Navia 1955

Posted By on 12 enero, 2014

Foto del dragaminas Navia. Procedencia desconocida.

Foto del dragaminas Navia. Procedencia desconocida.

A finales de 1946 se decidió construir una segunda serie de siete dragaminas de la clase Bidasoa, autorizada el 7 de enero de 1947. Se construyeron los dos primeros en Cartagena y los otros cinco de La Carraca por la Empresa Nacional Bazán.

Se realizó el proyecto en base a una mejora de los siete dragaminas anteriores. Se sustituyeron las calderas de carbón por otras de petróleo, se mejoró el casco y la compartimentación. Por estas pequeñas diferencias, estos siete dragaminas de la segunda serie se conocieron como clase Guadiaro.

Recibieron las marcas de costado DM, seguido por números correlativos del 8 al 14, respondiendo al Navia el DM-12.

Con un desplazamiento de 534 toneladas estándar, 651 a media carga y 749 a plena carga, medía 61,95 metros de eslora, 8,50 de manga, 3,65 de puntal y calado de 2,10 metros estándar y 2,50 a plena carga. Su dotación era de 80 a 90 hombres.

Disponía de dos máquinas de triple expansión Bauer-Wach, dos caleras acuotubulares, dos ejes, con una potencia total de 2.400 caballos y una velocidad de 16,5 nudos. Con una capacidad para almacenar 150 toneladas de combustible, disponía de una autonomía de 3.000 millas a 10 nudos.

Armado con un cañón de 105 mm, uno de 37 mm, un montaje de dos ametralladoras de 20 mm, 16 cargas de profundidad y un equipo de rastreo mecánico.

Al dragaminas Navia se le colocó la quilla en La Carraca el 16 de mayo de 1951. Fue botado el 28 de julio de 1953 y entregado a la Armada el 17 de mayo de 1955. Fue su primer comandante el teniente de navío don Enrique Velarde Díaz.

El 16 de septiembre de 1955 llegó a puerto de Navia, Oviedo, donde recibió la bandera de combate el 20 de septiembre, donada por el ayuntamiento de la localidad.

El 30 de septiembre de 1955 llegó al puerto de Málaga el tercer grupo de escolta de la Armada española, mandada por el capitán de navío Baturone Colombo y formada por los cañoneros Martín Alonso Pinzón y Vasco Núñez de Balboa, el minador Marte y los dragaminas Navia y Guadalhorce.

Participó en las maniobras de otoño de 1956 con la 2ª y 3ª divisiones de la Flota española en el Mediterráneo. Mandaba los buques el almirante Lallemand, con insignia en el crucero Almirante Cervera.

Los siete dragaminas de la segunda serie fueron incluidos en el programa de modernización de buques, realizando las modificaciones en la factoría de La Carraca. Costó unos once millones por unidad. El Navia volvió a entrar en servicio el 22 de noviembre de 1960. Estaba al mando del teniente de navío Bernal Ristori.

Se mejoraron los equipos de navegación, comunicaciones, seguridad interior e instalación eléctrica, además de la instalación de un equipo de desmagnetización del casco. Se le instaló un radar de exploración de superficie Decca 45. El armamento fue desmontado y sustituido por un montaje doble de cañones antiaéreos de 20 mm, dos montajes portátiles de lanzacohetes antisubmarinos Mk 20 para proyectiles de 183 mm y un equipo de rastreo para minas de contacto, acústicas y magnéticas para lo que disponía de un sonar modelo QCU-2, ya anticuado en 1960.

A causa de las obras de modernización, el desplazamiento pasó a ser de 625 toneladas estándar y 769 a plena carga, con un calado medio de 2,55 metros. La velocidad se redujo a 15 nudos y la capacidad de carga de combustible se redujo a 94,5 toneladas, reduciendo su autonomía.

