Álava 1951

Posted By on 24 septiembre, 2013

Foto del destructor Álava. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Álava. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

La construcción de los dos destructores de la tercera serie de la clase Churruca se aprobó el 11 de enero de 1936 junto a dos cañoneros minadores, llamados Eolo y Tritón. La orden de construcción se dio el 19 de febrero. El 27 de junio se propusieron sus nombres, Álava y Liniers.

Se colocó su quilla en Cartagena en el astillero de la SECN el 7 de enero de 1944. Fue botado el 19 de junio de 1947. Entró en servicio en la Armada española el 11 de diciembre de 1951.

Tenía un desplazamiento de 1.712 toneladas estándar y 2.224 toneladas a plena carga. Medían 101,15 metros de eslora, 9,675 metros de manga, 6,054 de puntal y 3,3 de calado medio. Su tripulación era de 204 hombres.

La planta propulsora estaba formada por cuatro calderas tipo Yarrow, conectadas a dos grupos de turbinas Parsons, alcanzando una potencia de 42.000 caballos que accionaban dos ejes y dos hélices. Alcanzó en pruebas los 36 nudos de velocidad, aunque en operaciones alcanzaba los 32 nudos. Con 491 toneladas de combustible, tenían una autonomía de 4.500 millas a 14 nudos.

Armado con 4 cañones Vickers de 120 mm, dos cañones de 37 mm, 3 ametralladoras antiaéreos de 20 mm, seis tubos lanzatorpedos de 533 mm en dos montajes triples, dos morteros y un varadero para cargas de profundidad.

El comienzo de la guerra civil se paralizaron los trabajos en los dos destructores. Al finalizar la guerra, los astilleros se centraron en la reparación del resto de buques de guerra. Hubo nuevos retrasos con la llegada de la segunda guerra mundial, al esperar las enseñanzas de la guerra, que aconsejaron suspender su construcción a finales de enero de 1940.

En septiembre de 1942 se formó un tratado comercial con Argentina. La Marina argentina estaba interesada en un buque escuela del tipo “Juan Sebastián Elcano” y un destructor tipo “Churruca”. En mayo de 1943 se reemprendió la construcción de los dos destructores, uno de ellos destinado a la Marina argentina. En febrero de 1944 el gobierno argentino decide suspender las negociaciones para la adquisición del destructor y devuelve los planos del buque escuela.

La construcción de los dos destructores, ahora destinados a la Marina española, siguió con muchas dificultades por el bloqueo político y económico. Aunque el Álava fue entregado el 11 de diciembre de 1951, estaba a falta de elementos importantes como la dirección de tiro, que no se montó hasta 1953.

Fue su primer comandante el capitán de fragata Yusti Pita. El 24 de enero de 1952 recibió su bandera de combate en Cartagena, donada por la Diputación Provincial de Álava.

Hasta la década de los 50 llevó la inicial “AL”. Con los nuevos criterios de identificación introducidos en agosto de 1952, el destructor Álava llevó el numeral 23, por lo que pertenecía a la 2ª flotilla.

El 24 de mayo de 1952 salieron de Cartagena los buques de la 2ª división de la Flota mandada por el contraalmirante Cervera Tribout, el crucero Cervantes y los destructores Gravina, Liniers y Álava. A bordo del crucero embarcó el general Franco y su esposa y salió escoltado por los destructores de la 2ª división, más el cañonero Magallanes, llegando a Barcelona el 29 de mayo.

El 16 de septiembre de 1952 salieron de Cartagena para realizar ejercicios y maniobras los buques de la 2ª división de la Flota, mandada por el contraalmirante don José Cervera y compuesta por el crucero Cervantes, los destructores Gravina, Liniers, Álava y Escaño, el cañonero Magallanes, el minador Tritón, el dragaminas Nervión y los submarinos D-1, D-2 y G-7. La división recaló en Alicante y salió de puerto el 23 de septiembre para continuar las maniobras.

Después de haber realizado maniobras en el Atlántico y Mediterráneo y de permanecer tres días en puerto, el 12 de mayo de 1953 zarpó de Málaga la 3ª división de la Flota al mando del contraalmirante don José García Freire, formada por el crucero Galicia, los destructores Álava, capitán de fragata don Rafael Prat y Fossi, Churruca, Lepanto y Alcalá Galiano, los cañoneros Sarmiento de Gamboa y Martín Alonso Pinzón y el minador Marte. Su destino era Algeciras y Cádiz, a donde llegó el 13 de mayo.

