Dato 1925

Posted By on 14 noviembre, 2013

Foto del cañonero Dato. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del cañonero Dato. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los tres cañoneros de la clase Cánovas del Castillo fueron proyectados en la Ley de Escuadra del 17 de enero de 1915, con un presupuesto de tres millones de pesetas cada uno. Fueron construidos en Cartagena por la Sociedad Española de Construcciones Navales.

Como era habitual en muchos proyectos de la época, se realizó con excesiva lentitud. Al año siguiente, el 29 de enero de 1916 se aprobó el contrato con la SECN. Hasta cuatro años después, por un Real decreto de 14 de enero de 1920, no se autorizó el gasto de 14 millones y medio de pesetas para su construcción.

La quilla del Eduardo Dato se colocó el 9 de abril de 1922, botado el 10 de julio de 1923 y se entregó a la Armada el 23 de mayo de 1925.

Desplazaba 1.335 toneladas. Medía 77 metros de eslora, 10,23 de manga y 3,42 de calado. Tripulado por 140 hombres.

Disponía de dos turbinas alternativas de tipo Parson, dos calderas Yarrow, y dos hélices. Alcanzaba los 1.700 caballos de potencia a tiro forzado y una velocidad de 15 nudos. Con una capacidad de almacenar 324 toneladas de carbón, tenía una autonomía de 3.600 millas a consumo económico de 10 nudos.

Armado con 4 cañones Vickers de 101 mm, dos a proa y dos en la popa dispuestos axialmente, dos antiaéreos Vickers de 47 mm y dos ametralladoras de 7 mm.

Al igual que sus dos compañeros, se incorporó a las Fuerzas Navales del Norte de África. La tarde del 26 de julio de 1925 entró en Ceuta. Trajo a bordo al general Primo de Rivera, al contraalmirante Guerra Goyena y sus ayudantes. Se reunieron con varios generales españoles y el almirante francés Hallier. La madrugada del 12 al 13 de agosto de 1925 llegó a Melilla con el general Saro y otros jefes y oficiales. El general se entrevistó con el general Sanjurjo y visitó la zona de Alhucemas. Todas estas reuniones y visitas estaban enmarcadas en la preparación del desembarco de Alhucemas.

En septiembre de 1925 actuó en varias operaciones del desembarco de Alhucemas. El 11 de septiembre desembarcó el general Sanjurjo del cañonero para inspeccionar las fortificaciones. Volvió a embarcar en el cañonero, desde donde dirigió las operaciones en la bahía de Alhucemas. Procedente de las costas de Alhucemas, llegó a Melilla el 26 de octubre con el jefe de las fuerzas navales a bordo, el contraalmirante don Eduardo Guerra Goyena. La mañana del 24 de noviembre de 1925 llegó a Cádiz el cañonero Cánovas del Castillo, escoltado por los cañoneros Laya y Dato. A bordo del primero llegó el general Primo de Rivera.

En febrero de 1926 entró en el arsenal de Cartagena para ser sometido a varias reparaciones. El 28 de marzo de 1926 se entregó en Cartagena la bandera de combate al cañonero Dato, donada por el banquero don Ignacio Bauer.

En el mes de diciembre de 1926 quedó separado de las fuerzas navales del Norte de África y fue enviado a Ferrol. En este puerto, el 6 de enero de 1927 tomó el mando el capitán de fragata don Manuel Ruiz. El 10 de marzo de 1927 entró en el dique de Ferrol, saliendo del mismo el 31 de marzo tras ser reparado. El 18 de julio de 1927 salió de Ferrol rumbo a Santander para recibir al Rey, que llegó el 18 de julio a bordo del vapor Reina Cristina desde Southampton. A finales de mes llegó a San Sebastián. Llevó a bordo al capitán general de la Armada para cumplimentar a la reina Doña Cristina.

El 19 de agosto de 1927 salió de Ferrol rumbo a Santander para recoger a una comisión encargada de realizar trabajos oceanográficos en el Cantábrico y en el Atlántico. Estos trabajos se desarrollaron en varias etapas durante ese año y el siguiente.

En enero de 1928 se propuso para su mando al capitán de fragata don José Fernández Almeyda. El 5 de octubre de 1928 salió de Ferrol rumbo a Cádiz por orden del ministro de Marina. La noche del 14 de octubre de 1928 salió de Cádiz rumbo a las islas Canarias. Llevó a bordo el jefe del Gobierno, el marqués de Estella. Llegó a Santa Cruz de Tenerife el día 18. El 23 de octubre de 1928 salió de madrugada de Las Palmas rumbo a Cádiz, donde llegó la mañana del día 25 de octubre. Varios días después se trasladó de nuevo a Ferrol.

