Atrevida 1955

Posted By on 16 diciembre, 2013

Foto de la corbeta Atrevida. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto de la corbeta Atrevida. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Las seis corbetas de la clase Descubierta fueron diseñadas para la escolta de convoyes y construidas por la Empresa Nacional Bazán en Cartagena. Se autorizó su construcción en marzo de 1946.

La construcción de las dos primeras corbetas comenzó en junio de 1950. El 10 de enero de 1951 se autorizó la propuesta de Bazán de construir las dos últimas corbetas en La Carraca, para así distribuir el trabajo de sus factorías.

El 7 de febrero de 1951 se les asignó los nombres de Descubierta, Atrevida, Princesa, Diana, Nautilus y Favorita.

Tenía un desplazamiento de 905 toneladas estándar, 990 a media carga y 1.100 a plena carga. Medía 75,50 metros de eslora, 10,20 metros de manga, 2,80 de calado estándar y 5,20 de puntal. Su dotación era de 113 hombres.

Disponía de dos motores diesel Sulzer-Bazán y dos hélices. Alcanzaba los 3.200 caballos de potencia y una velocidad de 17 nudos. Tenía capacidad para embarcar 107 toneladas de gasóleo, que le daba una autonomía de 3.450 millas a 18 nudos y 8.000 millas a velocidad económica de 12 nudos.

Armada con un cañón de 105 mm, 4 cañones antiaéreos de 40 mm, en montajes dobles y 4 ametralladoras antiaéreas de 20 mm, además de 2 morteros para lanzar cargas de profundidad y 2 varaderos, pero este armamento antisubmarino no llegó a ser instalado.

Se colocó su quilla en Cartagena el 26 de junio de 1950. Botada el 2 de diciembre de 1952, se entregó a la Armada el 25 de abril de 1955. Fue su primer comandante el capitán de corbeta don Félix María Fernández de la Reguera.

El principal problema que se encontraron los constructores fue la baja calidad de los aceros suministrados. Al emplear la soldadura, se abrían muchas grietas por las muchas impurezas del acero, teniendo que recurrir al remachado. La calidad del acero mejoró en las cuatro últimas corbetas, aunque aumentó el coste, y se volvió al sistema de soldadura.

Visitó por primera vez Barcelona el 28 de mayo de 1955, permaneciendo varios días en la costa catalana para asistir a varios actos de representación.

A comienzos del mes de octubre de 1955 permaneció en Barcelona por unos días el jefe del Estado general Franco. El día 4 de octubre llegó al puerto la escuadra al mando del almirante Abárzuza, con insignia en el crucero Canarias, mandado por el capitán de navío don Ramón Romero y Conde. La escuadra llevaba haciendo maniobras en el Mediterráneo desde el 20 de septiembre. Completaban la escuadra los cruceros Almirante Cervera, Miguel de Cervantes, Galicia y Méndez Núñez, doce destructores, dos torpederos, dos dragaminas, las corbetas Descubierta y Atrevida y otros buques menores.

En 1957 interviene en las operaciones del África Occidental Española (AOE). Desde 1956 estaba destinado en las islas Canarias y dependía del comandante general de la base naval de Las Palmas, junto a la corbetas Descubierta, el minador Neptuno, los remolcadores de altura RA-1 y RA-2 y las barcazas de desembarco K-1 y K-2. El minador y las corbetas vigilaban el litoral para evitar el contrabando de armas.

Incluida en el programa de modernización, aprobado en 1955, comenzaron las obras en el arsenal de Cartagena en 1958. Las nuevas características eran las siguientes: 1.031 toneladas estándar, 1.136 a plena carga. La tripulación aumentó a 132 hombres. Las dimensiones eran las mismas, excepto el calado medio de 2,85 estándar y 3,04 a plena carga, con un máximo de 4,08 metros en el domo del sonar. La maquinaria era la misma, alcanzando los 18 nudos y una autonomía de 3.265 millas a 18 nudos y 7.530 a 12 nudos. El armamento pasó a ser de un cañón de 76 mm, 3 de 40 mm, 2 erizos, 8 morteros y 2 varaderos. Se instalaron un radar de exploración de superficie, un sonar y una dirección de tiro. Terminada la modernización, se entregó de nuevo a la Armada el 14 de junio de 1960.

A finales de 1960 y comienzos del siguiente año llevó un numeral de la serie 30, al igual que los asignados a las fragatas clase Pizarro, recibiendo la corbeta Atrevida el F-32. Para evitar confusiones, se cambió, en enero de 1961, a los numerales de la serie 60. Las corbetas modernizadas recibieron numerales de la serie 60, la corbeta Atrevida recibió la F-61.

