A-3 1917

Posted By on 5 octubre, 2013

Foto del sumergible A-3. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del sumergible A-3. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

El programa naval de don Augusto Miranda preveía la adquisición de cuatro submarinos para el adiestramiento del total de 28 programados. Uno de ellos fue el Isaac Peral, adquirido en Estados Unidos, y otros tres en Italia del tipo “F”, diseñados por el ingeniero Cesare Laurenti.

Estos tres submarinos costeros pertenecían a una clase de 24 unidades, siendo las tres últimas, F-22, F-23 y F-24, las vendidas a España, que se llamarían A-1 Monturiol, A-2 Cosme García y A-3.

Tenía un desplazamiento de 261 toneladas en superficie y 320 en inmersión. Medía 45,63 metros de eslora, 4,22 de manga, 4,27 de puntal y 3,09 de calado en superficie. Su dotación era de 20 a 26 hombres. Estaba propulsado por dos motores diesel Fiat que suministraba a dos ejes una potencia de 350 caballos cada uno, proporcionando una velocidad en superficie de 13,5 nudos y una autonomía de 3.800 millas a 8,5 nudos. Otros dos motores eléctricos Savigliano, alimentados por acumuladores Tudor, con una potencia de 250 caballos cada uno, proporcionaban una velocidad de 8,5 nudos en inmersión y una autonomía de 75 millas a 4 nudos.

Tenían una sólida estructura de doble casco, aptos para sumergirse a 45 metros. El aumento de la potencia de los motores eléctricos aumentó su velocidad en inmersión. Disponían de dos periscopios, de exploración y ataque, una brújula periscópica y un señalizador subacuático con alcance de cinco millas.

Armado con dos tubos lanzatorpedos Bliss-Leavitt de 450 mm, colocados a proa. Disponía de cuatro torpedos, dos en los tubos y dos de reserva.

Al submarino A-3 se le colocó la quilla en los astilleros de La Spezia el 23 de marzo de 1916. Fue botado el 16 de junio de 1917. Se entregó a la Armada española el 25 de agosto del mismo año.

Nombrados los tres comandantes, el del A-3 sería el teniente de navío don Eduardo García Ramírez, viajaron a La Spezia con parte de las dotaciones en julio de 1916 para adiestrarse en el manejo de los submarinos.

Una vez entregados, zarparon rumbo a Génova, desde donde salieron hacia Tarragona el 2 de septiembre escoltados por el crucero Extremadura. Llegaron a su destino el 4 de septiembre y el día 8 emprendieron viaje hacia Cartagena. Al contrario que sus gemelos, a este submarino no se le asignó ningún nombre.

La noche del 18 de enero de 1919 fondeó en Barcelona. Había salido de Cartagena con la flotilla de submarinos mandada por el capitán de corbeta don Mateo García de los Reyes, formada por el A-1 Monturiol, insignia, A-2 Cosme García y A-3. Entraron estos buques en Barcelona con el torpedero Nº 18 y el acorazado Alfonso XIII.

En julio de 1919 realizó la flotilla un viaje del Atlántico. Fondearon en Sanlúcar, después de realizar ejercicios a la altura de Chipiona. Recalaron en Vigo, Ferrol, Gijón y Santander, donde llegaron el 18 de agosto, escoltados por el crucero Extremadura.

La tarde del 22 de agosto de 1919, salieron de Santander los cuatro submarinos escoltados por los destructores Bustamante y Proserpina. En los submarinos embarcaron el Rey y los Infantes, realizando maniobras a unas seis millas de Cabo Mayor, regresando a puerto a las siete de la tarde. La tarde del día 25 de agosto de 1919 llegaron a San Sebastián, escoltados por el cañonero Marqués de la Victoria. Al día siguiente salieron rumbo a Pasajes para hacer maniobras. Regresaron a Cartagena en el mes de septiembre, fondeando antes en Bilbao, Gijón y Lisboa, excepto el A-3 que quedó en Vigo hasta el mes de diciembre.

Una vez que llegó a Cartagena, el 6 de enero de 1920 se puso al mando del teniente de navío don Tomás de Azcárate. Escoltados por el cazatorpedero Audaz y los torpederos Nº 1 y Nº 4, llegó a Mahón la flotilla de submarinos el 5 de junio de 1920. La flotilla, al mando del capitán de fragata don Mateo García de los Reyes, y los escoltas se encontraban realizando un viaje de instrucción en el Mediterráneo, saliendo tres días después rumbo a Melilla y Ceuta, finalizando el crucero en Cartagena.