En abril de 1929 se designo como comandante del cañonero al capitán de fragata don Guillermo Cincunegui y Chacón. La tarde del 27 de de julio salió de Santander rumbo a San Sebastián, llevando a bordo al vicealmirante don Nicasio Pita Estrada, capitán general del departamento, para cumplimentar al Rey, regresando a Ferrol el 4 de agosto.

A finales de julio de 1929 se ordenó al comandante del cañonero Dato desplazarse a Valencia. El 5 de agosto salió de Ferrol rumbo a Valencia, donde sustituyó al cañonero Canalejas, que debía alistarse para asistir a las próximas maniobras.

Terminada su comisión en Valencia, el 28 de noviembre de 1929 salió rumbo a Barcelona, al mando del capitán don Félix Bueno. Tras una estancia de cinco días, salió de nuevo para Ferrol, con escalas en Cartagena y Cádiz.

En abril de 1930 se nombra comandante del cañonero al capitán de fragata don Manuel Cámara. El 21 de julio de 1930 salió de Ferrol rumbo al Cantábrico. En Gijón embarcó el almirante marqués de Magaz con el que marchó a Santander y San Sebastián para cumplimentar a los Reyes. El 10 de octubre zarpó de San Sebastián para regresar a Ferrol. En abril de 1931 se propuso para mandar el cañonero al capitán de fragata don Alfonso Arriaga. En el mes de mayo de 1931 salió de Ferrol para visitar varios puertos del Cantábrico. Regresó a Ferrol en el mes de agosto.

El 2 de septiembre de 1931 salió de Ferrol para auxiliar al guardacostas Uad Targa, embarrancado a la entrada de Villagarcía. Regresó a Ferrol el 23 de septiembre de 1931 con el torpedero T-3 ante la imposibilidad de salvar al guardacostas, recogiendo a la tripulación y varios efectos.

El 14 de noviembre de 1931 salió de Ferrol rumbo a Gijón, donde los días anteriores estalló una huelga de los obreros del puerto. Varios hombres de la dotación tuvieron que intervenir en las faenas de amarre de buques. Hasta finales de diciembre intervino en varios desalojos de trabajadores en huelga, además de prestar otros servicios, como restablecer el servicio eléctrico. Rumbo a Ferrol salió de Gijón el 26 de diciembre.

El 21 de enero de 1932 entró en La Coruña. Intervino en servicios de vigilancia ante la huelga general para evitar desórdenes. Finalizada la huelga, regresó a Ferrol el 26 de enero.

El 10 de agosto de 1932 llegó a Gijón para vigilar la costa. Fue relevado por el torpedero T-7, regresando a Ferrol el día 18 de agosto.

A finales de octubre de 1932 el consejo de ministros autorizó al ministro de Marina vender el cañonero a un país sudamericano, a Colombia, por siete millones y medio de pesetas. A finales del mes de octubre de 1932 fue reparado en el arsenal de Ferrol. El 3 de noviembre se suspendió su venta a Colombia. El motivo fue el conflicto de Colombia con Perú. El gobierno español, neutral en ese conflicto, atendió las peticiones del gobierno peruano y otras naciones para que no se vendiera.

En el mes de diciembre de 1932 se desplazó a Gijón ante una nueva huelga, atendiendo su tripulación a las fábricas eléctricas y otros servicios.

El 7 de marzo de 1933 salió de Ferrol rumbo a Ceuta, al mando del capitán de fragata don José Iglesias Abelaira. Llegó a Ceuta el 13 de marzo, relevando al cañonero Canalejas, que salió para Villa Cisneros.

El 31 de octubre de 1933 llegó a Cádiz el presidente de la República Alcalá Zamora. Embarcó en el cañonero Dato y salió rumbo a Ceuta escoltado por los destructores Sánchez Barcáiztegui, Lepanto y otro británico. Regresó a Algeciras el 4 de noviembre escoltados por los dos destructores españoles.

El 2 de diciembre de 1933 llegó a Cádiz, procedente de Ceuta, dando remolque al averiado guardacostas Uad Kert. Al comenzar el año 1934 seguía adscrito a las Fuerzas Navales del Norte de África con los guardacostas, antiguos pesqueros, Uad Lucus, Uad Kert y Uad Muluya, dos barcazas y un aljibe.

