Almirante Cervera 1928

Posted By on 6 septiembre, 2013

Foto del crucero Almirante Cervera. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del crucero Almirante Cervera. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los créditos de la Ley Miranda de 1915 caducaron en diciembre de 1921 y no se habían agotado. Para continuar con las construcciones, el ministro de Marina almirante Cortina impulsó una ley del 11 de enero de 1922. De los planes para las nuevas construcciones, surgió el decreto del 11 de julio de 1922 que autorizaba la construcción de los cruceros Príncipe Alfonso y Almirante Cervera.

Diseñados por el ingeniero británico Philip Wat, director técnico de la Armstrong, estaban inspirados en la clase británica “E”, mejorándolos. Su quilla fue colocada en Ferrol en los astilleros de la SECN el 14 abril de 1923 y fue botado el 16 de octubre de 1925.

Con un desplazamiento de 7.975 toneladas estándar y 9.330 a plena carga, medían 176,6 metros de eslora, 16,6 de manga, 9,3 de puntal y 5,03 de calado. Su dotación era de 566 hombres. Contaba con ocho calderas Yarrow de fuel, conectadas a 4 grupos de turbinas Parsons, que movían cuatro hélices. Con una potencia de 83.000 caballos, podían alcanzar los 34,4 nudos de velocidad y tenían 7.000 millas de autonomía a 15 nudos. En pruebas de máquinas alcanzó la velocidad de 35,6 nudos. En la cintura tenía una protección con un ancho variable entre 50 y 75 mm, y en la cubierta de 25 mm.

Armado con 8 cañones Vickers de 152 mm, en cinco montajes, dos sencillos a proa y popa y tres dobles en el centro, 4 cañones antiaéreos de 101 mm, dos a cada banda y situados entre la segunda chimenea y el palo de popa, dos montajes antiaéreos de 47 mm, un cañón de desembarco de 76 mm, una ametralladora y 12 tubos lanzatorpedos de 533 mm en cuatro montajes triples.

Entregado a la Armada el 15 de septiembre de 1928, tras haber realizado durante cuatro días pruebas de máquinas y artillería. A partir del 9 de octubre y hasta el mes de noviembre de 1928 tomó parte en unas maniobras de la escuadra en el Mediterráneo. El crucero Cervera estaba al mando del capitán de navío don Ángel Ruiz Rebolledo. Finalizadas las maniobras, recaló la escuadra en Barcelona para desplazarse posteriormente a sus bases, llegando a Ferrol a finales de noviembre los cruceros Príncipe Alfonso, Almirante Cervera, Méndez Núñez y Blas de Lezo.

El 27 de octubre de 1928 fondearon en Palma de Mallorca los dos acorazados, los cruceros Príncipe Alfonso, Méndez Núñez y Almirante Cervera, insignia, los destructores Sánchez Barcáiztegui, Alsedo, Velasco y Lazaga, el portahidroaviones Dédalo, el remolcador Cíclope. Tras realizar varios ejercicios, la escuadra regresó a Palma la tarde del 4 y la mañana del 5 de noviembre de 1928. Procedentes de Algeciras, donde se aprovisionaron de combustible, llegaron a Ferrol a finales de noviembre de 1928 los dos acorazados y los cuatro cruceros.

El 21 de abril de 1929 estuvo presente en el puerto de Huelva en la inauguración de un monumento dedicado a Cristóbal Colón. Unos días después se desplazó a Cádiz para recibir la bandera de combate el 29 de abril.

El 16 de mayo de 1929 llegó a la Habana tras hacer escalas en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Llegó a la capital cubana para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente Machado, el 20 de mayo. Para su regreso a España zarpó de la Habana el 26 de mayo y llegó a Cádiz el 7 de junio.

Se incorporó a la escuadra en el puerto de Valencia a primeros de julio, llegando a Ferrol el 9 de julio de 1929. Tras aprovisionarse de combustible, salieron de Ferrol los cuatro cruceros, Príncipe Alfonso, Almirante Cervera, Méndez Núñez y Blas de Lezo, rumbo a Santander. Los Reyes embarcaron en la escuadra el 20 de agosto y partieron de Santander para realizar maniobras.

En septiembre y octubre de 1929 realizó unas maniobras generales en el Mediterráneo. El 15 de octubre se realizó una revista naval en Valencia con presencia del rey Alfonso XIII.