El 2 de octubre de 1953 llegaron a Ferrol procedentes de Cartagena los destructores Gravina, Liniers, Álava, Escaño y Almirante Miranda. En la base de Ferrol se unieron a los buques de la 1ª división de la Flota y salieron rumbo a Cádiz para iniciar unas maniobras. Del 3 al 11 de octubre de 1953 tomó parte en unas maniobras en aguas de Cádiz y en el Atlántico. Finalizadas las maniobras regresaron a Cádiz el 12 de octubre de 1953 y dos días después se celebró una revista naval con presencia del general Franco.

Foto del destructor Álava modernizado. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Álava modernizado. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Gracias a la ayuda militar norteamericana se aprobó en abril de 1955 un programa de modernización de buques, en el que se incluyeron a los dos destructores. Quedaron en la reserva a partir del 20 de agosto de 1956, permaneciendo amarrados en el arsenal de Cartagena a la espera de comenzar las obras. Los trabajos, realizados por la Empresa Nacional Bazán, comenzaron en Cartagena a partir del 1º de agosto de 1959.

Después de la modernización quedó con las siguientes características. Desplazaba 1.856 toneladas estándar, 2.279 a plena carga. Medía 102,41 metros de eslora, 9,625 de manga, 6,02 de puntal, 3,2 de calado medio estándar y 3,746 de calado medio a plena carga. La dotación era de 224 hombres. La velocidad bajó a 28 nudos y a una autonomía de 3.150 millas a 14 nudos con 362,2 toneladas de combustible. El armamento consistía en 3 cañones de 76 mm Mk 34, 3 de 40 mm Bofors, 3 canastas Mk 4 para torpedos antisubmarinos, 2 montajes “Hedgehog” (erizos) Mk 11, 8 morteros y 2 varaderos para cargas de profundidad. La disminución de la velocidad fue causada por la eliminación de la caldera proel por la falta de espacio interior para los nuevos equipos.

En diciembre de 1961 realizó sus nuevas pruebas de mar y fue entregado a la Armada el 17 de enero de 1962. Los dos destructores fueron clasificados como fragatas rápidas, a pesar de llevar pintados en sus costados el numeral “D-52” el Álava y “D-51” el Liniers. Realmente eran destructores antisubmarinos, dejando en desuso la denominación de fragatas.

El 2 de febrero de 1963 llegó a Barcelona la Agrupación naval del Mediterráneo, mandada por el contraalmirante don Alejandro Mac Kinlay. Estaba compuesta por los destructores Alcalá Galiano, insignia, Almirante Valdés y las fragatas antisubmarinas Álava y Audaz. A bordo del Álava viaja el capitán de navío Carrasco y González-Elipe, comandante de la 31ª Escuadrilla de fragatas. El mismo día entraron en Tarragona el destructor Almirante Ferrándiz y fragata Ariete. La mañana del 4 de febrero, salieron a la mar para continuar las maniobras y visitas a otros puertos, antes de regresar a Cartagena en el mes de marzo.

En diciembre de 1963 se puso al mando del capitán de fragata don Francisco Gil de Sola Caballero. El 25 de febrero de 1965 entraron en Barcelona los buques de la 31ª Escuadrilla de fragatas antisubmarinas. La integran las fragatas Álava, insignia del comandante de la escuadrilla capitán de navío don Vázquez, mandada por el capitán de fragata Gil de Sala, Audaz y Ariete. Permanecieron en puerto varios días, con motivo de la celebración del III Salón Náutico Internacional.

Los dos destructores realizaron numerosos ejercicios con la Armada española, con la norteamericana de la VI Flota y otras marinas europeas, sobre todo la francesa. El 13 de noviembre de 1965 zarparon de Cartagena varias unidades de la Armada para iniciar unos ejercicios antisubmarinos hispano-franceses en el Mediterráneo, llamados “Faron II”. Los buques españoles, mandados por el capitán de navío don Francisco Núñez, eran los destructores Lepanto, Alcalá Galiano y Almirante Ferrándiz, la fragata Álava, el petrolero Teide y el submarino S-31. Los buques franceses eran el destructor Cassard, las fragatas Le Béarnais, Le Savoyard, L’Alsacien, Le Vendée y el submarino Ariane, además de aviones antisubmarinos, mandados por el contraalmirante M. Bouillaut. Los ejercicios comenzaron el día 15 y finalizaron el 25 de noviembre.

Al igual que el año anterior, en febrero de 1966 asistió en Barcelona al IV Salón Náutico de Barcelona, con los destructores Alcalá Galiano, Almirante Ferrándiz y Oquendo, de la 21ª Escuadrilla de destructores, con base en Barcelona. Regresaron a Cartagena el 1º de marzo.

Entre el 17 y el 29 de octubre de 1966 se desarrollaron en aguas de las rías bajas unos ejercicios, denominados “Finisterex-V” con buques franceses. El mando lo ostentaba el contraalmirante don Joaquín María Pery Junquera. Por parte española tomaron parte los destructores Oquendo, las fragatas Álava, Liniers y Legazpi y Júpiter, insignia, petrolero Plutón y submarino S-31, además de aviones del Ejército del Aire. Los franceses participaron con cinco fragatas, un buque de apoyo logístico, un submarino y cuatro aviones antisubmarinos.