En 1934, España se decide a ocupar el territorio de Ifni, cedido a nuestro país en 1860. Tropas del ejército se trasladaron desde la península en el transporte España nº 5 y el guardacostas Dato. El 6 de abril de 1934 comenzó la ocupación del territorio de Ifni, junto a su gemelo Canalejas y otros buques. Los días siguientes realizó varias travesías de Las Palmas a Ifni para llevar tropas, víveres y suministros. En junio de 1934 fue relevado en las islas Canarias por el cañonero Cánovas, entrando en Cádiz para ser reparado. En 1935 quedó asignado a las Fuerzas Navales del Norte de África.

En julio de 1936 se hallaba en Ceuta cuando comenzó la guerra civil, mandado por el capitán de corbeta don Manuel Súnico Castedo, partidario del alzamiento. A primeras horas del 18 de julio zarpó de Ceuta con el destructor Churruca para patrullar la costa. Su comandante se opuso a las órdenes de Madrid de bombardear Ceuta. Ese mismo día detuvo al transporte España nº 5 y los dos buques entraron en Ceuta. El 19 de julio escoltó hasta Algeciras al mercante Cabo Espartel, cargado con tropas. Cuando regresó a Ceuta, fueron arrestados catorce hombres de la dotación a causa de su intento de hacerse con el buque. Para evitar nuevos intentos de sublevación, un grupo de legionarios permaneció a bordo hasta final de mes, sustituidos por voluntarios falangistas.

A las cuatro y media de la tarde del 5 de agosto salió de Ceuta un convoy con tropas y pertrechos rumbo a la península. Sería conocido como el “Convoy de la Victoria”. Los buques iban escoltados por el cañonero Dato, el guardacostas Uad Kert y el torpedero T-19. A unas cinco millas de Punta Carnero, desde el Dato se descubrió al destructor Alcalá Galiano. Salió de la formación y comenzó a disparar con sus cañones de 101 mm. El destructor republicano, que hasta entonces disparaba contra uno de los mercantes, se centró en el cañonero. Tras media hora de cañoneo, el destructor se colocó a popa del convoy y el cañonero pasó a estribor. Tras verse acosado el destructor por los disparos del cañonero y después por un avión, rompió el contacto y se dirigió a Málaga. El último de los transportes entró en Algeciras a las siete menos cuarto.

El 7 de agosto fue atacado por aviones republicanos, y el 9 de agosto por el acorazado Jaime I, que se había adentrado en la bahía de Algeciras. El cañonero fue alcanzado de lleno, provocando numerosos incendios. El comandante ordenó la retirada de la dotación. Retirado el acorazado, varios oficiales subieron de nuevo al cañonero y abrieron las válvulas de fondo, inundando el buque para impedir su pérdida total. Al día siguiente se consiguió atracarlo al muelle.

El 30 de septiembre fue enviado a La Carraca, donde fue reparado y cambiado su aspecto externo. Se había cambiado su comandante, ahora mandado por el capitán de corbeta don Juan Ramos Izquierdo. Su nuevo aspecto, más moderno, incluía el cambio del puente de mando, la artillería proel se colocó axialmente, con uno de los montajes elevado, el mástil de popa fue acortado, al igual que la chimenea. Entró de nuevo en servicio a mediados de febrero de 1937, comenzando a operar de nuevo desde Ceuta.

El 4 de abril de 1937 escoltó a la motonave Río Ebro hasta Ceuta. El 9 de junio participó en la búsqueda del destructor Almirante Antequera, que intentaba cruzar el estrecho. El 2 de agosto escoltó a la motonave Dómine en su ruta hacia Sevilla, marchando posteriormente a Cádiz para reparar.

Regresó al servicio el 10 de septiembre, al mando del capitán de corbeta don Jerónimo Bustamante. El 14 de septiembre salió rumbo a Palma de Mallorca junto al cañonero Cánovas. Salieron de nuevo los dos cañoneros para interceptar al mercante Rey Jaime II, que se dirigía de Barcelona a Mahón. Zarpó el 9 de octubre con el Cánovas para interceptar a la motonave Cabo San Agustín. Avistaron al Cabo Santo Tomé, similar en aspecto al anterior. El Cánovas comenzó a disparar primero al quedar el Dato rezagado. Alcanzada la distancia adecuando, el Dato realizó varias salvas, 116 disparos en total, y alcanzó a la motonave, que se hundió tras varias explosiones.

De nuevo en Palma, el 18 de octubre comenzó una serie de ejercicios con la flotilla de lanchas torpederas. A finales de noviembre fue destacado con el Cánovas para bombardear Castellón, suspendiéndose la operación a causa de la niebla.

