Almirante Miranda 1936

Posted By on 14 septiembre, 2013

 

Siendo ministro de Marina el almirante García de los Reyes se aprobó en 1929 la construcción de otros siete destructores de la clase Churruca, que sería la segunda serie. La formarían los destructores Almirante Antequera, Almirante Miranda, Gravina, Escaño, Jorge Juan, Ulloa y Ciscar.

Foto del destructor Almirante Miranda. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Almirante Miranda. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

La construcción del Almirante Antequera, Almirante Valdés y Miranda se autorizó por Real decreto del 4 de julio de 1929. Se colocó su quilla en Cartagena en el astillero de la SECN el 23 de enero de 1931. Fue botado el 20 de octubre de 1931. Entró en servicio en la Armada española el 25 de julio de 1936.

Para ser identificado, llevaba pintado en la proa y por ambas bandas la inicial “AM”, las cuales desaparecieron en la guerra civil. Después de la guerra se volvió a pintar la inicial en cada banda, pero más retrasada, a la altura del puente. A partir de 1952 se sustituyeron las letras por números.

Las características eran prácticamente las mismas que los de la primera serie, aunque variaron ligeramente. Tenía un desplazamiento de 1.650 toneladas con carga normal y 1.914 toneladas a plena carga. Medían 101,5 metros de eslora, 9,7 metros de manga, 6,02 de puntal y 3,2 de calado medio. Su tripulación era de 160 hombres.

Tenían una proa recta, una popa redondeada, cubierta del castillo hasta un tercio de la eslora, dos chimeneas ligeramente inclinadas hacia popa, un mástil de señales entre el puente de mando y la chimenea de proa, otro mástil más pequeño a popa.

La planta propulsora estaba formada por cuatro calderas tipo Yarrow, conectadas a dos grupos de turbinas Parsons, alcanzando una potencia de 42.000 caballos que accionaban dos ejes y dos hélices. Alcanzó en pruebas los 36 nudos de velocidad, aunque en operaciones podía alcanzar una velocidad respetable de 34 nudos. Con 540 toneladas de combustible, tenían una autonomía de 4.500 millas a 14 nudos.

Armado con 4 cañones Vickers de 120 mm, dos cañones de 76 mm, 4 ametralladoras antiaéreas, seis tubos lanzatorpedos de 533 mm en dos montajes triples, dos morteros lanzacargas de profundidad.

Cuando estalló la guerra civil se encontraba en Cartagena en periodo de armamento. En el mes de julio de 1936 se puso al mando del capitán de corbeta don Nicolás Piñero y quedó adscrito a la 2ª flotilla de destructores.

Participó en el desembarco de tropas en Ibiza y en la expedición fallida contra Mallorca del capitán Bayo. El 3 de agosto de 1936 dio escolta al transatlántico Marqués de Comillas y llegaron a Mahón al día siguiente, donde desembarcaron tropas. A bordo del destructor viajaron el capitán Bayo y su Estado Mayor. Partió hacia Valencia, donde en compañía del destructor Almirante Antequera escoltó al mercante Mar Cantábrico con más tropas hasta las Baleares. Fondeó el 7 de agosto frente a Formentera y esa tarde se dirigieron a Ibiza, donde los dos destructores bombardearon el castillo.

El Almirante Miranda se desplazó posteriormente a Barcelona con las fuerzas de la Aeronáutica Naval que había tomado parte en el desembarco. El 9 de agosto regresaron los dos destructores a las islas Baleares, trasladando tropas hasta Valencia. El 12 de agosto bombardeó el puerto de Soller, Mallorca, con el crucero Libertad. Apoyó el desembarco republicano en Porto Cristo, Mallorca, el 15 de septiembre, disparando contra las baterías costeras, y apoyando a las tropas con su fuego. El 18 de agosto regresó a Cartagena para abastecerse de combustible y municiones.

A comienzos del mes de septiembre fue destinado a Málaga, desde donde patrulló las aguas del estrecho con el destructor Gravina. El 19 de septiembre de 1936 zarpó de Cartagena rumbo al Cantábrico con el grueso de la escuadra republicana, saliendo posteriormente de Málaga el 21 de septiembre para cruzar el estrecho con el acorazado Jaime I, los cruceros Libertad y Miguel de Cervantes y los destructores Escaño, Almirante Antequera, Almirante Miranda, José Luis Díez, Almirante Valdés y Lepanto y neutralizar a la escuadra nacional. Fondeó en Gijón el 25 de septiembre y tuvo que reparar las averías en un servomotor. El 10 de octubre bombardeó, con el destructor Escaño, el sector de Astarrica, en Ondárroa. El 13 de octubre inició la escuadra el regreso al Mediterráneo, llegando el día 18 a Málaga.