El 30 de noviembre de 1929 se recibió orden de que el crucero Almirante Cervera saliera de Ferrol. Zarpó el 6 de diciembre para unirse en Cartagena a los cruceros Méndez Núñez y Blas de Lezo. El comandante de la división era el contralmirante don Adolfo Suanzes, a bordo del Cervera.

En el mes de marzo de 1930 se reunieron en Marín para realizar ejercicios de tiro y maniobras la escuadra del vicealmirante don Rafael Morales, con los acorazados Alfonso XIII y Jaime I, la división de cruceros al mando del contraalmirante don Adolfo Suanzes, con el Príncipe Alfonso, Almirante Cervera, Miguel de Cervantes, Méndez Núñez y Blas de Lezo, y una escuadrilla de destructores.

Procedentes de Vigo, la mañana del 29 de abril fondearon en Tenerife los cruceros Almirante Cervera, Méndez Núñez, Blas de Lezo y el cañonero Canalejas para asistir a las fiestas de la conquista de las islas Canarias por la Corona de Castilla. Los tres cruceros realizaron unas maniobras antes de salir para la península. El 12 de mayo salieron de Las Palmas rumbo a Vigo, excepto el crucero Blas de Lezo que ese mismo día entró en Cádiz.

En la primera quincena del mes de junio de 1930 terminaron las maniobras que la escuadra realizó en la ría de Pontevedra, regresando a Ferrol los dos acorazados, los cruceros Príncipe Alfonso, Almirante Cervera, Méndez Núñez y Blas de Lezo y la escuadrilla de destructores, con el Sánchez Barcáiztegui, José Luis Díez, Almirante Ferrándiz, Alsedo, Velasco y Lazaga.

Las siguientes maniobras navales se realizaron de julio a septiembre de 1930 en el Cantábrico, desde Cabo Ortegal a la costa francesa. Participarán los dos acorazados, los tres cruceros clase Cervera, los dos Méndez Núñez y el Reina Victoria Eugenia, además de destructores y submarinos. La escuadra, al mando del almirante Magaz, recaló en Santander y otros puertos en el mes de julio y agosto, donde fue visitada por los reyes. Las maniobras finalizaron el 20 de septiembre con un desfile ante el rey Alfonso XIII.

El 25 de septiembre de 1930 salió la escuadra de Ferrol para hacer un crucero por el Mediterráneo. El 27 de septiembre de 1930 entró la escuadra en Cádiz al mando del vicealmirante don Rafael Morales. Después de recalar en varios puertos del Mediterráneo, la escuadra regresó a Ferrol en el mes de diciembre.

El 9 de marzo de 1931 salieron de Ferrol a la bahía los cruceros Príncipe Alfonso, Cervera y Cervantes, emprendiendo la marcha al día siguiente rumbo a Cádiz, mandados por el contralmirante don Javier Salas. Llegaron a Cádiz el 13 de marzo. El día 20 salieron los tres cruceros rumbo a Palma. Llegaron a Barcelona el 29 de marzo los dos acorazados y los tres cruceros de la división al mando de Salas. Los cinco buques fondearon en Tarragona el 5 de abril, donde permanecerán hasta el día 12, que partirán hacia el puerto de Valencia.

El 14 de abril de 1931, cuando se proclamó la República, se encontraba en Ferrol. Sus actividades se redujeron casi al mínimo. La tarde del 27 de mayo de 1931 llegaron a Ferrol los acorazados España y Jaime I, los cruceros Almirante Cervera, Miguel de Cervantes, Méndez Núñez, República, la escuadrilla de destructores, varios submarinos y el Dédalo. Se realizó una revista naval con la presencia del ministro de Marina, el capitán general del Departamento y el comandante general de la escuadra.

El 6 de julio de 1931 salió de Vigo el crucero Méndez Núñez para reunirse en Marín con los cruceros Almirante Cervera y Miguel de Cervantes y los submarinos B-1, B-2 y B-4, que realizaron ejercicios en alta mar. Los buques regresaron a Ferrol el 10 de julio.

La primera semana de agosto de 1931 llegaron a Bilbao los cruceros Cervantes, Cervera, Libertad, República, Méndez Núñez y Blas de Lezo, con 8 destructores y 10 submarinos. Con los cambios producidos en la Armada, en agosto de 1931 todos los acorazados y cruceros, quedaron encuadrados en la 1ª División.