El 31 de enero de 1938 salió de Palma de Mallorca con los cruceros Canarias, Baleares y Almirante Cervera y el destructor Ceuta escoltando un convoy, los petroleros Campas y Nantucket Chief, petrolero norteamericano capturado, y los mercantes Ferrolano, Mar Negro y Uribitarte, llegando a Cádiz el 3 de febrero.

Entró en el arsenal para ser reparado. Salió el 25 de julio y sustituyó al Cánovas al entrar este en el arsenal para ser también reparado. Fue atacado por la aviación en el puerto de Vinaroz el 1º de septiembre. Tuvo varios desperfectos y algunos heridos, teniendo que dejar el puerto, llegando a Palma al día siguiente. Se hizo de nuevo a la mar el 10 de septiembre con el Canalejas para patrullar entre Vinaroz y Burriana. Sufrió un nuevo ataque aéreo, esta vez sin consecuencias. El resto del mes realizó varias patrullas por la costa levantina.

El 2 de octubre volvió a zarpar de Palma rumbo al canal de Malta. Apresó al petrolero noruego México, enviado a Palma con dotación de presa. Regresó a Palma con el Canalejas el 9 de octubre. Salió de nuevo el 14 de octubre hacia el canal de Malta. Dos días después apresó al mercante noruego Peter II, enviado a Palma con dotación de presa. Regresó a Palma el día 21.

Se hizo de nuevo a la mar el 30 de octubre con el Canalejas. Apresaron dos buques en el canal de Malta, el griego Inglesis y el rumano Siretul. Regresaron a Palma el 7 de noviembre. El 17 de noviembre salió de nuevo y puso rumbo al sur de Sicilia, donde capturó a los mercantes griegos Archangelos y Mount Cynthos. Tras regresar el día 25, salió de nuevo, hacia la misma posición el 3 de diciembre. Detuvo al mercante griego Despina y regresó a puerto el 12 de diciembre.

Salió de Palma con el cañonero Canalejas el 17 de enero de 1939 para patrullar la costa de Tarragona. Salió de dicho puerto el 25 de enero para patrullar la costa de Barcelona, cuando la ciudad estaba a punto de caer en poder de los nacionales. El 5 de febrero apresó al mercante británico Stangrove, enviado a Barcelona con dotación de presa, entrando el cañonero en Barcelona el 8 de febrero. Al día siguiente salió de puerto para tomar parte en la ocupación de Menorca. El 21 de febrero de 1939 participó en la revista naval de Salou.

El 1º de marzo realizó prácticas de tiro con sus dos gemelos en las cercanías de Mallorca. En los días siguientes estuvo destacado en el golfo de León, realizando varias escoltas de buques y convoyes. Junto a sus dos gemelos se dirigió a Cartagena a mediados de marzo de 1939. Entró en Málaga el 17 de marzo. Salió a la mar el mismo día para vigilar la zona del cabo de Gata. El 20 de marzo fue relevado por el Canalejas, entrando en Málaga para repostar. El 30 de marzo salió para el cabo de Gata, donde escoltó al Castillo Bellver hasta Almería, realizando lo mismo al día siguiente con el mercante Sendeja. Entró en Cartagena el 1º de abril.

Realizó numerosos servicios de patrulla durante la Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo, en el departamento de Cádiz a partir de 1942 y regresó al Mediterráneo en 1943. En enero de 1943 se encontraba al mando del capitán de corbeta don José Yusti Pita. En abril de 1944 se nombra comandante del cañonero al capitán de corbeta don Manuel Pasquín Dabán.

Finalizada esta guerra, en 1946 fue destinado a la colonia de Guinea Ecuatorial. En mayo de 1953 se ordenó su regreso a España para ser dado de baja. Fue escoltado por el Cánovas del Castillo en su travesía de Fernando Poo a Liberia. Hasta las islas Canarias fue escoltado por el cañonero Vasco Núñez de Balboa. Después de quince días de travesía, llegó a Las Palmas el 28 de mayo de 1953. Zarpó rumbo a Cádiz el 24 de junio y llegó a puerto cuatro días después.

Dado de baja el 12 de julio de 1953.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Cervera Pery, José.: La guerra naval española (1936-39). Editorial San Martín. Madrid, 1988.

Diarios ABC, La Correspondencia Militar, La Vanguardia.

Martín Tornero, Antonio.: “El desembarco de Alhucemas. Organización, ejecución y consecuencias”. Revista de Historia militar. Año XXV, nº 70. Madrid. Servicio Histórico Militar, 1991.

Semanario Vida Marítima.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.