Biografía de don José Cayetano García de Quevedo y Chiesa

Posted By on 19 mayo, 2014

Teniente general de la Real Armada Española.

Nació en la ciudad de Cádiz en 1759, siendo sus padres don José Antonio García de Quevedo y González y doña Juana de Chiesa y Martely.

Sentó plaza de guardiamarina, en la Compañía del Departamento de su ciudad natal, el 23 de abril de 1777. Expediente N.º 1.553.

Después de realizados sus estudios preliminares, se le ordenó embarcar sucesivamente en el navío Diligente, trasbordando al San Miguel y de éste al San Eugenio, siempre en la escuadra al mando del general don Luis de Córdova en comisión de corso, al arribar de uno de sus cruceros se le ordenó regresar a la Compañía, donde el 8 de agosto se le entregaron los galones de alférez de fragata, recibiendo la orden de embarcar en el navío Fénix, realizando varios cruceros hasta las islas Terceras en protección del tráfico marítimo.

Estuvo un tiempo desembarcado en el propio Departamento, recibiendo la orden de pasar al de Cartagena, para ello embarcó de transporte en el navío Triunfante, al llegar se había recibido la orden para que regresase a Cádiz, por ello de nuevo embarcó en el mismo buque desembarcando en la bahía.

A su llegada se le ordenó trasbordar al San Lorenzo, zarpando formando parte de una división al mando del brigadier don Francisco Cisneros, con rumbo al apostadero de Algeciras, donde participó el 13 de septiembre de 1782 en el bombardeo del Peñón, para dar protección a las baterías flotantes, cubriendo la parte de Punta Europa, zona batida durante todo el día a la vela, al incendiarse las flotantes, acudió con el bote de su navío a rescatar a las tripulaciones.

El 20 de octubre siguiente tomo parte en el combate naval del cabo Espartel, en el que se enfrentaron las escuadra británica y española, la primera al mando del almirante Howe y la segunda a las órdenes del general don Luis de Córdova, en la que por llevar sus obras vivas forradas de cobre los enemigos, pudieron evitar el verdadero enfrentamiento, por disponer de mayor velocidad.

Por Real orden del 21 de diciembre de 1782, se le ascendió al grado de teniente de fragata, continuando en su buque hasta ser firmada la paz de Versalles el 20 de enero de 1783, desembarcando en el bahía de Cádiz en el mes de marzo siguiente, siendo destinado a los Batallones de Infantería de Marina, destino en el que permaneció hasta serle entregada la Real orden del 7 de junio de 1788, con su ascenso al grado de teniente de navío.

En el mes de agosto siguiente se le dio la orden de embarcar en la fragata Perpetua, zarpando de la bahía con situado a Cartagena y posteriormente a Ferrol, donde quedó en comisión de guardacostas, hasta recibir su comandante la orden de incorporar su buque a la escuadra de evoluciones a principios de 1789, realizando a las órdenes del general don Félix de Tejada un viaje llevando regalos y la buena nueva de haber sido nombrado Rey con Carlos IV, a las cortes de las Dos Sicilias y Liorna.

A finales de octubre regresó a la bahía de Cádiz, recibiendo la orden de desembarcar por pasar destinado a la 11ª brigada de Artillería de Marina, permaneció hasta el mes de febrero de 1790, por recibir la orden de embarcar en el navío Rayo, insignia del jefe de escuadra don Juan Joaquín Moreno y éste a las órdenes del general marqués del Socorro, zarpando con rumo a Ferrol por estar en esos momentos el problema de Nutka y prevenir así una posible ruptura de la paz, al llegar al acuerdo ambas naciones, regresó a la bahía de Cádiz, por pasar su buque a desarme se le destinó a los Batallones de Infantería de Marina.

En 1793 habiéndose declarado la guerra a la república francesa, formó parte como Comandante de la tropa embarcada y Ayudante de la Mayoría de la escuadra al mando del general don Francisco de Borja, realizando toda la campaña de Cerdeña, participando en la toma de las islas de San Pedro y de San Antíoco, el apresamiento de la fragata francesa Hèléne y la quema de la Richmond, su viaje a Génova y posteriormente a Córcega, pasando a dar protección en su avance a los ejércitos napolitano y piamontés sobre la ribera del Var, continuando hasta Niza y Villafranca, estando aquí se desató una epidemia por el mal estado de los víveres, obligando al general Borja a regresar a Cartagena, donde fueron desembarcados más de tres mil hombres enfermos.

Por Real orden del 1 de febrero de 1794, se le ascendió al grado de capitán de fragata, siendo destinado unos días después como Ayudante de la Mayoría General del segundo jefe de la escuadra al mando del general don José de Córdova, zarpando en el mes de agosto siguiente a cruzar sobre el cabo de San Vicente, alargando la travesía hasta las islas Terceras, siempre en protección del tráfico marítimo proveniente de ultramar.