A partir del 5 de julio de 1968 se celebró una Semana Naval de Santander, a la que asistió el jefe del Estado. Tomaron parte varios buques de la Armada, el buque escuela Juan Sebastián Elcano, el portahelicópteros Dédalo, el transporte de asalto Castilla, que recibió la bandera de combate, y la 41ª Escuadrilla de escoltas. El 6 de julio salieron a la mar para realizar ejercicios antisubmarinos, el Dédalo, los destructores Oquendo, Jorge Juan, Almirante Ferrándiz, Lepanto, Alcalá Galiano, Álava y submarino S-31. Finalizada la Semana Naval, se realizó un desfile con éstos y otros buques de la escuadra, presenciados por el jefe del Estado a bordo del crucero Canarias.

En septiembre y octubre de 1968 se realizaron en las rías bajas los ejercicios hispano-franceses “Finisterrex-VII”. La escuadra estaba al mando del contraalmirante Vázquez Reyes y tomaron parte la 51ª Escuadrilla de fragatas, compuesta por el Vulcano, Vicente Yáñez Pinzón y Legazpi, los destructores Álava y Liniers y el remolcador RA-1. Los franceses tomaron parte con cuatro destructores, un submarino, un buque nodriza y un petrolero.

El 12 de octubre de 1968 se entregó en Barcelona la bandera de combate al portahelicópteros R-01 Dédalo. Estuvieron presentes los buques de la 21ª Escuadrilla de destructores, Alcalá Galiano, Almirante Ferrándiz y Álava, que se incorporó a la escuadrilla al estar en obras los destructores Jorge Juan y Almirante Valdés. El portahelicópteros Dédalo y los destructores Alcalá Galiano, Almirante Ferrándiz, Lepanto y Álava realizaron unos ejercicios la semana siguiente con buques franceses en aguas de Provenza, mandados por el contraalmirante Vázquez. Los buques llegaron a Tolón el 16 de octubre.

El 25 de febrero de 1969 comenzaron en las islas Canarias unos ejercicios con una escuadra francesa, llamados “Atlantide-69”. Por parte española, estuvieron presentes el crucero C-21 Canarias, insignia, destructores D-41 Oquendo, fragatas antisubmarinas D-23 Álava, D-21 Liniers, corbetas F-61 Atrevida, F-62 Princesa, F-63 Diana y F-64 Nautilus, los transportes de ataque TA-11 Aragón y TA-21 Castilla, el petrolero BP-11 Teide y el remolcador de altura RA-1. Por parte francesa, intervinieron el portaaviones Clemenceau, el crucero Colbert, dos destructores, dos fragatas, dos submarinos y dos buques de apoyo logístico.

En octubre de 1969 realizaron los ejercicios “Faron IV” con unidades francesas en aguas de Barcelona. Asistió el Príncipe de España  a bordo del portaaeronaves R-01 Dédalo. También estuvieron presentes el crucero Canarias, los destructores Jorge Juan, Almirante Valdés, Lepanto, Alcalá Galiano, la fragata rápida Álava, el submarino S-31 y el petrolero Plutón, mandados por el vicealmirante Romero Manso. Los franceses participaron con el crucero Colber, tres destructores, cuatro fragatas, dos submarinos y un petrolero.

El 12 de noviembre de 1969 colisionó con el crucero Canarias en la base de Ferrol, al quedarse agarrotado el timón del destructor.

A finales de junio de 1970 se desarrollaron en las islas Canarias las maniobras “Canarex 70”. Varios buques salieron del puerto de la Luz para realizar una visita a Villa Cisneros y El Aaiún, el transporte Castilla, los destructores Álava y Liniers y la corbeta Villa de Bilbao. El resto de los buques salieron posteriormente.

En febrero de 1774 participó en unas maniobras en las islas Canarias. La entrega de los destructores norteamericanos y entrada en servicio de las fragatas lanzamisiles clase Baleares, relegaron a los dos destructores a tareas secundarias, comenzando a servir a mediados de los años 70 en la flotilla de la Escuela Naval de Marín.

En uno de los viajes de instrucción que hizo con alumnos de la escuadra, llegaron a Santa Cruz de Tenerife el 5 de junio de 1976 los destructores Álava y Liniers y las fragatas Legazpi y Vicente Yáñez Pinzón. Llevaban a bordo 193 caballeros alumnos de la Escuela Naval de Marín.

Fue dado de baja el 2 de noviembre de 1978, desarmado en Ferrol y posteriormente desguazado.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.