C-1 Isaac Peral 1928

Posted By on 16 octubre, 2013

Foto del sumergible C-1 Isaac Peral. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del sumergible C-1 Isaac Peral. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los submarinos de la clase “C” fueron construidos en astilleros españoles, en Cartagena, por la SECN. Nacidos de la Ley Miranda de 1915, que proyectaba la creación de una fuerza submarina de 28 unidades. La ampliación de los plazos y las asignaciones presupuestarias dadas por una nueva ley el 11 de enero de 1922, permitió que se pudieran construir estos seis nuevos submarinos.

Los submarinos de la clase “C” pertenecían al tipo Holland norteamericano, y fueron un desarrollo mejorado de la clase “B”, en velocidad, autonomía, rapidez y cota de inmersión y armamento.

Desplazaban 915 toneladas en superficie y 1.150 en inmersión. Medía 75,3 metros eslora, 5,6 de manga, 5,64 de puntal, 5,80 de calado medio. La dotación era de 40 hombres.

Propulsados por dos motores diesel de 1.000 caballos y dos eléctricos de 375 caballos cada uno, propulsaban a las dos hélices una velocidad máxima en superficie de 16,5 nudos y 8,5 en inmersión. Su autonomía era de 6.800 millas a 10 nudos y 3.200 a 16 nudos en superficie, y 150 millas a 4,5 nudos en inmersión. Tenía una cota máxima de 80 metros de profundidad.

Estaba armado con un cañón Vickers de 76 mm, un antiaéreo desmontable y 6 tubos lanzatorpedos, cuatro a proa y dos a popa, con torpedos de 533 mm Whitehead. Podían llevar otros cuatro torpedos de reserva.

Se colocó su quilla el 19 de julio de 1923. Fue botado el 31 de marzo de 1927 y entró en servicio en la Armada española el 18 de julio de 1928. Se incorporó a la escuadrilla de submarinos de Cartagena y se puso al mando del capitán de corbeta don Francisco Regalado Rodríguez.

A finales de julio de 1928 salió de Cartagena con los seis submarinos de la clase “B” y el C-2. La flotilla estaba mandada por el capitán de navío don Mateo García de los Reyes y se desplazaron al Cantábrico para realizar maniobras. El 8 de agosto embarcó la familia Real en el submarino C-1, realizando inmersiones cerca de Santander. De regreso al Mediterráneo, visitaron los puertos de Ferrol, Marín, Vigo, Ceuta y llegaron a Cartagena el 26 de septiembre.

En los meses de octubre y noviembre de 1928 realizó con la escuadra unas maniobras en el Mediterráneo. A primeros de noviembre fondearon en Palma de Mallorca. Finalizadas las maniobras, entraron en Barcelona para dar descanso a las tripulaciones en la segunda semana de noviembre.

En mayo de 1929 asistieron los submarinos C-1, C-2 y C-3 a las exposiciones de Sevilla y Barcelona. Los mismos submarinos, junto al C-4, tomaron parte en las maniobras de la escuadra en el Mediterráneo en los meses de septiembre y octubre de 1929.

En agosto de 1930 se dispuso que se llamara Isaac Peral, segundo submarino con ese nombre en la Armada. Fue el único submarino de su clase al que se le adjudicó un nombre, mientras que el resto sólo llevada el numeral en la torreta. Ese mismo mes se puso al mando del capitán de corbeta don Virgilio Pérez Pérez.

A mediados de agosto de 1930 llegaron a Ferrol, procedentes de Cartagena, los seis submarinos de la clase “C”, donde participaron en las siguientes maniobras, que se desarrollaron en el Cantábrico en los meses de septiembre y octubre de 1930.

De nuevo en Cartagena, los submarinos siguieron realizando ejercicios. A primeros de noviembre de 1930 salieron de Cartagena rumbo a Mahón los submarinos C-1 Isaac Peral y C-2 escoltados por el cañonero Laya y el torpedero Nº 20. Estos buques realizaron varios ejercicios en las islas Baleares. En el mes de febrero de 1931 entraron estos dos submarinos en el dique de Mahón para limpiar fondos. A mediados de septiembre de 1931 se puso al mando del capitán de corbeta don Pablo Suances Jaudenes.

El 1º de abril de 1932 embarcó en el submarino el presidente de la República don Niceto Alcalá Zamora y salió a la mar con el submarino C-2. Presidió la exhibición de una boya para salvamento de tripulaciones en aguas de Palma de Mallorca.

El 19 de agosto de 1933 se puso de nuevo al mando del capitán de corbeta Pérez. Fue sustituido, a mediados de febrero de 1934, por el capitán de corbeta don Rafael Cervera Cabello.

En aguas de Tarragona realizaron maniobras de conjunto los submarinos A-1 Monturiol, B-5, C-1 Isaac Peral, C-3, C-4 y C-5. Procedentes de Vinaroz, entraron en Castellón el 29 de septiembre, prosiguiendo el viaje de instrucción hasta finales de octubre de 1933. El comandante de la flotilla, don García Ramírez se encontraba a bordo del A-1 Monturiol.

En los meses de mayo y junio de 1934 se realizaron unas maniobras en la escuadra en las que participaron los seis submarinos de la misma clase “C”.