A principios de 1795 se le nombró Ayudante interino de la Mayoría de la escuadra al mando del general don Juan Joaquín Moreno, por baja de su propietario se le nombró interinamente jefe de la Mayoría, permaneciendo hasta finales del mes de agosto de 1796 quedando desembarcado.

A mediados del mes de octubre siguiente se le otorgó el mando de la fragata Santa Clara, zarpando el 14 de enero de 1797 con rumbo a Montevideo con pliegos y algunas piezas de artillería, recibiendo la orden de cruzar sobre la desembocadura del río de La Plata, en conserva con la corbeta Descubierta, permaneció hasta el mes de octubre, por pasar con su buque y la fragata Santa Leocadia a reconocer las aguas de Río de Janeiro, a su regresó volvió a incorporarse a sus cruceros anteriores.

En el mes de enero de 1798 recibió la orden de regresar a la península, formando división con las Florentina y Medea, al mando las tres del capitán de fragata don José de la Guardia, transportando caudales, durante la travesía se avistaron velas que no pudieron darles alcance, arribando a Coruña el 31 de marzo, pasando el 12 de abril a Ferrol, el 12 de julio siguiente al mando del capitán de fragata don Rafael Butron zarpó de nuevo la división, con rumbo a las islas Afortunadas donde desembarcaron situado y fusiles, prosiguieron viaje a Puerto Rico, donde desembarcó un batallón del regimiento África, zarpando con rumbo a Veracruz donde embarcaron caudales, siendo reforzada la división con los navíos San Ildelfonso y San Fulgencio, haciéndose a la mar en el mes de marzo de 1799, con rumbo a la Habana donde quedaron afectas al apostadero las fragatas Juno y Anfitrite.

Cruzaron el océano fondeando en Santoña a mediados de mayo siguiente, zarpando al mando de la Medea en el mes de junio con rumbo a Pasajes, para reunir un convoy con derrota a San Sebastián y Santander, dándoles escolta hasta Coruña junto al navío San Fulgencio donde entraron en el mes de julio siguiente, pasando a Ferrol, en septiembre siguiente formó división al mando capitán de fragata don Antonio Pareja, comandante de la Ceres, para dar escolta a un convoy, dejándolo a salvo sus buques a lo largo de la costa cantábrica hasta Santander, se intento a su vez sacar a un convoy de este puerto, pero resultó imposible por los vientos contrarios, permaneciendo hasta el mes de mayo de 1800, en que se logró al ordenar sacar los buques a fuerza de remo con los botes y dejarlo a salvo en Ferrol, donde en el mes de junio siguiente entregó el mando de la fragata Medea.

Fue nombrado Mayor General de la escuadra al mando del general don Joaquín Moreno, tomando parte muy activa en 1800 en la defensa de Ferrol, cuando los británicos realizaron un desembarco con la intención de dar al fuego a la escuadra allí fondeada, pero ante la rápida respuesta de las tropas de marina y marinería a las que se unieron las provinciales algo más tarde, les obligaron a desistir, huyendo aprovechando la noche abandonando toda su artillería y cientos de bajas, todo ello a pesar de estar en inferioridad numérica los españoles.

En el mes de octubre de 1801, navegando con el mismo general, se encontró en el estrecho de Gibraltar, convoyando a una escuadra francesa al mando del almirante Linois, presenciando el desgraciado combate que por una astucia del navío británico Superb, ocasionó se atacaran creyéndose enemigos dos navíos españoles que iban protegiendo la retaguardia de la escuadra combinada, resultando hundidos por voladura ambos, siendo los navíos de tres baterías Real Carlos y San Hermenegildo, nefasto combate producido por ser noche muy cerrada.

Por desarme de su buque por Real orden del 29 de noviembre se le otorgó el mando de la fragata Rufina, zarpando el 20 de febrero de 1802 para transportar los pliegos y noticia de la paz recién firmada al Callao de Lima, de donde zarpó el 30 de mayo de 1803, al arribar a la bahía de Cádiz, se le entregó la Real orden del 5 de octubre próximo pasado por la que era ascendido al grado de capitán de navío, el 3 de agosto entregó el mando de su fragata. Siendo designado a las órdenes del general don Nicolás Estrada para pasar revista de inspección al cuerpo de Brigadas de Infantería y Artillería de Marina.

Por Real orden del 16 de febrero de 1805 se le otorgó el mando del navío Castilla, perteneciente a la escuadra del general don Federico Gravina, por una nueva Real orden del 1 de julio siguiente se le ordenó trasbordar al navío San Leandro, zarpando en unión a la francesa del almirante Villeneuve el 20 de octubre, por ello se vió en el combate naval del cabo de Trafalgar, por ser su navío uno de los menos veleros, al realizar la virada en redondo a un tiempo ordenada por el almirante francés, comandante en jefe de la escuadra combinada, quedó muy sotaventado fuera de la línea, impidiéndole prácticamente entrar en combate, siendo uno de los que regreso a la bahía de Cádiz.