El 8 de noviembre zarparon de Cartagena los destructores Almirante Miranda, Escaño, Churruca y Ciscar para interceptar al crucero Canarias, que estaba atacando Almería. Cuando llegaron a la zona, el crucero había desaparecido.

Al mando del alférez de navío don David Gasea Aznar, salió de Cartagena el 23 de abril de 1937 con el destructor Gravina para dar escolta al acorazado Jaime I hasta Almería. El acorazado quedó varado el 25 de abril y los dos destructores intentaron sacarlo sin éxito. Permanecieron en la zona hasta que el acorazado salió del apuro con la ayuda del remolcador Cíclope.

Realizó una salida de Cartagena con la escuadra el 19 de mayo de 1937 para proteger a varios mercantes procedentes del Bósforo, llegando a Cartagena al día siguiente. Volvió a salir de Cartagena el 11 de junio con otros cuatro destructores y se dirigieron al cabo Creus, desde donde escoltaron a un mercante.

El 12 de julio de 1937 intervino en el combate de Cullera, cuando el crucero Baleares intercambió disparos sin consecuencias con la escuadra republicana, que daba escolta al petrolero Campillo a Valencia, eran los destructores Sánchez Barcáiztegui, Lepanto, Churruca, Almirante Miranda, Almirante Valdés y Gravina.

Con el destructor Almirante Valdés salió de Valencia el 22 de julio para escoltar al mercante Ciudad de Cádiz. A la altura de Alicante se les unió el petrolero Campeador, dejándolos a la altura de cabo Ténez, en la costa argelina. Con el destructor Lepanto salió de Cartagena el 22 de agosto para escoltar hasta Valencia al mercante Guecho. Los dos destructores quedaron destinados en Valencia hasta los primeros días de septiembre.

El 6 de septiembre de 1937 salieron de Cartagena los cruceros Libertad y Méndez Núñez y los destructores Almirante Miranda, Almirante Valdés, Lepanto, Gravina, Jorge Juan y Escaño. Debían dirigirse a la costa argelina para proteger a tres mercantes que se dirigían a la URSS. Durante esta salida tuvo lugar el encuentro de Cherchel. Mientras se dirigían a Cartagena, fueron avistados por el crucero Baleares. Los destructores y mercantes pusieron rumbo sur, hacia el puerto argelino de Cherchel, mientras los dos cruceros republicanos se enfrentaron al Baleares.

Salió de Cartagena el 8 de diciembre con la escuadra republicana en busca de buques enemigos sin resultado. Repitió la salida el 11 de diciembre con otros cinco destructores rumbo a Ibiza, regresando al día siguiente. En 1938 realizó varias salidas cortas desde Cartagena, vigilando las costas cercanas o en varias salidas hasta Barcelona.

El 27 de diciembre de 1938 salió con el grueso de la escuadra republicana para apoyar al destructor José Luis Díez en su intento de llegar al Mediterráneo. Al mando del alférez de navío don José Ruiz de Ahumada, salió de Cartagena el 4 de febrero de 1939 para llevar a Menorca al capitán de corbeta don Luis de Ubieta, que debía hacerse cargo de la defensa de la isla, regresando a puerto al día siguiente.

El 5 de marzo de 1939 salió de Cartagena con la escuadra y llegó a Bizerta el 11 de marzo, quedando la escuadra internada. El 2 de abril salieron de Bizerta y llegaron a Cádiz el día 5. En junio de 1939 se nombró comandante del destructor al capitán de corbeta don Juan Díaz Domínguez.

El 23 de agosto de 1939 llegó a Ceuta. Llevó a bordo al nuevo Alto comisario de España en Marruecos general Asensio. En 1941 se encontraba al mando del capitán de fragata don Francisco Núñez Rodríguez, el mismo que tuvo el mando del destructor Velasco durante la pasada guerra. Llegó a Mahón el 3 de agosto de 1946 con el capitán general de las islas Baleares a bordo, para realizar una inspección.

Entre el 15 y el 19 de octubre de 1950 se realizaron unas maniobras en el Atlántico. La escuadra de 45 buques, al mando del almirante don Alfonso Arriaga Adam se dividió en dos bandos, uno simuló llevar un convoy de Cádiz a las islas Canarias, mientras que otro bando trató de interceptarlo y destruirlo. En el segundo bando se encontraba el destructor Almirante Miranda. El almirante Arriaga se encontraba embarcado en el crucero Canarias, que actuó con árbitro. Finalizadas las maniobras, llegaron a Cádiz el 17 de octubre de 1950 los buques que integraban el “bando rojo”, el crucero Méndez Núñez, los destructores Churruca, Escaño, Lepanto, Alcalá Galiano, Almirante Miranda, los cañoneros Vicente Yáñez Pinzón y Sarmiento de Gamboa, el minador Neptuno, el dragaminas Guadalete, varios submarinos y buques auxiliares.