En el verano de 1935 realizaron los seis submarinos un viaje de instrucción en los que visitaron varios puertos españoles y extranjeros. Salieron de Cartagena el 29 de julio al mando del capitán de fragata don Guillermo Guimerá Bosch, mandado el C-1 Isaac Peral por el capitán de corbeta Cervera Cabello. La escuadrilla llegó a Melilla el 31 de julio, permaneciendo en el puerto hasta el 3 de agosto, que zarparon rumbo a Cádiz, llegando el día 5 de agosto. Siguiendo su travesía, salieron de Cádiz el 7 de agosto y llegaron al puerto británico de Plymouth a mediados del mes. Tras un crucero por el Atlántico, en el que recalaron en Brest, regresaron a Ferrol para después poner rumbo a las islas Canarias. Visitaron los puertos de Dakar, Villa Cisneros, Las Palmas y Larache. Finalizaron el crucero en Cartagena en el mes de septiembre.

Entre abril y mayo de 1936 participó en las maniobras realizadas en las islas Canarias, presididas por el vicealmirante don Javier Salas, a bordo del acorazado Jaime I. El submarino C-1 Isaac Peral estaba al mando del capitán de corbeta don José Lara Dorda, del que se hizo cargo del mismo en el mes de febrero. Finalizadas las maniobras, regresó a Cartagena.

En julio de 1936, cuando comenzó la guerra civil, se encontraba en la división de Cartagena. Era el buque insignia de la división, al mando del capitán de fragata don Guillermo Guimerá Bosch y su jefe de órdenes el teniente de navío Ramírez Togores. Era su comandante el capitán de corbeta don José de Lara Dorda, y su segundo al mando el teniente de navío don Jesús Lasheras.

La madrugada del 18 de julio se ordena zarpar de Cartagena a la flotilla de submarinos y patrullar la zona entre cabo de Gata y el estrecho para evitar la llegada a la península de buques con tropas y armas desde las plazas norteafricanas. Se hicieron a la mar los submarinos C-1 Isaac Peral, C-3, C-4 y C-6, a los que se unió en alta mar el B-6. El resto de la división, se unió al despliegue en los días siguientes.

Detuvieron al mercante Monte Toro, que no llevaba cargamento ni tropas, pero es confiscado y llevado a Málaga para ser utilizado como buque prisión. La mayoría de los oficiales eran partidarios de la sublevación y las tripulaciones se levantaron contra ellos, quedando arrestados. Asumió el mando de la flotilla el teniente de navío Ramírez Togores. El capitán de corbeta Lara siguió al mando del submarino C-1 Isaac Peral, el único que no fue destituido.

A mediados de agosto de 1936 acompañó al acorazado Jaime I de Málaga a Cartagena tras ser averiado en un ataque aéreo. Ese mismo mes de agosto fue sustituido Lara por el oficial soviético Guerman Yu Kuzmin, el cual recibe órdenes de trasladarse al Cantábrico. Recala en Tánger con el C-2, a los que después se une el C-5. Cuando salían de puerto, el C-5 aborda al C-1 Isaac Peral y le produce una brecha en el casco, teniendo que regresar a Cartagena para ser reparado.

El 18 de agosto llega a Málaga, de donde sale tres días después escoltando al destructor Alcalá Galiano, que tenía la misión de bloquear Huelva donde hundió dos mercantes a la entrada del puerto.

Se encontraba en Málaga cuando el 22 de agosto es atacado por la aviación y dañaron el codaste y los timones de buceo de popa, teniendo que ser remolcado a Cartagena a finales de agosto. Permaneció en reparaciones siete meses, hasta marzo de 1937.

El 29 de marzo de 1937 fue sustituido Kuzmin por otro oficial soviético, Iván Vasilevich Grachev. Al día siguiente zarpa de Cartagena con el C-4 para interceptar a los buques que llegaban de Italia, regresando a puerto a primeros de abril sin resultados.

El 13 de abril salen de Cartagena los submarinos C-1 Isaac Peral y C-4 con órdenes de dirigirse al Cantábrico. A causa de una avería a la altura del estrecho de Gibraltar en los motores diesel del C-1 Isaac Peral, los dos submarinos regresan a Cartagena.

En el mes de junio de 1937 se pone al mando del teniente de navío Martínez Montero. Se encontraba en Valencia cuando de nuevo tiene que regresar a Cartagena por averías. En los meses siguientes realiza varias patrullas en el Mediterráneo. A partir del 20 de marzo de 1938 comienza a operar desde el puerto de Barcelona. En el mes de abril toma de nuevo su mando el oficial soviético, teniente de navío, Grachev. A mediados de septiembre sufrió una nueva avería cuando realizaba una inmersión cerca de Almería, al inundarse la cámara de mando, regresando a Cartagena para ser reparado.

De nuevo en servicio, el 3 de octubre salió de Cartagena y puso rumbo a Barcelona, donde llegó el día 8 para realizar patrullas entre Cartagena y Barcelona. La noche del 8 al 9 de octubre, una bomba de aviación cae en el submarino, hundiéndose en el puerto de Barcelona. Pocos días después, el 15 de octubre, es reflotado y remolcado hasta los astilleros Vulcano para ser reparado.

Barcelona fue ocupada el 26 de enero de 1939, encontrando al submarino en el dique seco. Después de la guerra se le realizó una gran carena en 1941, pero no volvió a ser utilizado como tal submarino, sino como escuela.

A finales de agosto de 1848 pasó a 1ª situación, es decir, fue desarmado y destinado a buque blanco. Su baja definitiva llegó el 30 de enero de 1950. Fue hundido en 1951 durante un ejercicio cerca de la isla de Tambo.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

Diarios ABC, La Vanguardia.

González, Marcelino.: 50 Barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2009.

González, Marcelino.: Otros 50 barcos españoles. Fundación Alvargonzález. Gijón, 2012.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.