Durante y después de la modernización de los dragaminas de hierro tipo “A”, a finales de los años 50 se creó la 1ª escuadrilla de dragaminas, donde se incorporaron éstos.

A partir de 1960 se crean las tres escuadrillas de dragaminas con base en cada uno de los departamentos marítimos al mando de un capitán de fragata. El Llobregat, Genil, Ebro y Ulla del tipo “B”, y los Navia, Eo y Eume, del tipo “A”, además del minador Tritón, como buque nodriza, se encuadraron en la 2ª escuadrilla con base en Porto Pi, Palma de Mallorca.

En 1961 cambiaron los siete dragaminas sus numerales, correspondiendo al Navia el M-15. La mañana del 23 de octubre de 1961 llegó a Barcelona la 2ª escuadrilla de dragaminas, con el minador Tritón y los dragaminas Eume, Navia, Ulla, Ebro, Genil y Llobregat, mandados por el capitán de fragata don Pedro Español, embarcado en el minador. Realizaron maniobras de adiestramiento y rastreo de minas en la costa catalana los días siguientes. Finalizadas las maniobras, salieron de Barcelona el 30 de octubre rumbo a su base de Porto Pi, Palma de Mallorca.

La 2ª escuadrilla de dragaminas realizó numerosas visitas a Barcelona y a la costa del litoral catalán, para realizar maniobras, en visitas de instrucción o para asistir a eventos, como la inauguración del II Salón Náutico Internacional de Barcelona el 29 de febrero de 1964.

El 4 de diciembre de 1964 llegaron a Palma varios buques franceses, diez dragaminas, para realizar en las islas Baleares las maniobras “Cabrera-64”, que consisten en operaciones de dragado de minas. Por parte española, participaron los minadores Eolo y Neptuno y los dragaminas Miño, Genil, Ebro, Llobregat, Ulla, Duero, Júcar, Nalón, Odiel, Tinto, Navia y Eume. Las maniobras finalizaron el 12 de diciembre.

A finales de noviembre de 1965 se realizaron las maniobras denominadas “Mar de Tarragona”. Participaron la escuadrilla formada por los dragaminas Eume, Navia, Ebro y Genil, el minador Eolo, insignia del jefe de la escuadrilla, el capitán de navío don Gabriel Pita Da Veiga, y el minador Neptuno.

En la última decena del mes de mayo de 1966, entre el 18 de mayo y el 3 de junio, se realizaron unas importantes maniobras denominadas “Levandra-66” en la costa de Levante, en Alicante, Santa Pola y Torrevieja, en las que participaron la 1ª, 2ª y 3ª escuadrillas de dragaminas y sus respectivos buques de apoyo, Eolo, Neptuno y Tritón. Mandaba los buques capitán de navío don Gabriel Pita da Veiga, con insignia en el Neptuno. También participaron dos helicópteros, varias lanchas, un calarredes y un aljibe.

En la primera semana de julio de 1966 permaneció en Barcelona durante la celebración de la Semana Naval. A finales de febrero de 1967 asistió en Barcelona al V Salón Náutico Internacional.

La segunda semana de marzo de 1969 se realizaron unas maniobras en aguas de las rías bajas. Tomaron parte las tres escuadrillas de dragaminas, además del buque de salvamento Poseidón y varios buques adscritos a la Escuela Naval de Marín.

Entre el 19 y el 27 de abril de 1970 se realizó el ejercicio combinado “Alcudra-70” en aguas de las islas Baleares. Al mando del capitán de fragata Llanos Hila tomaron parte los buques de la 2ª escuadrilla de dragaminas, con el minador Neptuno y los dragaminas Eo, Navia, Ebro, Genil, Llobregat y Ulla, además del buque de salvamento Poseidón. Por parte francesa participó un buque nodriza y siete dragaminas.