El 6 de noviembre de 1950 zarparon para sus respectivas bases los buques de la escuadra. La división naval del Mediterráneo, mandada por el contraalmirante don José Cervera Tribout, llegó a Almería el 8 de noviembre. La formaban el crucero Méndez Núñez y los destructores Escaño, Gravina, Lepanto y Almirante Miranda. La división del Mediterráneo siguió realizando cruceros y visitas a puertos en 1951.

En 1952 se puso al mando del capitán de fragata don Rafael Prat y Fossi. El 26 de febrero de 1952 llega a Las Palmas de Gran Canaria la escuadra al mando del almirante don Francisco Regalado que se encuentra de maniobras, formada por el crucero Galicia, insignia, y las 1ª y 3ª flotillas de destructores, basadas en Ferrol y Cádiz, respectivamente. La formaban los destructores Almirante Miranda, Churruca, José Luis Díez, Ciscar, Sánchez Barcáiztegui, Almirante Valdés, Almirante Antequera, Alcalá Galiano y Lepanto. La escuadra permaneció en Las Palmas hasta el 2 de marzo de 1952.

La tarde del 19 de septiembre de 1952 entró en Algeciras la escuadra de Cádiz que se encuentra de maniobras. Se compone del crucero Galicia, insignia del contraalmirante don José García Freire, destructores Churruca, Lepanto y Almirante Miranda, dos minadores, el cañonero-fragata Sarmiento de Gamboa y las lanchas torpederas LT-21, LT-22, LT-23 y LT-24. La escuadra salió de puerto la mañana del 22 de septiembre para continuar las maniobras.

Después de haber realizado maniobras en el Mediterráneo, regresó a Cartagena el 13 de mayo de 1953 la división al mando del contraalmirante Nieto Antúnez. Estaba compuesta por el crucero Miguel de Cervantes, los destructores Liniers, Gravina, Almirante Miranda y Escaño, los cañoneros Magallanes, Legazpi, Eolo y Tritón, el dragaminas Nervión y los submarinos D-1, D-2 y G-7.

Al finalizar las maniobras generales del año 1953, la escuadra realizó un desfile zarpando de Cádiz la tarde del 14 de octubre de 1953 rumbo al cabo de San Vicente. En el buque insignia de la escuadra, el crucero Canarias, embarcaron el jefe del Estado, el general Franco, el jefe del Estado Mayor de la Flota, el almirante Pastor y varios ministros. Ante el crucero desfiló la escuadra, entre ellos el destructor Almirante Miranda.

En octubre de 1957 se realizaron unas nuevas maniobras generales de la escuadra mandada por el vicealmirante don Pedro Nieto Antúnez. En la primera fase de las mismas un grupo intentó bombardear una base en la bahía de Cádiz. Para la segunda fase se reunieron en Cartagena, y parte de la escuadra intentó tomar Santa Pola. El 25 de octubre entraron varios buques en Palma de Mallorca y permanecerán hasta el día 27. Eran los cruceros Canarias, Almirante Cervera, Miguel de Cervantes y Méndez Núñez, insignia del contraalmirante Meléndez y comandante de la división con base en Cádiz, los destructores Almirante Miranda, Almirante Antequera, Almirante Ferrándiz, José Luis Díez, Jorge Juan, Lepanto, Churruca y Escaño, el cazasubmarino Meteoro, los dragaminas Nalón, Turia, Júcar y Llobregat y los remolcadores RA-1 y RA-2.

Mientras la Flota estaba concentrada en Palma de Mallorca durante las maniobras de conjunto, a primeros de noviembre de 1957 se recibió la orden de enviar tropas al Sáhara, apoyar al Ejército y patrullar la costa. Para cumplir las órdenes se crearon dos agrupaciones, la “A”, formada por los cruceros Canarias y Méndez Núñez y los destructores Churruca, Gravina y José Luis Díez, y la “B” con los cruceros Miguel de Cervantes y Almirante Cervera y los destructores Almirante Miranda, Almirante Antequera, Jorge Juan y Escaño. La escuadra de concentró en el Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canarias, trasladándose después a Santa Cruz de Tenerife.

El 6 de diciembre de 1957 se recibió la orden de realizar una concentración naval frente a Agadir para disuadir a Marruecos de intervenir en el conflicto. A las 11 de la mañana del 7 de diciembre se realizó la primera pasada frente a Agadir rumbo norte a ocho nudos con los cañones apuntando a tierra por estribor. Iban mandados por el contraalmirante Meléndez y en línea de fila en el siguiente orden: cruceros Méndez Núñez, Canarias, destructores José Luis Díez, Gravina, Escaño y Almirante Miranda. Una hora y media después invirtieron la marcha y pasaron con los cañones apuntando por la banda de babor. Esta demostración tuvo su efecto disuasorio esperado y cambió la política de Mohamed V en su apoyo a las bandas rebeldes.