En julio de 1932 participó en unas maniobras de la escuadra en aguas de Galicia en las que el 11 de julio se hundió el crucero Blas de Lezo cerca del cabo Finisterre.

Realizó varios ejercicios y maniobras en el Mediterráneo en los primeros días de julio de 1932. Participaron los cruceros Miguel de Cervantes, Almirante Cervera y Libertad, diez destructores, siete submarinos, dos torpederos, el portahidroaviones Dédalo, varios buques auxiliares, tres hidroaviones Dornier y tres Savoia.

En el mes de marzo de 1934 intervino en unas maniobras en el Atlántico, desde el sur de la península hasta las islas Canarias. Realizó unas maniobras generales con la escuadra, comenzadas a mediados de abril y finalizadas en el mes de junio de 1934 en aguas del mar Mediterráneo e islas Baleares, formada por el acorazado Jaime I, los cruceros República, Libertad, Miguel de Cervantes y Almirante Cervera, ocho destructores, ocho submarinos y otros buques menores. Al finalizar las maniobras, los buques desfilaron el 11 de junio ante el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, el ministro de Marina, Juan José Rocha García, y otras autoridades.

En octubre de 1934, a causa de los sucesos revolucionarios en España, llevó tropas al puerto de Musel, Gijón, junto a los cruceros Libertad y Miguel de Cervantes y otros buques. Realizó bombardeos de varios puntos de Gijón. En 1935 participó en varios ejercicios de tiro en Marín, y en las semanas navales de Cartagena y Santander.

Entre abril y junio de 1936 participó en las maniobras realizadas en las islas Canarias. La escuadra, al mando del vicealmirante Salas, tenía izada su insignia en el acorazado Jaime I. Las maniobras finalizaron el 13 de mayo.

Cuando comenzó la guerra civil se encontraba en Ferrol en el dique nº 2 limpiando fondos y haciendo algunas reparaciones. En el arsenal hubo varios combates y en el crucero fueron heridos varios oficiales, entre ellos su comandante, el capitán de navío don Juan Sandalio Sánchez Ferragut, muerto el segundo, el capitán de fragata don Francisco Vázquez de Castro. El crucero Cervera, el acorazado Alfonso XIII y el transporte Contramaestre Casado quedaron en poder de la República. La noche del 20 al 21 de julio, pusieron el crucero a flote y bombardearon la comandancia, pero la dotación no abrió la compuerta y quedó dentro del dique. Al final de la tarde del 21 de julio la dotación del crucero se rindió al capitán de fragata don Salvador Moreno Fernández. Tras la rendición total, el crucero pasó a manos nacionales. Este capitán de fragata obtuvo la Cruz Laureada de San Fernando y el mando del crucero.

Se trabajó deprisa en Ferrol para poner el crucero en estado operativo. Salió de Ferrol los días 26 y 27 de julio para realizar unos ejercicios de adiestramiento. Dos días después, al mando del capitán de fragata Moreno Fernández, fue enviado al Cantábrico, regresando a Ferrol el 15 de agosto, siendo atacado ese día por la aviación republicana. El 17 de agosto volvió a salir de Ferrol rumbo al Cantábrico con el acorazado Alfonso XIII. Efectuó numerosas operaciones de apoyo a las tropas, bombardeo de posiciones enemigas, apresamiento de buques. Su incesante actividad le valió el apodo de « El Chulo del Cantábrico »

Entre el 15 y el 27 de septiembre de 1936 se encontraba en Ferrol en reparaciones. Finalizadas las mismas, salió de Ferrol rumbo al estrecho, aprovechando que la escuadra republicana se encontraba en el Cantábrico. Lo hizo con el crucero Canarias, entregado el 13 de septiembre. Al llegar al estrecho se encontraron con los destructores Almirante Ferrándiz y Gravina. Este último fue alcanzado por los cañones de 152 mm del Cervera, pero el destructor forzó sus máquinas y pudo adentrarse en Casablanca perseguido por el crucero. Los nacionales consiguieron el dominio el estrecho, que no abandonaron hasta el final de la guerra.

En el mes de octubre de 1936 se adentró en el Mediterráneo, regresando al estrecho para proteger el tráfico nacional, hundiendo el día 9 una lancha de Tabacalera y los guardacostas Uad Lucus y Uad Muluya. Entre los días 16 y 19 de octubre intentó interceptar a la escuadra republicana que regresaba del Cantábrico. Continuó sus cruceros en el estrecho y Mediterráneo, en solitario y en compañía del crucero Canarias. Su actividad fue incesante, apresando mercantes, transportando tropas, escoltando convoyes y bombardeó la costa ocupada por el enemigo, como el apoyo al avance de las tropas hacia Málaga en enero de 1937 y en la ocupación de la ciudad al mes siguiente.

