Nervión 1946

Posted By on 25 diciembre, 2013

Foto del dragraminas Nervión. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del dragraminas Nervión. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Los buques de la clase Bidasoa fueron los primeros dragaminas con que contó la Armada española. Construidos y diseñados en España por la Dirección de Construcciones e Industrias Navales, estaban basados en los planos de los dragaminas alemanes M-1940.

La orden de construcción de la primera serie, de siete unidades, se dio el 10 de junio de 1941 para su realización en Cartagena, decidiéndose el 5 de febrero de 1952 que dos de ellos se construyeran en Ferrol.

La segunda serie, que se llamó clase Guadiaro, de otras siete unidades, se construyeron en Cartagena y en La Carraca. También basados en los dragaminas alemanes, resultaron ser una mejora con respecto a la primera serie.

El 27 de junio de 1944 se bautizaron a todas las unidades con nombres de ríos. Resultaron unos buques deficientes, poco marineros e inservibles para la lucha contra minas moderna. Construidos en hierro remachado, que los hacía inadecuados para su tarea de dragaminas. Por esa razón se destinaron a la vigilancia costera.

Recibieron las marcas de costado DM, seguido por números correlativos del 1 al 7, correspondiendo al dragaminas Nervión el DM-2.

Tenía un desplazamiento de 585 toneladas estándar y 709 a plena carga. Medía 61,90 metros de eslora, 8,50 metros de manga y 3,65 metros de puntal, 2,19 metros de calado estándar y 2,63 a plena carga. Su dotación era de 80 a 90 hombres.

Disponía de dos máquinas alternativas de triple expansión, dos calderas Yarrow, y dos hélices. Alcanzaba los 2.400 caballos de potencia a tiro forzado y una velocidad de 16,5 nudos. Podía llevar 105 toneladas de carbón. Tenía una autonomía de 3.000 millas a 10 nudos.

Armado con un cañón de 88 mm, un montaje doble de ametralladoras de 37 mm y 2 ametralladoras antiaéreas de 20 mm, en montajes simples. Podía llevar hasta 12 cargas de profundidad.

La quilla del Nervión se colocó en Cartagena el 29 de diciembre de 1942. Fue botado el 15 de abril de 1944 y entregado a la Armada el 24 de septiembre de 1946. Fue su primer comandante el teniente de navío don Luis Ortiz.

Estuvo destinado en la 1ª y 2ª Flotilla de dragaminas, aunque realizaba servicios de guardacostas y patrulleros y ocasionalmente de salvamento y buque de investigación oceanográfica. Fue destinado a la base de Cartagena.

El 16 de septiembre de 1952 salieron de Cartagena los buques de la 2ª división de la Flota, mandada por el contraalmirante don José Cervera y compuesta por el crucero Miguel de Cervantes, cuatro destructores, tres submarinos, un cañonero, un minador y el dragaminas Nervión, para realizar varios ejercicios. La división recaló en Alicante y salió de puerto el 23 de septiembre para continuar las maniobras.

Después de haber realizado maniobras en el Mediterráneo, regresó a Cartagena el 13 de mayo de 1953 la división al mando del contraalmirante Nieto Antúnez. Estaba compuesta por el crucero Miguel de Cervantes, cuatro destructores, tres submarinos y otros buques menores, entre ellos el dragaminas Nervión.

El 15 de octubre de 1953 se realizó una revista naval en Cádiz con la presencia del jefe del Estado, que embarcó en el crucero Canarias. Tomaron parte los siete dragaminas de la serie Bidasoa.

El 31 de diciembre de 1953 se creó un grupo de reserva de dragaminas, formado por el Nervión, Tambre, Segura y Ter, con base en La Carraca, dependientes del jefe del departamento y al mando de un capitán de corbeta. Llegaron a su destino en enero de 1954.

A partir de 1961 recibieron los dragaminas nuevas marcas de identificación, la letra “M” con el número correlativo correspondiente. El Nervión pasaría a ser el M-02.

El 7 de diciembre de 1967 se encontraba en la bahía de Algeciras. Llegaron el destructor Carysfort y el buque transporte Arcadian, cargado con explosivos, fondeando en aguas españolas y provocando un incidente diplomático. El comandante del destructor subió a bordo del dragaminas Nervión al mediodía del 7 de diciembre para informar al comandante español que se encontraba en aguas británicas y debía abandonarlas. El dragaminas permaneció en su fondeadero, mientras el mercante permanecía fondeado frente a La Línea, lejos de las instalaciones portuarias británicas adecuadas para la descarga de su peligrosa carga.

El día 24 de enero de 1969 llegaron a Málaga siete dragaminas para realizar ejercicios en la costa malagueña hasta el día 28. Eran el Tinto, Guadiaro, Nervión, Nalón, Duero y Júcar.

Dado de baja el 2 de julio de 1972.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Blanco Núñez, José María. La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia, 2011.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

García, Dionisio.: “Clase Bidasoa. Dragaminas alemanes en la Armada española”. Revista Serga. Julio-agosto 2007.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.