El 3 de enero de 1961 entraron en Cartagena, remolcados por el destructor Ferrándiz y la corbeta Atrevida, dos buques egipcios, el destructor Qaher y la fragata Pateh. Escoltaban al yate del presidente Nasser en ruta a Casablanca cuando se quedaron sin combustible a 40 millas de la costa española.

El 1961 se desarrollaron unas importantes maniobras en tiempos de paz, las maniobras de primavera denominadas “Operación Foca”, en aguas de las islas Baleares. Asistió el jefe del Estado y varios ministros a bordo del crucero Canarias. En una de las fases de las maniobras, las corbetas Atrevida, insignia del capitán de navío Valero, Diana, Princesa, Nautilus y Villa de Bilbao escoltaron un convoy al sur de Ibiza compuesto por los petroleros Plutón y Teide, el minador Marte y tres lanchas de desembarco LSM. En otra fase de las mismas, tropas de desembarco desembarcaron en Alcudia.

Durante la entrega de la bandera de combate a la corbeta Villa de Bilbao, se encontraban en el puerto de Bilbao el 21 de agosto de 1961 la corbeta Atrevida, el minador Neptuno y otros buques menores. El 26 de agosto de 1961 se entregó la bandera de combate a la corbeta en el puerto de Santander, ofrecida por el ayuntamiento. Asistieron al acto, el ministro de Marina Abárzuza y estuvieron presentes los mismos buques de guerra.

Entre el 9 y el 24 de julio de 1962 se desarrollaron las maniobras “Canarex-1”. Participaron numerosos buques de guerra, entre ellos las corbetas Atrevida, Diana, Princesa y Villa de Bilbao.

A primeros de febrero de 1963 se realizaron unas maniobras en las costas de El Aaiún. Tomaron parte los buques de la Agrupación Naval de Estrecho, con insignia en el crucero Galicia, entre ellos la corbeta Atrevida.

El 27 de abril de 1963 llegó a Málaga, procedente de Cádiz, la Agrupación Naval del Estrecho al mando del contraalmirante don Eduardo Gener Cuadrado, con el crucero Galicia y las corbetas Atrevida, Diana, Princesa, Nautilus y Villa de Bilbao.

Después de realizar unas maniobras en las islas Canarias, el 28 de junio de 1963 entraron los buques en Santa Cruz de Tenerife, el crucero Canarias y seis destructores de la 21ª Escuadrilla. Al mando del capitán de navío don Manuel Cervera entraron también las corbetas Atrevida, Princesa, Villa de Bilbao y Nautilus.

El 22 de abril de 1964 salió de Cádiz una fuerza anfibia operativa para realizar maniobras al sur de Cádiz. Los buques eran el crucero Galicia, la motonave Ciudad de Sevilla, el transporte Almirante Lobo, el petrolero Teide, tres buques de desembarco LSM, el minador Marte, el remolcador RA-5, escoltados por las fragatas Álava, Audaz, Meteoro, Legazpi, Vicente Yáñez Pinzón y la flotilla de corbetas, con la Atrevida, Diana, Nautilus, Villa de Bilbao y Princesa.

Tomó parte en las maniobras “Hispania-1” en aguas gaditanas a finales de noviembre de 1964. Las cinco corbetas realizaron un supuesto de escolta de un convoy entre Huelva y Algeciras, siendo atacado por aviones, submarinos y buques de superficie.

En la primera semana de noviembre de 1965 se realizó un ejercicio anfibio en la costa gaditana. Participaron el minador Marte, la corbeta Atrevida, transportes de ataque, unidades anfibias y helicópteros.

Del 30 de noviembre al 4 de diciembre de 1965 se realizaron varios ejercicios de desembarco en la costa de Almería, denominados “Almérex-1”, entre el río Andarax y el cabo de Gata. Tomaron parte las fragatas Júpiter, Vulcano y Liniers, las corbetas Atrevida, Princesa, Nautilus y Villa de Bilbao, el minador Marte, como buque de mando, el cañonero Legazpi, el transportes de ataque TA-21 Castilla, los buques de desembarco LSM-1, LSM-2 y LSM-3 y dos barcazas BDK, mandados por el contraalmirante don Juan Romero Manso.

El 1º de febrero de 1966 se iniciaron unas maniobras en el Mediterráneo con la 41ª escuadrilla de corbetas, Princesa, Atrevida, Nautilus, Diana y Villa de Bilbao, y la 1ª escuadrilla de dragaminas, Guadalhorce, Tinto, Guadiaro, Duero, Nalón y Júcar. Posteriormente se unieron los destructores Lepanto, Ferrándiz, Valdés, Galiano y Jorge Juan y el submarino S-31, los transportes de ataque Castilla y Aragón, tres buques de desembarco LSM y los dos BDK para efectuar hasta el 13 de febrero ejercicios en aguas de Canarias.