En el mes de marzo de 1937 llegó a Ferrol para que fueran reparadas sus calderas. Cuando salió de Ferrol, a comienzos de abril, se desplazó al Cantábrico para colaborar en la ofensiva de Vizcaya. Volvió a entrar en Ferrol para limpiar sus fondos el 23 de julio, permaneciendo en el dique hasta el día 30. Acabadas las operaciones en el norte, regresó a Ferrol en el mes de octubre. Sus actividades volvieron a ser continuas, casi sin oposición, bloqueó Bilbao a partir del 8 de abril, bombardeó las posiciones republicanas en Bilbao el 18 y 19 de junio, bloqueó Santander los meses de julio y agosto, Gijón a partir del 23 de agosto y bombardeó Rivadesella el 30 de septiembre. Tuvo varios encuentros con buques enemigos, el 10 de junio con el destructor José Luis Díez y el 10 de agosto con el Ciscar. El 20 de junio fue atacado por el submarino C-5 que le lanzó dos torpedos sin resultado. Capturó varios buques, entre ellos el panameño Hordena el 16 de abril, los franceses Tregastel y Liberté los días 4 de junio y 6 de julio y los españoles Esles y Luis Adaro los días 5 y 9 de septiembre.

El 22 de noviembre de 1937 salió de Ferrol con el crucero Baleares, incorporándose a las fuerzas navales nacionales en el sur. En Cádiz, se incorporó el 30 de noviembre en la división de cruceros. Entró en Palma de Mallorca el 4 de diciembre dando escolta a un convoy, donde fue atacado el día 8 por la aviación republicana. Patrulló la costa de Levante y bombardeó varias ciudades y posiciones enemigas, Alicante el 10 de diciembre, Valencia el 22 de enero de 1938, San Feliú de Guixols el 17 de febrero.

Las costas valencianas fueron bombardeadas de nuevo el 22 de febrero. Los tres cruceros y los minadores Júpiter y Vulcano habían salido de Palma de Mallorca el 17 de febrero. Después del bombardeo fueron atacados por dos formaciones de aviones republicanos. El Cervera fue alcanzado por dos bombas y causaron muchas bajas, 12 muertos y 70 heridos (otros seis murieron posteriormente), aunque tuvo escasos daños materiales. La misma noche del 22 de febrero regresó la escuadra a Palma. La artillería antiaérea del crucero de 101 mm fue sustituida por cañones de 105 mm Krupp.

Los tres cruceros salieron de Palma el 28 de febrero para efectuar una operación de minado en las costas de Valencia, desplazándose en los primeros días de marzo al golfo de León. El 5 de marzo se encontraban los tres cruceros protegiendo a dos mercantes que llegaban de Italia. En el encuentro con la escuadra republicana fue hundido el crucero Baleares cerca del cabo de Palos. Mientras se recogían los supervivientes fueron atacados por la aviación republicana. Los cañones antiaéreos del Cervera derribaron uno de ellos.

Del 4 al 16 de abril de 1938 fue remodelado en Cádiz, mejorando su artillería. Del 9 de mayo al 3 de junio entró en el dique en Ferrol. Regresó a Cádiz en junio para continuar las mejoras, saliendo del arsenal en el mes de julio. En la segunda mitad de 1938 realizó varias capturas, el vapor griego Cape-Corso a mediados de julio en el canal de Malta y otros cuatro mercantes entre el 31 de julio y el 5 de agosto. En el mes de agosto formó parte del dispositivo naval desplegado en el estrecho para capturar al destructor José Luis Díez.

Al comenzar el año 1939 continuó en las mismas operaciones. En la primera semana de enero participó en el despliegue para evitar el transporte de tropas republicanas de Valencia a Cataluña. Fue atacado por la aviación republicana, que repitió el ataque el 13 y 14 de enero, además de los torpedos de la lancha rápida LT-11.

El 22 de febrero participó en un desfile naval en Salou, regresando después a Menorca. El 25 de febrero salió de Palma y de Cádiz el día 28, entrando el Ferrol para entrar en el arsenal el 1º de marzo. Se le limpiaron los fondos y repararon las calderas. Regresó a Cádiz el 29 de marzo, donde le sorprendió el final de la guerra.

