Rayo 1958

Posted By on 22 febrero, 2014

Foto del destructor Rayo. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

Foto del destructor Rayo. Colección Todoavante. Casaú. Cartagena.

La Armada española comenzó en 1942 a adquirir de información necesaria para la construcción de nueve destructores derivados de los franceses clase Le Fier. Estos buques fueron capturados por los alemanes en 1940.

Este proyecto se convirtió en la versión española de los torpederos franceses, anteriores a la Segunda Guerra Mundial. La autorización para su construcción llegó el 30 de marzo de 1944, y el 27 de junio se les adjudicaron los nombres a las nueve unidades.

Fueron construidos en el arsenal de Ferrol, en la Empresa Nacional Bazán, en tres series de tres unidades cada una. Fueron clasificados como torpederos, destructores, en 1955 como fragatas rápidas, en 1956 como fragatas antisubmarinas y, en 1961 como destructores antisubmarinos.

Según el proyecto original, anterior a la Segunda Guerra Mundial, tenía un desplazamiento de 1.101 toneladas estándar, 1.253 con carga normal y 1.450 a plena carga. Después de la modernización, el desplazamiento pasó a ser de 1.213 toneladas estándar, 1.252 a plena carga. Medía 93,95 metros de eslora, 9,48 de manga y 2,90 de calado estándar y 3,44 a plena carga. Con la modernización, el calado medio pasó a ser de 2,86 estándar y 3,38 a plena carga. Tenía una dotación de 160 a 171 hombres, 195 después de la modernización.

Disponía de dos juegos de turbinas engranadas, sistema Rateau, y tres calderas La Seyne dispuestas en dos cámaras, separadas de la cámara de máquinas de proa. Sus 30.000 caballos de potencia les daba una velocidad máxima de 32 nudos, 28 a plena carga. Con 290 toneladas de combustible, tenía una autonomía de 3.500 millas a 15 nudos, 1.350 a 25 nudos.

Armado con 3 cañones de 105 mm antiaéreos, dispuestos en montajes sencillos axiales, 2 cañones de 37 mm antiaéreos, en montajes sencillos y dispuestos a proa del puente, 8 ametralladoras de 20 mm antiaéreas, en montajes cuádruples, 6 tubos lanzatorpedos de 533 mm, en montajes triples, nunca instalados, 4 morteros lanza-cargas de profundidad, 6 varaderos de cargas de profundidad, tres por banda, equipo portátil de fondeo de 30 minas y otro equipo de rastreo de minas.

Al Rayo se le colocó su quilla el 14 de julio de 1945. Fue botado el 4 de septiembre de 1951 y entregado oficialmente a la Armada el 4 de marzo de 1958. Recibió el numeral D-35.

Su sistema de propulsión, de diseño francés, era novedoso para nuestras factorías. Con la imposibilidad de contar con materiales adecuados, a causa del aislamiento internacional español, y el retraso en su ejecución por dificultades económicas, retrasaron su entrada en servicio y resultaron buques muy defectuosos, dieron muchos quebraderos de cabeza. Los resultados de las primeras pruebas fueron tan decepcionantes en los tres primeros buques que se paralizó la construcción del resto.

En el Rayo se siguió la construcción del proyecto original, y se utilizó como buque experimental para realizar las mejoras necesarias. Hubo mejoras, pero no las suficientes, persistiendo los problemas de estabilidad y fallos en la propulsión. Los cinco buques restantes se incluyeron en el programa de modernización de buques.

El 28 de mayo de 1957 zarpó de Ferrol la 1ª división de la Flota al mando del contraalmirante don Pablo Suances, con el crucero Almirante Cervera, el destructor José Luis Díez y las fragatas antisubmarinas Audaz, Meteoro, Rayo y Osado. Finalizados los ejercicios en las rías bajas, a mediados del mes de junio, regresando los buques a Ferrol.

La mañana del 29 de enero de 1959 visitó por primera vez el puerto de Barcelona. Estaba al mando del capitán de corbeta don Luis Lago.

Todos los buques de la serie fueron incluidos en el programa de modernización de buques. Volvió a entrar en servicio el 21 de febrero de 1963. Sirvió en la 31ª escuadrilla de fragatas, basada en Ferrol. Realizó varios ejercicios de adiestramiento, con la Flota española, buques de la US Navy y de la OTAN.

Con la pérdida del Ariete a finales de febrero de 1966, la escuadrilla quedó destinada en el Mediterráneo, en Cartagena, relegados a tareas secundarias. A causa de sus muchas averías en la propulsión y sus problemas de estabilidad navegaron muy poco.

A finales de junio de 1966 llegó a Barcelona para asistir a la Semana Naval que se realizó en la primera semana del mes de julio. De la 31ª escuadrilla asistieron el Meteoro y el Rayo.

A comienzos de la década de los 70 comenzaron a ser dados de baja. El 22 de junio de 1970 salieron de Cartagena los buques de la 31ª escuadrilla de fragatas rápidas, formada por los Rayo, buque insignia, Audaz, Meteoro y Furor. Realizaron varios ejercicios en el Mediterráneo, recalando en los puertos de Palma de Mallorca, San Feliú. Regresaron a Cartagena el 30 de junio.

Fue dado de baja el 12 de agosto de 1974.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías, Vicente.: Buques de guerra españoles, 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid, 1980.

Blanco Núñez, José María. La construcción naval en Ferrol, 1726-2011. Navantia, 2011.

Coello Lillo, Juan Luis.: Buques de la Armada española. Los años de posguerra. Aqualarga. Madrid, 2000.

Diarios ABC, La Vanguardia.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.