Eo 1956

Posted By on 16 enero, 2014

Foto del dragaminas Eo. Procedencia desconocida.

Foto del dragaminas Eo. Procedencia desconocida.

A finales de 1946 se decidió construir una segunda serie de siete dragaminas de la clase Bidasoa, autorizada el 7 de enero de 1947. Se construyeron los dos primeros en Cartagena y los otros cinco de La Carraca por la Empresa Nacional Bazán.

Se realizó el proyecto en base a una mejora de los siete dragaminas anteriores. Se sustituyeron las calderas de carbón por otras de petróleo, se mejoró el casco y la compartimentación. Por estas pequeñas diferencias, estos siete dragaminas de la segunda serie se conocieron como clase Guadiaro.

Recibieron las marcas de costado DM, seguido por números correlativos del 8 al 14, correspondiendo al Eo el DM-13.

Con un desplazamiento de 534 toneladas estándar, 651 a media carga y 749 a plena carga, medía 61,95 metros de eslora, 8,50 de manga, 3,65 de puntal y calado de 2,10 metros estándar y 2,50 a plena carga. Su dotación era de 80 a 90 hombres.

Disponía de dos máquinas de triple expansión Bauer-Wach, dos caleras acuotubulares, dos ejes, con una potencia total de 2.400 caballos y una velocidad de 16,5 nudos. Con una capacidad para almacenar 150 toneladas de combustible, disponía de una autonomía de 3.000 millas a 10 nudos.

Armado con un cañón de 105 mm, uno de 37 mm, un montaje de dos ametralladoras de 20 mm, 16 cargas de profundidad y un equipo de rastreo mecánico.

Al dragaminas Eo se le colocó la quilla en La Carraca el 11 de mayo de 1951. Fue botado el 28 de julio de 1953 y entregado a la Armada el 28 de julio de 1956.

Los siete dragaminas de la segunda serie fueron incluidos en el programa de modernización de buques, realizando las modificaciones en la factoría de La Carraca. Costó unos once millones por unidad. El Eo volvió a entrar en servicio el 22 de marzo de 1961.

Se mejoraron los equipos de navegación, comunicaciones, seguridad interior e instalación eléctrica, además de la instalación de un equipo de desmagnetización del casco. Se le instaló un radar de exploración de superficie Decca 45. El armamento fue desmontado y sustituido por un montaje doble de cañones antiaéreos de 20 mm, dos montajes portátiles de lanzacohetes antisubmarinos Mk 20 para proyectiles de 183 mm y un equipo de rastreo para minas de contacto, acústicas y magnéticas para lo que disponía de un sonar modelo QCU-2, ya anticuado en 1960.

A causa de las obras de modernización, el desplazamiento pasó a ser de 625 toneladas estándar y 769 a plena carga, con un calado medio de 2,55 metros. La velocidad se redujo a 15 nudos y la capacidad de carga de combustible se redujo a 94,5 toneladas, reduciendo su autonomía.

Durante y después de la modernización de los dragaminas de hierro tipo “A”, a finales de los años 50 se creó la 1ª escuadrilla de dragaminas, donde se fueron incorporaron éstos.

A partir de 1960 se crean las tres escuadrillas de dragaminas con base en cada uno de los departamentos marítimos al mando de un capitán de fragata. El Llobregat, Genil, Ebro y Ulla del tipo “B”, y los Navia, Eo y Eume, del tipo “A”, además del minador Tritón, como buque nodriza, se encuadraron en la 2ª escuadrilla con base en Porto Pi, Palma de Mallorca.

En 1961 cambiaron los siete dragaminas sus numerales, correspondiendo al Eo el M-17.

La mañana del 29 de enero de 1962 llegaron a Barcelona el minador Tritón y los dragaminas Eo, Navia, Eume, Genil, Ulla y Llobregat, mandados por el capitán de fragata don Pedro Español, que tenía su insignia en el minador. Salieron de puerto el 2 de febrero.

Durante ese año y los siguientes, la 2ª escuadrilla realizó numerosas visitas a Barcelona y otros puertos del litoral catalán, desde donde realizó maniobras y ejercicios navales. A finales de febrero de 1964 asistió la 2ª escuadrilla al II Salón Náutico Internacional de Barcelona, formada en esa ocasión por los dragaminas Eo, Eume y Navia y el minador Neptuno, que actuaba como buque de apoyo.

En la última decena del mes de mayo de 1966 se realizaron unas maniobras en el Mediterráneo, llamadas “Levandra”. Participaron las tres escuadrillas de dragaminas con sus respectivos buques de apoyo, los minadores Eolo, Neptuno y Tritón.