Finalizada la guerra quedó basado en Ferrol. No fue modernizado ni modificado como sus dos gemelos. Después de la segunda guerra mundial se le instaló un radar en el palo de proa, se le pintó el numeral “10” y posteriormente “C-21”. En mayo de 1940 se encontraba en Tenerife durante la entrega de la bandera de combate al crucero Canarias. En agosto de 1941 participó en unas maniobras con la escuadra en aguas de La Coruña. En septiembre de 1941 se trasladó a Santander tras el incendio que sufrió la ciudad. En agosto de 1943 se encontraba en Marín, durante la inauguración de la Escuela Naval Militar.

A mediados de mayo de 1947 visitó Franco Palma de Mallorca. Llegó el 16 de mayo a bordo del crucero Miguel de Cervantes, acompañado por los cruceros Galicia y Almirante Cervera y ocho destructores. La misma escuadra llegó a Barcelona el 18 de mayo con Franco en visita a la ciudad. Los buques permanecieron en Barcelona durante la estancia de Franco en Barcelona. El 31 de mayo salieron rumbo a Ferrol con escalas en Cartagena y Cádiz. Llegaron a Cartagena el 4 de junio de 1947 los tres cruceros de la división. En el Almirante Cervera tenía izada su insignia el vicealmirante don Salvador Moreno Fernández.

En julio de 1948 realizó la escuadra maniobras en la costa atlántica. Estaba al mando del vicealmirante don Salvador Moreno Fernández, en el crucero Canarias. Participaron los tres cruceros de la división, Galicia, Cervera y Cervantes, y los destructores Sánchez Barcáiztegui, José Luis Díez, Ciscar, Almirante Valdés, Jorge Juan y Almirante Antequera.

Después de efectuar unas maniobras en la costa de Levante, la escuadra del Norte al mando de don Salvador Moreno llegó a Cartagena el 11 de noviembre. Estaba formada por los cruceros Canarias, Galicia, Cervera y Cervantes, los destructores de la 1ª flotilla y tres submarinos.

En octubre de 1949 realizó Franco una visita oficial a la capital de Portugal. Fueron los cruceros Canarias, Galicia, Cervantes y Cervera y una flotilla de destructores.

En el mes de noviembre de 1949 se concentraron las diferentes escuadras en las islas Baleares para realizar maniobras. La escuadra del Atlántico o del Norte fondeó en Cartagena el 4 de noviembre y en Mallorca el 12 de noviembre. Eran los cruceros Cervantes, Cervera, Príncipe Alfonso y seis destructores de la 1ª flotilla, Antequera, Valdés, José Luis Díez, Sánchez Barcáiztegui, Jorge Juan y Ciscar. Todos los buques se pusieron al mando del comandante jefe de la escuadra don Salvador Moreno Fernández. La escuadra del Norte regresó a Ferrol el 1º de diciembre de 1949. A mediados de abril de 1950 el vicealmirante don Luis Vierna y Bolando sustituyó a don Salvador Moreno en el mando de la escuadra.

En el verano de 1950 tomó parte en unas nuevas maniobras en aguas gallegas. La escuadra llegó a Marín el 7 de junio y permaneció unas dos semanas realizando prácticas de tiro. Estaba al mando del vicealmirante Vierna y compuesta por los cruceros Canarias, Galicia, Cervera y Cervantes y seis destructores. El 1º de julio de 1950 se desplazó de nuevo la escuadra de 10 buques de Ferrol a Marín, en esta ocasión para celebrar la festividad de la Virgen del Carmen, permaneciendo en dicho puerto hasta el 22 de julio.

En octubre de 1950 realizó maniobras con la escuadra en aguas entre Cádiz y las islas Canarias. Finalizadas las maniobras, se realizó una revista naval en aguas de la bahía de Cádiz el 30 de octubre de 1950.

En 1952 quedó la Flota formada por tres divisiones, con insignia en el crucero Canarias. El Cervera era el buque insignia de la 1ª división con base en Ferrol. El 16 de septiembre de 1952 zarparon de Ferrol para realizar maniobras en la costa gallega la escuadra española, representada por los cruceros Canarias, Almirante Cervera y Méndez Núñez, siete destructores de la 1ª flotilla y el minador Neptuno. La escuadra regresó a Ferrol el 15 de octubre al finalizar las maniobras.