El 10 de diciembre se recibe la noticia de que los rebeldes se están concentrando para atacar la ciudad de Sidi Ifni. Ese día y al siguiente realizó más disparos los buques bombardearon las posiciones de los rebeldes. El 15 de diciembre se retiraron a las islas Canarias el crucero Méndez Núñez y el destructor Churruca, sustituido por el crucero Canarias y los destructores Almirante Miranda y Escaño. Permaneció en aguas de las islas Canarias hasta el mes de febrero de 1958.

Mandadas por el almirante don Pedro Nieto Antúnez, se iniciaron el 13 de junio de 1958 unas maniobras de desembarco “Alif” en las costas de Cádiz. Tomaron parte en el simulacro los cruceros Canarias, Almirante Cervera y Galicia, los destructores Churruca, Escaño, Gravina, José Luis Díez, Jorge Juan y Almirante Miranda, además de unidades de desembarco y helicópteros.

El 27 de octubre de 1958 salió de Cádiz para realizar unas maniobras de desembarco y ejercicios de tiro real en aguas de Cádiz la 3ª división de la Flota, mandada por el contraalmirante don Pedro Sans y formada por el crucero Galicia, los destructores Almirante Miranda, Ulloa, Churruca, Gravina y el dragaminas Bidasoa. Los ejercicios son denominados “Tigres”.

El 10 de noviembre de 1958 salieron de Vigo para proseguir unas maniobras que comenzaron el 30 de octubre en alta mar, la 1ª y 3ª divisiones de la Flota, mandadas por el vicealmirante don Pascual Cervera y Cervera, que arbola su insignia en el crucero Canarias. Completaba la escuadra los cruceros Almirante Cervera y Galicia y los destructores José Luis Díez, Jorge Juan, Escaño, Churruca, Gravina, Ulloa y Almirante Miranda. Finalizadas las maniobras, salieron de Marín el 12 de noviembre rumbo a Bilbao y San Sebastián.

La tarde del 3 de agosto de 1959 llegó a Huelva el minador Marte con el almirante don Jerónimo Bustamante de la Rocha, capitán general del departamento marítimo de Cádiz, que representará al ministerio de Marina en los actos colombinos, la salida de Palos de las tres carabelas. La Armada española estuvo también representada por los destructores Churruca y Almirante Miranda y hubo una representación de la Armada portuguesa con los patrulleros Santo Antao y Santa Lucía.

En el otoño de 1959 realizó la escuadra maniobras en el Mediterráneo. Finalizadas las mismas, fondeó la escuadra en Cádiz entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre. Procedentes de Alicante llegaron el 31 de octubre los cruceros Canarias y Almirante Cervera y los destructores Almirante Miranda, Churruca y Ulloa.

En el año 1959 el destructor Almirante Miranda formaba parte de la 3ª división de la Flota, con el crucero Galicia y los destructores Gravina y Churruca.

A comienzos de la década de los años 60 llevó el numeral “D-15”. Franco visitó de nuevo Barcelona en mayo de 1960. Llegó el 30 de abril a bordo del crucero Galicia, escoltado por los destructores Churruca, Ulloa, Almirante Miranda y Escaño. También repitió la visita a las islas Baleares, embarcando de nuevo en el crucero, que llegó a Palma de Mallorca el 10 de mayo escoltado por los mismos destructores. La escuadra regresó a Barcelona.

El 4 de junio de 1960 entraron en Almería los cruceros Galicia y Almirante Cervera, y al día siguiente los destructores Churruca, Escaño, Ulloa, Almirante Miranda y José Luis Díez. Esta escuadra, mandada por el comandante general de la Flota almirante don Pascual Cervera y Cervera, había finalizado la primera fase de las maniobras que se realizan en el Mediterráneo.

En 1964 se encontraba adscrito a la Escuela de Armas Submarinas “Bustamante”, en el puerto de Soller. En julio de 1966 se desplazó a Barcelona para participar en la 1ª Semana Naval. Durante su estancia en Barcelona sufrió un accidente en sus calderas.

Dado de baja el 2 de marzo de 1970. Fue enviado a Cartagena para ser desguazado.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Álvarez-Maldonado Muela, Ricardo.: “50 aniversario del conflicto Ifni-Sáhara”. Revista General de Marina. Enero-febrero 2008.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

González, Marcelino.: Otros 50 Barcos españoles, Fundación Alvargonzález. Gijón, 2012.

Diarios ABC, La Vanguardia.

Semanario Vida Marítima.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.