A finales de junio de 1966 llegó a Barcelona para asistir a la Semana Naval que se realizó en la primera semana del mes de julio. Finalizada la Semana Naval de Barcelona, la 2ª escuadrilla de dragaminas se desplazó al puerto de San Carlos de la Rábida, donde el ayuntamiento ofreció la bandera de combate al dragaminas Ebro.

En el mes de marzo de 1969 se volvieron a reunir las tres escuadrillas de dragaminas para realizar maniobras, en esta ocasión en las rías bajas.

La mañana del 24 de octubre de 1969 entraron en el puerto de San Carlos de la Rápita los dragaminas Eo y Llobregat, con base en Palma y al mando respectivo de los tenientes de navío don Luis Molins y don Tomás Dedolares. El motivo del viaje fue la entrega de la bandera de combate al dragaminas Eo, que se realizó el día 26, ofrecida por la ciudad de Tortosa.

Entre el 19 y el 27 de abril de 1970 se realizó el ejercicio combinado “Alcudra-70” en aguas de las islas Baleares. Al mando del capitán de fragata Llanos Hila tomaron parte los buques de la 2ª escuadrilla de dragaminas, con el minador Neptuno y los dragaminas Eo, Navia, Ebro, Genil, Llobregat y Ulla, además del buque de salvamento Poseidón. Por parte francesa participó un buque nodriza y siete dragaminas.

Después de catorce años sirviendo en el litoral catalán fue dado de baja el patrullero Javier Quiroga en abril de 1970. Para sustituirlo se destinó a servir en el Sector Naval catalán al dragaminas Navia, de la 2ª escuadrilla con base en Porto Pi, que sería sustituido por el dragaminas Eume y en el mes de agosto por el dragaminas Eo.

La primera quincena de mayo de 1971 tuvo lugar en aguas de Tolón unas maniobras hispano-francesas llamadas “Toudra-71”. Por parte española participaron el buque de salvamento Poseidón y la 2ª escuadrilla de dragaminas, con el minador de apoyo Neptuno y los dragaminas Eume, Eo, Navia, Llobregat, Ebro y Genil.

Después de haberse relevado con otros dragaminas en la vigilancia del litoral catalán, en mayo de 1971 es destinado de forma permanente en Barcelona para desempeñar ese cometido, perdiendo su calificación de dragaminas para adoptar el de patrullero. Fue enviado a Cartagena para desmontar los equipos de rastreo y otras modificaciones, quedando con un armamento de 2 ametralladoras de 20 mm y una tripulación de 75 hombres. Para su nuevo cometido, llegó a Barcelona el 14 de junio de 1971.

El 29 de junio de 1972 fue sustituido por el dragaminas Navia en sus servicios de vigilancia del litoral catalán, al marchar a Cartagena para ser sometido a varias obras de revisión.

El 11 de diciembre de 1972 se realizó en el mar el relevo de comandante del dragaminas Eo, ahora clasificado como patrullero. Cesó en el mando el teniente de navío don Fernando García-Ganges Díez y fue sustituido por el del mismo empleo don Carlos Rodríguez Casaú.

A finales de noviembre de 1973 llegó a Barcelona el minador Vulcano desde su base en Palma para realizar varios servicios de patrulla de la costa con el dragaminas Eo. Los mismos buques, más el cañonero Sarmiento de Gamboa, siguieron realizando operaciones de patrulla en los años siguientes.

La mañana del 20 de enero de 1976 tuvo lugar en alta mar el relevo de comandante del dragaminas. Dejó el mando el teniente de navío don Francisco Martínez García de las Heras y fue sustituido por el del mismo empleo don Francisco José Fontán Suanzes, regresando a mediodía al puerto de Barcelona.

Al mediodía del 5 de octubre de 1976 tuvo lugar en alta mar, a unas tres millas del puerto de Barcelona, un nuevo relevo de comandante del dragaminas. Dejó el mando el teniente de navío don Francisco José Fontán Suanzes y fue sustituido por el del mismo empleo don Isidoro Díaz Arenal.

A finales de octubre de 1976 fue sustituido en el puerto de Barcelona por el dragaminas Llobregat. El Eo se desplazó a Cartagena y después a Canarias, donde quedó destinado en la Zona Marítima de Canarias.

Fue dado de baja el 28 de febrero de 1978.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

García, Dionisio.: “Clase Bidasoa. Dragaminas alemanes en la Armada española”. Revista Serga. Julio-agosto 2007.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.