Al finalizar las maniobras generales del año 1953, la escuadra realizó un desfile naval zarpando de Cádiz la tarde del 14 de octubre de 1953 rumbo al cabo de San Vicente. En el buque insignia de la escuadra, el crucero Canarias, embarcaron el jefe del Estado, el general Franco, el jefe del Estado Mayor de la Flota, el almirante Pastor y varios ministros.

El 1º de junio de 1954 zarparon de Ferrol para realizar ejercicios de tiro la 1ª división de la Flota mandada por don Francisco de Benito Perea. Salieron los cruceros Almirante Cervera, insignia, y Méndez Núñez, y los destructores Jorge Juan, José Luis Díez y Sánchez Barcáiztegui.

El 20 de septiembre de 1955 salió de Ferrol la flota mandada por el vicealmirante don Felipe de Abárzuza, con insignia en el crucero Canarias. Conjuntamente con la 2ª y 3ª división de la flota realizaron maniobras de conjunto en el Mediterráneo en el mes de octubre, concentrándose en Santa Pola. Además de buque insignia, salieron de Ferrol los cruceros Méndez Núñez y Almirante Cervera, insignia del contralmirante don Francisco de Benito, los destructores Sánchez Barcáiztegui, insignia del capitán de navío don Daniel Novoas, José Luis Díez, Almirante Valdés y Ulloa, y los cazasubmarinos Audaz y Osado.

En 1956 comenzó a intervenir en el conflicto de Ifni-Sáhara. El 7 de mayo de 1956 llegó a Puerto del Rosario, en Fuerteventura, desde Cádiz con la 1ª Bandera Paracaidista a bordo.

En octubre de 1957 se realizaron unas nuevas maniobras generales de la escuadra, mandada por el vicealmirante don Pedro Nieto Antúnez. En la primera fase de las mismas un grupo intentó bombardear una base en la bahía de Cádiz. Para la segunda fase se reunieron en Cartagena y parte de la escuadra intentó tomar Santa Pola. Durante ese ejercicio, los cruceros Canarias, Cervera y Cervantes y los destructores Lepanto y Almirante Ferrándiz acudieron a Valencia para socorrer a los perjudicados por las inundaciones. Los cruceros regresaron a Alicante, donde se reunió la escuadra para su descanso.

El 25 de octubre entraron varios buques en Palma de Mallorca y permanecerán hasta el día 27, entre ellos el crucero Cervera. Mientras la Flota estaba concentrada en Palma de Mallorca durante las maniobras de conjunto, a primeros de noviembre de 1957 se recibió la orden de enviar tropas al Sáhara, apoyar al Ejército y patrullar la costa. Para cumplir las órdenes, se crearon dos agrupaciones, la “A”, formada por los cruceros Canarias y Méndez Núñez y los destructores Churruca, Gravina y José Luis Díez, y la “B” con los cruceros Cervantes y Cervera y los destructores Miranda, Antequera, Jorge Juan y Escaño. A mediados de noviembre se concentró la Flota en el Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria, trasladándose después a Santa Cruz de Tenerife. Permaneció en aguas de las islas Canarias hasta el mes de febrero de 1958.

En febrero de 1961 quedó la escuadra formada por Agrupaciones, quedando el Cervera como buque insignia de la Agrupación Naval del Norte, con base en Ferrol. Su última navegación la realizó el 20 de noviembre, cuando salió de Ferrol y visitó Cádiz y otros puertos, regresando a Ferrol el 5 de diciembre de 1961.

El 24 de diciembre de 1964 pasó a tercera situación. El 6 de enero de 1965 arrió su insignia el jefe de la Agrupación Naval del Norte.

Fue dado de baja el 31 de agosto de 1965.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Álvarez-Maldonado Muela, Ricardo.: “50 aniversario del conflicto Ifni-Sáhara”. Revista General de Marina. Enero-febrero 2008.

Blanco Núñez, José María. La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia, 2011.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

Coello Lillo, Juan Luis. Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid. 2000.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargozález. Gijón, 2009.

Diarios ABC, La Vanguardia.

Martínez y Guanter, Antonio L. J.: Un Almirante Relegado al Olvido. Francisco Moreno Fernández. Librerías París-Valencia. Valencia, 2012.

Semanario Vida Marítima.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.