Biografía de don Francisco de Paula de Sevilla y León

Posted By on 14 octubre, 2014

Brigadier de la Real Armada Española.

Vino al mundo en la ciudad departamental de Cádiz en 1791, siendo sus padres don Manuel de Sevilla y Meléndez, y doña María Josefa León de Alcedo.

Pidió y se le concedió carta orden sentando plaza de guardiamarina en la compañía del Departamento de Cádiz, el 5 de julio de 1804. Expediente N.º 2.264.

Para realizar sus prácticas náuticas recibió orden del 26 de julio de 1806 de embarcarse en el navío Montañés, por ello participó en los combates entre los días 9 a 14 de junio de 1808, dando el resultado de la rendición de los restos de la escuadra francesa participante en el combate de Trafalgar, ahora al mando del almirante Rosilly.

Poco después embarco con rumbo y destino al apostadero de Montevideo en la goleta correo Carmen, zarpando el 25 siguiente llevando la noticia de la guerra contra el imperio napoleónico, arribando el 4 de septiembre tomando interinamente el mando de la goleta, permaneciendo hasta el 8 de enero de 1809 por trasbordar a la Moyi, realizando el viaje de regreso fondeando en la bahía de Cádiz el 16 de mayo siguiente, al arribar se le ordenó regresar a la compañía donde se le entrego la orden de ascenso a alférez de fragata con fecha del 23 de febrero próximo pasado.

Por orden superior el 20 de junio seguido embarcó en la fragata Cornelia, zarpando el 20 de agosto con rumbo a Filadelfia, pasando a New York, regresando a la bahía a finales de diciembre, el 2 de marzo de 1810, zarpó con rumbo a Vigo y Ferrol, arribando a la bahía el 24 de mayo, el 5 de junio se le ordenó trasbordar a la fragata Prueba, permaneciendo hasta el 5 de junio por trasbordó a la goleta Tigre, zarpando el 2 de julio seguido en comisión de buque correo, con derrota a Puerto Rico, la Habana y Veracruz, donde desembarcó el 2 de noviembre continuo, por ser destinado a las tropas de Infantería y Artillería al mando del capitán de navío don Rosendo Porlier.

Incorporándose al ejército al mando del general don José de la Cruz, quien lo eligió como Ayudante Mayor de artillería, participando en la victoria de Urepetiso, el combate de Morchitilde, en el del pueblo de San Cristóbal, en Aposol, Colotlan, Braca y Janona, fue designado a las órdenes del brigadier don Rosendo Porlier, pasando a Sevilla con la infantería preparando las construcción de defensas, donde le fue entregada la Real orden del 24 de mayo de 1811 con su ascenso al grado de alférez de navío.

Tomó parte en los dos combates del Cerro de Tenango, la victoria de Temaloya, otra en el barranco del mismo nombre, la de Tenancingo, la del sitio de Toluca, Ojo de Agua, Villa de Jalapa y el pueblo de Guatepec, pasando al ejército del Sur, participando en el combate de Puente del Rey y en varios encuentros más de menor nombre, pasando a finales del mes de febrero de 1813 a Veracruz, donde embarcó en la fragata Atocha regresando a la Habana.

Trasbordó al navío San Pedro zarpando con rumbo a la bahía de Cádiz donde fondeó el 21 de agosto siguiente, el 4 de febrero de 1814 trasbordó a la corbeta Descubierta, zarpando el 5 de junio comisionada como correo con destino al Callao, donde al arribar se le ordenó trasbordar al navío Asía, regresando a la bahía de Cádiz el 30 de mayo de 1815, pasó a ser el buque insignia del brigadier don José Rodríguez de Arias, zarpando con rumbo al Mediterráneo en comisión diplomática, visitando las capitales de las regencia norteafricanas, así como los puertos de Mahón, Mallorca y Cartagena.

Al arribar a Algeciras desembarcó por encontrase enfermo, al recuperarse regresó al Departamento recibiendo la orden del 2 de febrero de 1817 de embarcar en la fragata Esmeralda, siendo nombrado oficial de derrota, zarpando el 6 de mayo siguiente, dando escolta a un convoy de cinco fragatas mercantes, transportando a dos mil hombres del ejército, arribando a Arica el 22 de agosto desembarcando parte de las tropas, prosiguiendo derrotero al Callao donde fondeó el 1 de octubre y desembarcó el resto de las tropas de ejército.

