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canarias, donde se concentró toda la Flota, trasladándose después a Santa Cruz de Tenerife.

El 10 de diciembre se recibe la noticia de que los rebeldes se están concentrando para atacar la ciudad de Sidi Ifni. Ese día y al siguiente realizaron los buques bombardeos de las posiciones rebeldes. El 15 de diciembre se retiró a las islas Canarias con el crucero Méndez Núñez, sustituido por el crucero Canarias y los destructores Miranda y Escaño. Permaneció en aguas de las islas Canarias hasta el mes de febrero de 1958.

En el mes de mayo de 1958 se concentró la Flota en el Mediterráneo para unas maniobras que finalizaron en el mes de junio en la bahía de Cádiz en las maniobras de desembarco “Alif”, en las costas de Cádiz. Tomaron parte en el simulacro los cruceros Canarias, Cervera y Galicia, los destructores Churruca, Escaño, Gravina, José Luis Díez, Jorge Juan y Almirante Miranda, además de unidades de desembarco y helicópteros.

El 16 de noviembre de 1958 llegó a Santander la 3ª división de la Flota y se hicieron a la mar la tarde del día 20. Estaba compuesta por los cruceros Canarias y Galicia, insignia del contraalmirante don Pedro Sans Torres, comandante de la 3ª Flota, y los destructores Churruca, Gravina, Ulloa y Almirante Antequera, de la 3ª división de destructores, al mando del capitán de navío don Marcial Sánchez, a bordo del Churruca, mandado por el capitán Durán. Pusieron rumbo a Ferrol, entrando en puerto el 21 de noviembre de 1958. Con la llegada de los buques se puso fin a las maniobras realizadas en las rías bajas y mar Cantábrico.

La mañana del 12 de octubre de 1959 entraron en Ceuta el crucero Galicia y los destructores Churruca y Ulloa, de la 3ª división de la Flota, mandados por el contraalmirante don Ricardo Calver González Aller, para cumplimentar la visita a la ciudad del ministro del Ejército teniente general Barroso, que llegó a bordo del crucero. Finalizada la visita a África, el ministro Barroso embarcó el 15 de octubre en Melilla en el crucero Galicia, que puso rumbo a Málaga escoltado por los dos destructores.

Finalizadas las maniobras de otoño en el Mediterráneo, llegó a Cádiz el 31 de octubre de 1959 desde varios puertos del Mediterráneo el crucero Canarias, insignia de don Pascual Cervera, comandante general de la Flota, el crucero Cervera y los destructores Churruca, Ulloa y Almirante Miranda.

En marzo de 1960 el destructor se puso al mando del capitán de fragata don Julio Prendes Estrada. Franco llegó a Barcelona el 30 de abril de 1960 a bordo del crucero Galicia escoltado por los destructores Churruca, Ulloa, Almirante Miranda y Escaño. También repitió la visita a las islas Baleares, embarcando de nuevo en el crucero, que llegó a Palma de Mallorca el 10 de mayo escoltado por los mismos destructores. La escuadra regresó a Barcelona.

El 4 de junio de 1960 entraron en Almería los cruceros Galicia y Cervera, y al día siguiente los destructores Churruca, Escaño, Ulloa, Almirante Miranda y José Luis Díez. Esta escuadra, mandada por el comandante general de la Flota almirante don Pascual Cervera, ha finalizado la primera fase de las maniobras que se realizan en el Mediterráneo.

A primeros de mayo de 1962 se encontraba en las islas Canarias al mando del capitán de fragata don Fernando Otero Goyanes. La noche del 2 de mayo embarcó en Santa Cruz de Tenerife el ministro de Obras Públicas Vigón para trasladarlo a La Palma, Gomera y Hierro, regresando a Santa Cruz de Tenerife el 5 de mayo.

Fue dado de baja el 29 de octubre de 1963. Fue subastado para su venta el 29 de diciembre de 1964.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Álvarez-Maldonado Muela, Ricardo.: “50 aniversario del conflicto Ifni-Sáhara”. Revista General de Marina. Enero-febrero 2008.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

González, Marcelino.: Otros 50 Barcos españoles, Fundación Alvargonzález. Gijón, 2012.

Diarios ABC, La Correspondencia Militar, La Época, Heraldo de Madrid, La Libertad, El Siglo Futuro, El Sol, La Vanguardia, La Voz.

Semanario Vida Marítima.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.