Biografía de don Pedro Luis de Obregón y Ceballos

Posted By on 21 diciembre, 2013

 

Teniente general de la Real Armada Española.

Nacido en el pueblo de Villasevil, perteneciente al municipio de Santiurde de Toranzo, en la provincia de Santander, fueron sus padres  don Francisco de Obregón Pachecho y de Bustamante, y doña Francisca de Ceballos el Caballero.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz el día 1 de octubre de 1767. Expediente N.º 1.010.

Después de aprobado su examen teórico se le ordenó embarcar en el navío San Julián, realizando un tornaviaje con tropas a las islas Canarias, fondeando de regreso a la bahía de Cádiz el día 18 de mayo del año 1769, pasando de nuevo a la compañía, de donde volvió a embarcar en el navío San Lorenzo con rumbo al mar del Sur, doblando el cabo de Hornos realizando escala en Valparaíso y arribada finalmente al Callao.

Encontrándose en este puerto le llegó la noticia de haber sido aprobado en sus exámenes prácticos, siéndole entregado el primer galón de oficial, alférez de fragata, con fecha del día 22 de agosto del año 1770.

Continuó sus navegaciones a bordo del navío Peruano, cruzando constantemente para prevenir el contrabando, se descubrieron nuevas islas algo más alejadas en el mismo océano, al situar estos nuevos territorios regresó a puerto, donde recibió la orden superior de regresar a la península, para ello embarcó en la fragata Liebre, desembarcando en el bahía de Cádiz el día 15 de enero del año 1774, por todo el trabajo realizado en aquellas aguas, por Real orden del día 29 de abril del año 1774 se le ascendió al grado de alférez de navío.

El día 18 de febrero del año 1775, se le ordenó embarcar en el navío San Francisco de Paula, formando parte de la expedición contra Argel al mando del general don Pedro de Castejón, pero éste reorganizó sus fuerzas, por ello se le ordenó trasbordar al navío Oriente, al llegar a la costa se efectuó el desembarco del ejército al mando del conde de O’Reilly, pero la reacción de los moros fue muy dura, sobre todo por su poderosa caballería obligando a ordenar el reembarque, siendo protegido por el fuego de los buques, en ambas acciones participó al mando del bote de su navío con el transporte de tropas.

A su regreso de esta mala experiencia se le nombró oficial de órdenes de la escuadra que seguía fondeada en la bahía, permaneciendo en su destino hasta el día 15 de febrero del año 1776.

Destinado en el mismo Departamento se le entregó la Real orden del día 16 de mayo del año 1776, notificándole su ascenso al grado de teniente de fragata, a los pocos meses pasó destinado al Departamento de Ferrol en la Mayoría General, así como en la subinspección del Arsenal, donde de nuevo se le entregó la Real orden del día 23 de marzo del año 1778, siendo ascendido al grado de teniente de navío.

Se le otorgó el mando del paquebote San Pío, realizando un tornaviaje con pliegos a la Habana, al declararse la guerra oficialmente el día 22 de junio del año 1779 contra el Reino Unido, se le volvió a enviar en comisión de correo para transportar los pliegos y poner en conocimiento del capitán general de la Habana la nueva situación, regresando sin problemas de mención a la bahía de Cádiz.

Aquí se encontraba cuando le fue entregada la Real orden del día 18 de octubre del mismo año notificándole su ascenso al grado de capitán de fragata, conservando el mando del mismo buque anterior, fue incorporado a la escuadra del general don José Solano, cruzando el océano y participando en la toma de Mobile el día 13 de marzo del año 1780.

De regreso a la Habana, el día 15 de noviembre siguiente en aguas de Bahía Honda, apresó con su paquebote a la fragata británica Nancy, armada en corso, después de un reñido combate de tres horas de duración.

El día 4 de enero del año 1781 trasbordó al navío Gallardo, realizando cruceros sobre las aguas al N. de la isla y las boca de los dos canales de acceso a la misma, unos meses después pasó al navío Guerrero, en la escuadra del general Solano, a las inmediatas órdenes del general don Bernardo Gálvez, participando en la toma de Pensacola. Al concluir la acción reembarcó en su navío regresando a la Habana, volviendo a recibir la orden de trasbordar al Gallardo, regresando a la bahía de Cádiz.

Recibió la orden del día 9 de octubre siguiente de trasbordar al navío Septentrión, de la escuadra del general don Luis de Córdova, realizando la segunda campaña del canal de la Mancha.

Al regreso de la escuadra su buque fue destinado al bloqueo de Gibraltar, estando en él se le ordenó incorporarse a la escuadra del general don Luis de Córdova, participando en el combate del cabo Espartel sostenido contra la escuadra del almirante Howe el día 20 de octubre del propio año 1782. Permaneció en el buque realizando cruceros por el Mediterráneo contra el corso de las regencias norteafricanas y en el Atlántico, contra los británicos que siempre estaba a ver si cazaban a algún buque proveniente de Ultramar.

