Biografía de don Joaquín de Zayas y de Echeverri

Posted By on 15 septiembre, 2013

 

Jefe de escuadra de la Real Armada Española.

Vino al mundo en la ciudad de Málaga en el año 1743, siendo sus padres, don Martín de Zayas y Márquez, y doña María de Echeverri Guerrero.

De familia hidalga sentó plaza de guardiamarina, en la Compañía del Departamento de Cádiz el día 11 de agosto del año 1756, con tan solo trece años de edad. Expediente N.º 773.

Comenzó a navegar al aprobar los exámenes teóricos, con los consabidos cruceros para contrarrestar el corso de las regencias norteafricanas, siendo una inmejorable formación de marino, fue uno de los elegidos para formar parte de los guardiamarinas que viajaron en el escuadra al mando de don Juan José Navarro a Génova para trasladar a Barcelona a la Real familia del nuevo rey don Carlos III, reincorporándose a su comisión anterior a su regreso, en una de sus arribadas se le ordenó desembarcar para pasar el examen práctico, al ser aprobado se le otorgaron sus primeros galones el día 18 de septiembre del año 1760 de alférez de fragata, poco después navegó a Génova y Marsella con situado.

Continuó su formación en la misma comisión, en una de sus arribadas a la bahía de Cádiz, se le entregó la Real orden del día 29 de junio del año 1766, con su ascenso al grado de alférez de navío, permaneciendo en la misma comisión, solo que en esta mantuvo un combate contra un pingue argelino del porte de 16 cañones, el cual fue apresado y poco después, otro pingue huyendo del acoso del buque español se refugió bajo la fortaleza de Tetuán, donde su comandante entró y ordenó pegarle fuego.

Por el buen comportamiento en este combate, por Real orden del día 17 de septiembre del año 1767, se le ascendió al grado de teniente de fragata, permaneciendo en la misma comisión, hasta serle entregada la Real orden fechada el día 21 de diciembre del año de 1772, con su ascenso al grado de teniente de navío, siéndole otorgado poco tiempo después el mando de una goleta, continuando en la misma comisión en la que era un experto, uno de los días se enfrentó a una escampavía y un jabeque armado de seis cañones, de la regencia de Argel, a los que a pesar de ser su buque inferior en armamento los puso en fuga.

Se formó en el puerto de Alicante una expedición de castigo contra Argel, estando al mando del general González Castejón y el ejército al del conde de O’Relly, ordenándosele que con su buque batiera el castillo de Jarache, para que dejara de dirigir los fuegos contra otros buques, a pesar de ello el contraataque de los moros fue tan contundente que se vieron forzados a dar la orden de reembarcar a las tropas, pasando todos los buques menores por su poco calado a esta comisión, pues se podían aproximar mucho más a la costa para poder contrarrestar el fuego enemigo, facilitando el reembarque de las tropas consiguiendo menguar el desastre.

Al terminar esta operación, se le dio ordenó hacerse a la mar y buscar enemigos, por ello trabó combate contra tres pingues argelinos, los cuales pudieron huir, gracias a un fuerte temporal que le impidió perseguirlos por su mayor calado.

Por la determinación demostrada en este lance, se le entregó la Real orden del día 17 de febrero del año 1776, con su ascenso a capitán de fragata, como se había convertido en un gran experto en la lucha contra el corso, se le dio el mando de una división de jabeques continuando en su comisión, siendo incorporada a las fuerzas navales para la conquista de Mahón, impidiendo con ella la llegada de refuerzos lo que facilitó la rendición del castillo de San Felipe.

Al terminar en esta comisión se le ordenó poner rumbo al Estrecho, pues había comenzado el gran sitio a Gibraltar, en una de sus arribadas a Algeciras se le entregó la Real orden del día 16 de septiembre del año 1781, con su ascenso al grado de capitán de navío, realizando la comisión de exploración de la escuadra al mando del general don Luis de Córdova, a la que pasó el aviso de encontrarse en aquellas aguas la británica al mando del almirante Howe y con la que mantuvo un combate la escuadra española.

En el año 1783 se formó la primera expedición contra Argel al mando del general don Antonio Barceló, ostentando el mando del navío San Juan Bautista del porte de 74 cañones, siendo la primera vez que se obtenía un gran éxito gracias sobre todo a las lanchas cañoneras inventadas por don Antonio Barceló y donde los navíos prestaron por su gran poder de fuego un gran apoyo.

Al regresar de la expedición, para dar resguardo a la navegación mercante, se le entregó una escuadra de jabeques con la comisión de cruzar constantemente para cubrir más aguas en las costas del Mediterráneo.

Con la misma división participó en el socorro a la plaza de Tánger.

Por Real orden del día 1 de marzo del año 1791, se le ascendió al grado de brigadier.

Y en el año 1793, de comandante del navío San Carlos, del porte de 94 cañones e insignia del jefe de escuadra don Francisco Javier Melgarejo, fue incorporado a la escuadra del general Borja, participando en la conquista de las islas de San Pedro y San Antíoco, prosiguiendo y dando protección al ejército napolitano y piamontés en su avance sobre Tolón en las riberas del Var.

Pero se declaró una epidemia por el mal estado de la comida embarcada, obligando al general Borja a arribar a Cartagena, donde fueron desembarcados más de tres mil hombres de la escuadra, Zayas no muy afectado pero también enfermo desembarcó.

Recuperado se le dió el mando de una división y acudió a realizar cruceros por el Mediterráneo, siéndole ordenado cruzar sobre el cabo de Rosas, donde permaneció hasta serle entregada la Real orden del día 5 de septiembre del año 1795, con su ascenso la grado de jefe de escuadra.

Prosiguió con sus servicios, hasta ser firmada el día 22 de julio del año 1795 la Paz de Basilea, por la que se ponía fin a la guerra contra los republicanos franceses.

Posteriormente pasó destinado al Departamento de Cartagena, donde permaneció hasta producirse su falleció en la misma ciudad departamental, el día 29 de junio del año 1808, precisamente cuando en España comenzaba una nueva guerra y no de pequeña importancia, contaba con sesenta y siete años de edad, de ellos cincuenta y dos de excelentes servicio a España.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Terrón Ponce. José L.: El Gran Ataque a Gibraltar de 1782 (Análisis militar, político y diplomático). Ministerio de Defensa. Madrid, 2000. Premio Ejército 1999.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.