Después de catorce años sirviendo en el litoral catalán fue dado de baja el patrullero Javier Quiroga en abril de 1970. Para sustituirlo se destinó a servir en el Sector Naval catalán al dragaminas Navia, de la 2ª escuadrilla con base en Porto Pi, que estaba al mando del teniente de navío don Felipe del Rey Sánchez. Finalizó su cometido, a finales de junio de 1970, es sustituido por el dragaminas Eume a primeros de julio, y en el mes de agosto le sustituyó el dragaminas Eo en la vigilancia y protección pesquera del litoral.

En el mes de diciembre de 1970 fue destinado a servicios de vigilancia en el litoral catalán. Este era su segundo periodo de estación en Barcelona. A causa de varias ausencias, fue sustituido durante varios días por los dragaminas Eo y Eume.

En la segunda semana de febrero de 1971, la 2ª escuadrilla de dragaminas con base en Porto Pi, Palma de Mallorca, realizó ejercicios en el litoral catalán. Estaba compuesta por el minador Neptuno, buque de apoyo, y los dragaminas Navia, Ulla, Ebro y Genil. Después de dar descanso a las dotaciones, salieron de Barcelona el 10 de febrero para iniciar unas importantes maniobras en aguas de Almería, donde participarán la mayor parte de los dragaminas de la Armada española.

A finales de febrero de 1971 se encontraba de nuevo destinado en Barcelona por realizar servicios de vigilancia del litoral catalán. El comandante Del Rey Sánchez dejó el mando del dragaminas el 1º de marzo de 1971 por su ascenso a capitán de corbeta. Se entregó su mando el mismo día en Barcelona al teniente de navío don Fernando Servet Sánchez.

Finalizado su periodo de destino en Barcelona, el 6 de marzo de 1971 salió rumbo a Porto Pi para incorporarse a la 2ª escuadrilla de dragaminas.

De Palma de Mallorca salió la escuadrilla rumbo a Valencia para tomar parte en unas maniobras en las que participaron todas las flotillas de dragaminas de la Armada. Finalizadas las maniobras en aguas de Valencia, el Navia, al mando del teniente de navío Del Rey, regresó a Barcelona a finales de marzo para volver a servir de patrullero en los servicios de vigilancia del litoral.

La primera quincena de mayo de 1971 tuvo lugar en aguas de Tolón unas maniobras hispano-francesas llamadas “Toudra-71”. Por parte española participaron el buque de salvamento Poseidón y la 2ª escuadrilla de dragaminas, con el minador de apoyo Neptuno y los dragaminas Eume, Eo, Navia, Llobregat, Ebro y Genil.

A partir del 1º de mayo de 1971, y al igual que sus hermanos de serie, cambió su clasificación oficial de dragaminas por el de patrullero. En esas fechas seguía destinado en Barcelona.

A primeros de junio de 1972, entró en Cartagena para ser sometido a obras de revisión periódica antes de regresar a Palma de Mallorca e incorporarse a la 2ª escuadrilla de dragaminas.

El 29 de junio de 1972 llegó a Barcelona al mando del teniente Servet Sánchez para sustituir al dragaminas Eo en sus servicios de vigilancia del litoral, mientras se encontraba en Cartagena para su habitual periodo de revisión.

En las costas gallegas se realizaron las maniobras “Marindra-73” entre finales de octubre y el 5 de noviembre de 1973 con buques españoles, franceses y alemanes. Por parte española participaron la fragata Vicente Yáñez Pinzón, insignia del capitán de fragata don Blas Osorio, jefe de la flotilla, los dragaminas Miño, Sil, Turia, Odiel, Nalón, Tajo y Navia, el remolcador RR-20 y los patrulleros Procyón y Pegaso. Por parte francesa, intervinieron un buque de apoyo, tres cazaminas y siete dragaminas, además de un dragaminas alemán.

Fue dado de baja el 23 de julio de 1979.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

García, Dionisio.: “Clase Bidasoa. Dragaminas alemanes en la Armada española”. Revista Serga. Julio-agosto 2007.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.