Se mantuvo en estas comisiones hasta el día 31 de enero del año 1783, por recibir la orden superior de trasbordar al navío Arrogante, zarpando de Cádiz a Ferrol, quedando desembarcado en este Departamento por pasar a desarme el buque.

Por Real orden del día 15 de noviembre 1784 se le asciende al grado de capitán de navío, siendo destinado a la Subinspección de Arsenales, desde donde realizó otras comisiones siempre en la zona del propio Departamento.

En 1786 mandó la fragata María como insignia de una división de tres buques, permaneció cruzando por aguas de Galicia y Cantabria, destino en el permaneció hasta el día 7 de febrero del año 1790.

Fecha en la que se otorgó el mando del navío Europa, insignia del general don Francisco de Borja, Jefe de la escuadra de evoluciones del Mediterráneo, recibiendo la orden superior de incorporarse con su buque a la bahía de Cádiz, quedando a las órdenes del marqués del Socorro, zarpando con rumbo al cabo Finisterre, en observación de una posible ruptura con el Reino Unido, por las delimitaciones de Nutka.

Por Real orden del día 2 de marzo del año 1791 se le ascendió al grado de brigadier y por otra con fecha del día 9 de abril siguiente se le otorga el mando del navío San Hermenegildo, incorporado a la escuadra de cuatro navíos al mando del general don Federico Gravina, quien a su vez navegó hasta el Mediterráneo e incorporándose a la del mando del general don Juan de Lángara, con ésta en unió de la británica al mando del almirante Hood, penetraron en el arsenal de Tolón quedando en su poder, asistiendo a la defensa del mismo cuando las tropas convencionales lo atacaron, retirándose ambas escuadras, pero antes de abandonar el arsenal francés el almirante británico Hood ordenó al capitán Sidney-Smith prendiera fuego a veintidós navíos, ocho fragatas más otros veintisiete buques menores, la escuadra española zarpó con rumbo a las isla Hyères, desde donde pasó a Cartagena fondeando el día 31 de diciembre del año 1793.

Al terminar la campaña se le exoneró del mando de su buque, siendo destinado el día 10 de febrero del año 1794 como subinspector de pertrechos del Arsenal de Ferrol, donde puso en práctica sus conocimientos que le valieron el beneplácito de sus superiores, razón por la que fue recomendaron para ser ascendido a general, por ello el Rey por Real orden del día 6 de septiembre del año 1795 lo ascendió al grado de jefe de escuadra, cesando en el destino anterior el día 11 de noviembre.

Por Real orden del día 14 de noviembre del año 1798, S. M. le otorgó el mando de la escuadra de Ferrol, enarbolando su insignia en el navío San Fernando, de 90 cañones, más otros tres, dos fragatas y un bergantín que la componían, siéndole encomendado zarpar a Coruña, donde debía embarcar las tropas al mando del marqués de Casa-Cagigal, para ser transportadas a las islas Afortunadas, lo que realizó sin ser visto por los británicos, pues esto permanecían en cruceros de vigilancia, zarpó y se alejó de la costa logrando no ser avistado, al estar cerca del cabo San Vicente aún se separó más, evitando con ello ser interceptado, arribando a las islas  desembarcando a las tropas, dándose a la vela y arribando a Ferrol, sin haberse enterado los enemigos.

El día 7 de marzo del año 1799, se le exoneró del mando de la escuadra, pasando sin destino al propio Departamento, siendo destinado en el año 1805 de comandante de los Tercios Navales del Norte.

Encontrándose en su destino, recibió la Real orden del día 9 de noviembre del año 1805, siéndole notificado su ascenso al grado de teniente general.

Al poco tiempo se le entregó el mando como comandante General del Departamento de Ferrol, entregando el mando de su anterior destino, pasando a ocupar su nuevo destino.

Al producirse la invasión napoleónica, tuvo el poco acierto de seguir en el mando como Comandante General del Departamento de Ferrol pero a las órdenes del Rey intruso; no obstante, hizo a su patria un inmejorable servicio que fue, dilatar tanto la salida ordenada por el mariscal Ney de los buques españoles con destino a Brest y Rochefort, para ello se había presentado un contralmirante francés con sus tripulaciones, de tal forma que al ser tomada de nuevo Ferrol el día 24 de mayo por el ejército anglo-español salvó a la escuadra de caer en poder de Francia.

Ante el temor por las represalias que eran de esperar, a pesar de haber conseguido algo muy complicado de no haber contado con el favor del Rey don José I, por ello se unió en la retirada a las tropas napoleónicas, falleciendo en el destierro, por orden de la Regencia fue dado de baja en la Real Armada y todos sus bienes confiscados.

Bibliografía:

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Martínez-Valverde y Martínez, Carlos.: La Marina en la Guerra de la Independencia. Editora Nacional. Madrid, 1974.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.