Por Real Orden de 21 de diciembre de 1920 se constituyó la división de instrucción de submarinos, formada por el A-0 Isaac Peral, los tres de la clase “A”, el buque de salvamento Kanguro y dos torpederos.

En abril de 1921 realizó la flotilla otro viaje de instrucción hasta las islas Canarias. Salió de Cartagena el 21 de abril y pusieron rumbo a Lanzarote, tocando antes en Cádiz. Después de visitar varios puertos, regresaron a Cádiz, Ceuta y Cartagena el 6 de junio.

La mañana del 19 de septiembre de 1921 efectuaron pruebas los submarinos Isaac Peral, A-1 Monturiol, A-2 Cosme García y A-3, acompañados por el transporte de guerra Almirante Lobo, el buque de salvamento Kanguro, el cazatorpedero Audaz y los torpederos Nº 1, Nº 5, Nº 21, Nº 22 y Nº 27. Realizaron maniobras de inmersión y ejercicios antisubmarinos con la Aeronáutica Naval. Asistió el ministro de Marina marqués de Cortina, que embarcó en el submarino A-1 Monturiol, al igual que el jefe del Estado Mayor de la Armada y otros jefes. Terminados los ejercicios, el ministro de Marina embarcó en el cazatorpedero Audaz para pasar después al crucero Río de la Plata, regresando todos los buques a puerto.

Desde el 6 de enero de 1922 estaba al mando del teniente de navío don Ramón Montero de Azcárraga. En junio de 1922 acompañó a los submarinos Isaac Peral y B-1 en su misión de llevar agua y suministros al Peñón de Alhucemas. El submarino A-3 realizó misiones de vigilancia y apoyo a los otros dos submarinos.

Los submarinos de la flotilla, con el Isaac Peral, los tres de la clase “A” y los tres primeros submarinos de la clase “B”, salieron rumbo a San Sebastián el 26 de agosto de 1922. Fondearon en Ceuta, de donde salieron rumbo a Gijón la tarde del 28 de agosto, excepto el A-3 que se quedó en puerto para reparar averías. En septiembre celebró la flotilla en San Sebastián los actos conmemorativos de la primera vuelta al mundo de Elcano, regresando después a Cartagena.

El 25 de septiembre de 1922 entraron en Cádiz los submarinos Isaac Peral, A-2 Cosme García, A-3, B-1, B-2, B-3 y remolcador Cíclope. El 4 de octubre de 1922 salieron de Cádiz rumbo a Cartagena los mismos buques con el buque de salvamento Kanguro.

En el mes de marzo de 1923 realizó maniobras la flotilla, presididas por el Rey, embarcado en el destructor Villaamil. El submarino A-3 estaba al mando, desde el mes de enero, del teniente de navío don José Sierra Carmona.

En ese mismo año de 1923 se creó la división de submarinos de Mahón, siendo destinados el A-1 Monturiol y A-2 Cosme García. En Cartagena, en la división de instrucción quedó el Isaac Peral, el A-3 y los cuatro primeros submarinos de la clase “B”. Se encontraba al mando, desde septiembre de 1924, del teniente de navío don Fernando Bruquetas.

Los submarinos A-3, B-2, B-3, B-4, B-5 y B-6 formaban en 1926 la división de instrucción con base en Cartagena, con el buque de salvamento Kanguro. Ese año se incorporó a la división el submarino C-1. En 1928 el A-3, mandado por el teniente de navío don Isidro Sáinz, pasó a la división de submarinos de la base de Mahón, sustituido en la base de Cartagena por el A-2 Cosme García.

Para el mes de agosto de 1929 pasaron a formar parte de la escuadrilla de submarinos de la base naval de Mahón los submarinos Isaac Peral, A-1 Monturiol, A-2 Cosme García y A-3. Llegaron a su nueva base el 6 de agosto, con el torpedero Nº 6 y el transporte Almirante Lobo, que trajo a los familiares de las dotaciones.

Participó en las maniobras anuales de la escuadra en el Mediterráneo entre mediados de septiembre y mediados de octubre de 1929.

A primeros de marzo de 1930, la división de Mahón fue disuelta y regresaron a Cartagena. A primeros del mes de abril de 1930 se puso al mando del teniente de navío don José Nieto Antúnez.

Fue dado de baja el 18 de mayo de 1932, al igual que el submarino Isaac Peral.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Diarios ABC, La Correspondencia Militar, La Época, El Sol, La Vanguardia, La Voz.

González, Marcelino.: Otros 50 barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2012.

Semanario Vida Marítima.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.