Teruel 1937

Posted By on 29 septiembre, 2013

Foto del destructor Teruel. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Teruel. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los destructores Huesca y Teruel eran dos unidades compradas a Italia por la Marina nacionalista ante la escasez de buques de este tipo para hacer frente a la escuadra republicana. Eran de la clase Poerio, construidos en Génova a comienzos de la Primera Guerra Mundial.

Cuando fueron comprados por la Marina nacionalista, eran buques viejos y anticuados, que sólo servían como escoltas. La quilla del destructor Guglielmo Pepe se colocó en Génova el 26 de junio de 1913. Fue botado el 4 de agosto de 1914. Su transferencia oficial a la Armada nacional se produjo el 24 de octubre de 1937.

Tenía un desplazamiento de 845 toneladas estándar, 941 a carga normal y 1.028 a plena carga. Medían 85 metros de eslora, 7,90 metros de manga y 2,80 de calado medio. Su tripulación era de 130 hombres.

La planta propulsora estaba formada por tres calderas tipo Yarrow, conectadas a dos grupos de turbinas Parsons, alcanzando una potencia de 24.000 caballos que accionaban dos ejes y dos hélices. Alcanzaba una velocidad de 30 a 32 nudos. Con 200 toneladas de combustible, tenían una autonomía de 1.250 millas a 14 nudos.

Armado con 5 cañones de 101 mm en montajes simples, 2 ametralladoras de 37 mm, 2 ametralladoras antiaéreas de 20 mm, 4 ametralladoras de 6,5 mm, cuatro tubos lanzatorpedos de 450 mm y un dispositivo (varadero) para fondear 42 minas.

Desde mediados de 1937 hubo arduas negociaciones con las autoridades italianas sobre las unidades a entregar. La mayoría de las naves propuestas eran buques al final de su vida activa y su precio excesivo, el Guglielmoo Pepe, que luego sería el Teruel, costó algo más de cinco millones de pesetas.

Los nuevos comandantes y otros oficiales españoles fueron al astillero para hacerse cargo de los buques, mientras que las tripulaciones embarcaron en dos mercantes y viajaron hasta Puerto Conte (Cerdeña) para hacerse cargo de los buques entre el 7 y el 9 de octubre de 1937.

En el mes de noviembre eran entregados a la Marina nacionalista, partiendo rumbo a las islas Baleares el día 29. Se había puesto a las órdenes del capitán de corbeta don Javier de Mendizábal Cortázar. Durante la travesía tuvo que remolcar a su compañero a causa de una avería.

Los dos destructores gemelos, Huesca y Teruel, al igual que los otros dos italianos Ceuta y Melilla, quedaron basados en Palma de Mallorca, para realizar patrullas y escolta de mercantes. Junto al Velasco, los cinco destructores formaron una flotilla de destructores, puesta al mando el 5 de diciembre de 1937 del capitán de fragata don Francisco Regalado Rodríguez, sustituido en 1938 por el del mismo empleo don Arturo Génova Torruella.

Realizó su primera salida de Palma el 14 de diciembre, regresando a la base por averías, las cuales se hicieron habituales en estos destructores. La tarde del 22 de febrero de 1938 escolta desde Formentera hasta Mallorca con los destructores Velasco y Melilla al mercante Pasajes, que llegó desde Melilla con la división de cruceros.

El 5 de marzo de 1938 se encontraba dando escolta, con los destructores Velasco y Teruel y los cañoneros Canalejas y Cánovas, a los mercantes Umbe Mendi y Aizkorri Mendi procedentes de Italia y con destino Cádiz. A las cinco y media de la tarde se encontraron al sur de Ibiza con la división de cruceros salida de Palma de Mallorca. Aunque estaba previsto que la escolta continuara acompañando al convoy, con la llegada de los cruceros, los destructores se retiraron a Ibiza y los destructores a Palma. Por esa razón no se encontraron en el combate de cabo de Palos, donde fue hundido el crucero Baleares.

Salió de Palma con un convoy el 14 de marzo. Tuvo que regresar a puerto escoltado por su gemelo Huesca, al sufrir una grave avería. En el mes de abril de 1938 efectuó varias salidas cerca de la base de Palma para realizar patrullas antisubmarinas.

El 24 de mayo de 1938 salió de Palma de Mallorca con la flotilla nacionalista. Esa noche chocó con la popa del destructor Huesca. Tuvo que regresar a Palma el día 25 con la proa destrozada. Después de hacerles unas reparaciones de urgencia, los dos destructores partieron el 14 de junio rumbo a Cádiz para ser reparados.

En octubre de 1938 se puso al mando del capitán de corbeta don Francisco Fernández de la Puente, comenzando a operar de nuevo desde su base de Palma de Mallorca. Zarpó de Palma con otros buques el 3 de noviembre rumbo al estrecho. A causa de una grave avería entró en Ceuta escoltado por el crucero Navarra. Tras ser reparado, regresó a Palma el 11 de noviembre.

En los meses de diciembre de 1938 y enero de 1939 realizó patrullas en la costa catalana para interceptar a los mercantes enemigos. El 9 de febrero de 1939 zarpan los dos destructores de Palma con otros buques de guerra para apoyar la sublevación de la guarnición de Ciudadela, Menorca. El 12 de febrero entra en Mahón con los destructores Huesca y Ceuta. En el mes de febrero repitió las salidas hacia la costa catalana.

El 22 de febrero participó en la revista naval en Salou, partiendo después hacia Cádiz, donde permaneció reparándose hasta los primeros días de marzo, cuando salió para apostarse en la costa cercana a Cartagena.

Al finalizar la guerra, quedaron basados en la base naval de Mahón. Debido a sus escasas cualidades marineras y militares, no fue sometido a ninguna reforma, quedando relegado a misiones de instrucción. En junio de 1939 se puso al mando del teniente de navío don Alejandro Pérez.

La mañana del 22 de octubre de 1940 llegó a Barcelona con los destructores Churruca y Huesca. El capitán de fragata don José Cervera era el comandante de la flotilla, a bordo del Churruca. Esta flotilla, que llevaba a bordo un centenar de alumnos de la Escuela Naval de San Fernando, efectuó un viaje de prácticas que les llevó a varios puertos.

El 30 de junio de 1941 salió de Cádiz rumbo a Ceuta y Tetuán. Llevaba a bordo al Alto comisario de España en Marruecos y a su familia.

Dado de baja el 24 de enero de 1948.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

Enciclopedia La Marina. Editorial Delta. Barcelona, 1983.

Mortera Pérez, Artemio.: “Los destructores Velasco Ceuta y Velasco Melilla”. Revista de Historia Militar. Quirón Ediciones. Enero-febrero 2.000, nº 1.

Diario La Vanguardia.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.