Por Real orden del 9 de noviembre de 1805, el Rey firmó una promoción general para todos los que habían participado en el combate anterior, por ello fue ascendió al grado de brigadier, permaneciendo al mando de su navío hasta el 19 de febrero del año 1808, participó ya declarada la guerra de la Independencia, en el apresamiento de la escuadra francesa al mando del almirante Rosilly, resultado de los combates que tuvieron lugar en la bahía de Cádiz entre los días 9 a 14 de junio del año 1808, siendo la primera derrota de las armas napoleónicas en su intento de conquista de la península.

Se le otorgó el mando del navío San Lorenzo, zarpando el 1 de mayo de 1809 junto a dos británicos con rumbo a las islas Canarias transportando prisioneros franceses, arribando de regreso a la bahía el 16 de junio siguiente, volvió a zarpar el 12 de agosto continuo con rumbo a Galicia con situado y pertrechos de guerra, para reforzar a las tropas del ejército y al mismo Arsenal de Ferrol, regresando a la bahía de Cádiz el 18 de septiembre sucesivo.

En el mes de diciembre siguiente se le ordenó embarcar prisioneros franceses con destino a San Juan de Puerto Rico, encontrándose ya listo para zarpar el 1 de marzo de 1810, sobrevino un temporal que azotó con dureza la bahía de Cádiz, pero debido al mal tiempo y aún a pesar de haber lanzado varias anclas, a estas les faltaron los cables quedándole solo una que pronto comenzó a garrear, no pudiendo largar velamen para controlar la situación, fue arrastrado por la corriente hasta embarrancar en la playa del Río de San Pedro, lugar ocupado por los enemigos, estos le pegaron fuego al navío.

Por Real orden del 13 de septiembre de 1812, se le nombró gobernador político y militar de Veracruz, embarcó de transporte en el bergantín Cazador, desembarcando en el puerto de su destino.

Por Real orden del 14 de octubre de 1814 se le ascendió al grado de jefe de escuadra, con la orden de regresar a la península, cesando en su cargo de Veracruz el 16 de diciembre de 1815, regresando vía la Habana a la bahía de Cádiz, donde quedó desembarcado con diferentes cargos de su grado en el propio Departamento, hasta el 20 de abril de 1824, por haber sido designado Comandante General del Departamento de Ferrol, lugar al que se desplazó de transporte en la fragata Casilda.

En esto tiempos de escasez pudo formar una división con la fragata Casilda, corbetas Aretusa y Diamante, siendo enviada a reforzar las fuerzas navales de la isla de Puerto Rico, unos meses más tarde formó otra compuesta por las fragatas Lealtad, Iberia y Perla, más el bergantín Vengador, ésta con rumbo a la isla de Cuba.

Por Real orden del 14 de julio de 1825, se le ascendió al grado de teniente general, permaneciendo sin destino en el Departamento de Cádiz, el cual por Real orden del 12 de abril de 1828 le fue entregado como su Comandante propietario, el 12 de febrero de 1831 se le nombró su capitán general.

Permaneció al mando de su destino hasta recibir la Real orden del 4 de abril de 1834, por ser nombrado Ministro del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, para tomar posesión de su nuevo cargo se desplazo a la capital.

Falleció en el desempeño de su alto destino en Madrid, el 23 de diciembre de 1835, cuando contaba con setenta y seis años de edad, cincuenta y ocho de ellos prestando grandes y honrados servicios a España.

Bibliografía:

Alcalá Galiano, Pelayo.: El Combate de Trafalgar. Instituto de Historia y Cultura Naval. Madrid, 2003. Facsímil de la edición del primer tomo en 1909 y el segundo en 1930.

Aragón Fontela, Miguel.: La Rendición de la Escuadra Francesa de Rosilly (14 de junio de 1808) Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura naval, N.º 55. Madrid, 2007. Págs. 67 a 90.

Barbudo Duarte, Enrique.: Apresamiento de la escuadra francesa del almirante Rosilly en la bahía de Cádiz, el 14 de junio de 1808.

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Ferrer de Couto, José: Combate naval de Trafalgar. Imprenta de D. Wenceslao Ayguals de Izco. Madrid, 1851.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Lon Romeo, Eduardo.: Trafalgar (Papeles de la campaña de 1805). Excma. Diputación Provincial. Zaragoza, 2005. Facsímil.

Marliani, Manuel.: Combate de Trafalgar. Vindicación de la Armada Española. Impreso de Orden Superior. Madrid, 1850.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.