Buenaventura 1857

Posted By on 10 junio, 2014

Grabado incendio de la goleta Buenaventura. Colección don José Lledó Calabuig.

Grabado incendio de la goleta Buenaventura. Colección don José Lledó Calabuig.

Construcción:

Goleta de hélice, de una clase de 9 unidades, construidas en astilleros españoles. La goleta Buenaventura fue botada en La Carraca, Cádiz, en 1857.

El ministro de Marina Mariano Roca de Togores, marqués de Molins, impulsó la renovación de la Marina, formuló un plan de escuadra a la que pertenecían estas goletas.

Fueron los primeros buques de guerra a hélice construidos en astilleros españoles.

Desplazaba 553 toneladas. Medía 43 metros de eslora, 7 de manga y 3,30 de puntal.

Con una máquina de 80 caballos nominales de potencia y 160 indicados, alcanzaba una velocidad de 6 a 7 nudos.

Armada con dos cañones lisos de 68 libras (20 cm), montados en colisa. La goleta Buenaventura montó después dos cañones rayados de 12 cm y uno de 16 cm. Su dotación era de 81 hombres.

Historial:

En octubre de 1859 fue destinada a la escuadra de operaciones del norte de África. Estaba al mando del teniente de navío don Antonio de Soroa y Santmartí.

En 1861 se organizó, por primera vez, la Escuadra de Instrucción al mando del jefe de escuadra don Luis Hernández Pinzón, quedando afecta a la misma la goleta Buenaventura, que seguía al mando del teniente Soroa. Al año siguiente formó de nuevo parte de la Escuadra de Instrucción. Fue disuelta la escuadra el 12 de junio de 1862, quedando destinada en el apostadero de Algeciras para atender las posesiones africanas.

En 1863 se encontraba al mando del teniente de navío don Manuel de Bustillo y Pery. En 1870, afecto al servicio de guardacostas, se destinó al puerto de Santander. Ese año estaba al mando del teniente de navío de primera don Luis Gaminde y Torres.

Durante la revolución republicana se sublevaron en octubre de 1872 las tripulaciones de varios buques en Ferrol liderados por el brigadier Pozas, entre ellos la goleta Buenaventura. Fueron reducidos por las fuerzas leales al gobierno.

En abril de 1872 comenzó una nueva guerra carlista, la segunda y última, en Cataluña, las provincias Vascongadas y Navarra. La Marina del gobierno contaba en aguas del Cantábrico con la goleta Buenaventura y los vapores Gaditano, Ferrolano y Aspirante, además de varias escampavías y buques menores. Posteriormente se incorporaron otros buques de guerra. Estaba al mando del teniente de navío don Camilo Arana, sustituido en noviembre de 1873 por el teniente de navío de primera don Tomás Olleros.

Cuando se encontraba en la dársena del arsenal de Ferrol se produjo un incendio en la goleta el 9 de marzo de 1873, que pudo ser sofocado.

En enero de 1874 se crearon las Fuerzas Navales del Norte, incorporándose la goleta a ellas al mando del teniente de navío don Tomás Olleros. El 17 de marzo de 1874 fue sustituido el teniente de navío Olleros por el capitán de fragata don Luis Serra, que tuvo su mando hasta el 22 de noviembre de 1875.

Tomó parte en las operaciones del sitio de Bilbao, ocupado por los carlistas, bombardeando las posiciones enemigas hasta que la ría del Nervión fue de nuevo ocupada el 1 de mayo de 1874. El 25 de marzo de 1874 bombardea Santurce, Algorta y las posiciones carlistas de San Pedro Abanto con la fragata de hélice Blanca, la corbeta Consuelo, las goletas Concordia y Ligera y los vapores Ciudad de Cádiz, Gaditano y Ferrolano. La mañana del 26 de marzo bombardea las posiciones carlistas de Punta Lucero con la goleta Concordia. El 27 de marzo bombardea Somorrostro con la goleta Concordia y el vapor Gaditano.

El 11 de abril de 1875 toman las fuerzas carlistas el puente de Axpe, en la ría de Bilbao. Después de capturar pertrechos militares, se retiran al día siguiente hostigados por el fuego de la goleta Buenaventura.

En 1876 se encontraba al mando del teniente de navío de primera don Manuel Lobo y Nueve Iglesias.

En 1879 se encontraba al mando del teniente de navío de primera don Ginés Paredes y Armendi.

Fue dada de baja en 1882.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Crónica de la Marina española en el siglo XIX, 1868-1898. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995.

Lledó Calabuig, José.: Buques de vapor de la Armada española. Del vapor de ruedas a la fragata acorazada, 1834-1885. Aqualarga Editores. Madrid, 1997.

Pardo San Gil, Juan.: “La Marina en la última guerra carlista (1872-1876)”. Revista Ristre. Julio-agosto 2.003, nº 9, página 34.

Pardo San Gil, Juan.: “Las operaciones navales en las Guerras Carlistas”. Itsas Memoria. Revista de Estudios Marítimos del País Vasco. Año 2006, nº 5. Museo Naval. Donostia-San Sebastián, página 447.

VV.AA.: El Buque en la Armada española. Editorial Sílex. Madrid, 1999.

Compilada por Santiago Gómez.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.