El 12 de marzo de 1966 entró el minador Marte en Almería con la 41ª escuadrilla de corbetas, Atrevida, Princesa, insignia del mando, Diana y Nautilus.

A finales de junio de 1966 llegaron a Barcelona para asistir a la Semana Naval que se realizó en la primera semana del mes de julio. Llegaron varios buques de la Armada española, entre ellos la 41ª escuadrilla de corbetas, con la Atrevida, Princesa, Diana y Nautilus.

Entre el 19 y el 25 de noviembre de 1966 se realizaron las maniobras “Hispania-III” en aguas de Cádiz. Participaron los destructores Jorge Juan, Almirante Valdés y Alcalá Galiano, las corbetas Atrevida, Diana y Villa de Bilbao, el submarino S-31, además de otros buques menores y auxiliares, y aviones con base en Morón y Málaga.

En el mes de febrero de 1967 se realizó la primera operación anfibia hispano-francesa “Atlántide-67”, en aguas de las islas Canarias. Dos convoyes salieron de Cádiz los días 5 y 6 de febrero y se realizó el asalto anfibio en la isla de Fuerteventura. Por parte francesa tomaron parte un crucero, un portaaviones, 13 escoltas, dos submarinos, un buque nodriza, un petrolero y 500 infantes de Marina. Por parte española tomaron parte el destructor Oquendo, la 21ª escuadrilla de destructores, la 41ª escuadrilla de corbetas, con la Atrevida, Diana, Nautilus y Villa de Bilbao, el submarino S-31, buques anfibios y auxiliares.

Procedente de Estados Unidos llegó a la base naval de Rota el portahelicópteros Dédalo. Cuando se encontraba a unas 45 millas al oeste de Cádiz, a las siete y media del 20 de diciembre de 1967 se encontró con la escuadrilla de corbetas, Atrevida, Diana, Princesa, Nautilus y Villa de Bilbao, que le dieron escolta hasta llegar a Rota.

La primera semana de julio de 1968 se realizó la II Semana Naval de Santander. Finalizó el 9 de julio con un desfile naval al que asistió el jefe del Estado en el yate Azor. Asistieron las cinco corbetas modernizadas de la clase Descubierta.

El 25 de febrero de 1969 comenzaron en las islas Canarias unos ejercicios con una escuadra francesa, llamados “Atlantide-69”. Tomaron parte, por parte española, el crucero Canarias, insignia, destructor D-41 Oquendo, fragatas antisubmarinas Álava, Liniers, corbetas F-61 Atrevida, F-62 Princesa, F-63 Diana y F-64 Nautilus, los transportes de ataque TA-11 Aragón y TA-21 Castilla, el petrolero BP-11 Teide y el remolcador de altura RA-1. Por parte francesa, intervinieron un portaaviones, un crucero, dos destructores, dos fragatas, dos submarinos y dos buques de apoyo.

En aguas de Fuerteventura se realizaron unas maniobras llamadas “Operación Trinca-71” entre el 23 y el 26 de abril de 1971. Los buques que tomaron parte en las mismas se concentraron en Las Palmas a partir del día 20, entre los que se encontraba la 41ª escuadrilla de corbetas con la Atrevida, Princesa, Nautilus y Villa de Bilbao.

A comienzos del año 1973, durante el conflicto pesquero hispano-marroquí, acudió en varias ocasiones en ayuda de los pesqueros españoles hostigados y apresados por buques de guerra marroquíes.

Los días 7 y 8 de noviembre de 1975 llegaron a Las Palmas de Gran Canaria varios buques de guerra españoles en apoyo del ejército español en el Sahara, mandados por el comandante general de la Flota el vicealmirante don Luis Arévalo Pelluz. En la zona de Canarias y Sáhara ya se encontraban varias unidades, entre ellas la corbeta Atrevida.

En su siguiente comisión de importancia fue destinada a aguas de Terranova para servir de buque escolta y hospital a los buques pesqueros españoles y portugueses destinados a la pesca del bacalao.

Relegada, como otros buques de la serie, a tareas de adiestramiento y guardacostas, en 1977 se pensó en su desguace, que no se llevó a efecto por la falta de un sustituto, siendo remodelada en 1978-79 para alargar su permanencia en servicio, quedando relegada para tareas de guardacostas, eliminando el armamento antisubmarino.

A partir de 1980 fue clasificada como patrullero de altura con el nuevo numeral PA-61. A partir de 1986, aunque conservó la denominación de patrullero de altura, cambió de numeral, pasando a llevar el P-61. Tenía su base en Las Palmas de Gran Canaria.

Fue la última de las cinco fragatas modernizadas en ser dada de baja, el 3 de febrero de 1992.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Blanco Núñez, José María. La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia, 2011.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.