El 20 siguiente zarpó junto a los bergantines Potrillo y Pezuela dando escolta a una fragata mercante rumbo a Talcahuano, al dejarla a salvo continuaron cruzando en búsqueda de corsarios insurrectos, regresando al Callao sin haber encontrado ninguno.

Con la fragata de su destino zarpó el 9 de diciembre, dando escolta a un convoy con tres mil quinientos hombres, siendo desembarcados en Talcahuano el 18 de enero de 1818, salió el 29 de marzo siguiente con víveres para la fragata Venganza y bergantín Pezuela, hasta las aguas de Valparaíso donde se encontraban cruzando, recibiendo la orden de trasbordar a la fragata, arribando al Callao el 1 de mayo.

Zarpó el 2 de julio embarcado en la fragata Resolución, dando escolta a un convoy con destino a Pisco, cruzó sobre las  aguas de Sangallan y Morros de Barlovento, regresando a Pisco dando de nuevo escolta al convoy de regreso al Callao, zarpó a cruzar sobre la isla de San Lorenzo, regresando a Pisco con otro convoy, pasando a cruzar sobre Sangallan, puso rumbo de nuevo a Pisco en busca de una balandra insurgente que no se halló, regresando al Callao el 26 de septiembre.

El 27 se le otorgó el mando de la propia fragata, zarpando el 1 de octubre dando escolta a un convoy, estando en aguas de Pisco, fue atacado el 17 de octubre de 1818 por el bergantín armado en guerra Maipú, después de tres largas horas de combate logró pasar al abordaje y con ello rendirlo, dejando al convoy libre de enemigos, arribando con él y el buque apresado el día 21 de noviembre al Callao; por su conducta en este hecho de armas y sus acertadas disposiciones, el Virrey le ascendió al grado de teniente de fragata, añadiendo un sable y un par de pistolas, más lucir en el brazo izquierdo un escudo con el lema: ‹Ventaja naval en las aguas de Pisco›, S. M. ratificó su ascenso por R. O. del 2 de abril de 1819

Después de reparado el bergantín Maypu apresado, el 6 de febrero de 1819 se le otorgó su mando, participando en todos los enfrentamientos contra la escuadra chilena al mando del almirante Cochrane, siendo muy especial el mantenido en la defensa del puerto del Callao.

El 28 de marzo logró forzar el bloqueo zarpando con una división de fuerzas sutiles, arribando a la isla de San Lorenzo desembarcando las tropas y recuperando a los prisioneros españoles regresando al Callao, el 10 de junio zarpó con su bergantín en conserva de la corbeta Sebastiana, dando escolta a la fragata mercante San Antonio, la cual dejaron en seguro a cincuenta millas de la costa, al regresar cruzaron por las aguas de Pisco, isla de Sangallan y barajando la costa hasta el Callao, prosiguió con sus salidas hasta el 1 de octubre al presentarse la escuadra al mando del almirante Cochrane.

Las noches de los días 3 y 5 de octubre se sufrieron los bombardeos de la escuadra chilena, en los que entre otras armas utilizaron los cohetes a la congreve, llegando a utilizar una fragata como los antiguos brulotes, por los buenos servicios prestados en estos combates el Virrey lo ascendió al grado de teniente de navío, siendo ratificado por S. M. por Real orden del 3 de junio de 1821.

El 20 de abril siguiente se le otorgó el mando del bergantín Pezuela, trasbordando el 10 de junio al Maypu, el 16 de agosto se le nombró comandante de la segunda división de fuerzas sutiles, sin pérdida del mando de su bergantín, el 19 siguiente zarpó con su bergantín y el paquebote Aránzazu, para cruzar sobre las aguas de la isla de San Gallan, al terminar su comisión regresó el 8 de septiembre al Callao, trasbordó al paquebote Aránzazu comisionado como parlamentario con rumbo a Pisco donde mantuvo en secreto las conversaciones con el general chileno San Martín, con el fin de llegar a algún acuerdo y paralizar la guerra, pero éstas no obtuvieron el fruto deseado, arribando al Callao de regreso el 28 siguiente.

A su llegada fue nombrado comandante de la primera división de lanchas cañoneras, el 31 de octubre zarpó con el paquebote Aránzazu, con rumbo a Ancón donde se encontró de nuevo con el general San Martín regresando al Callao, el 4 de noviembre zarpó comisionado para realizar un desembarco en Ancón, donde valoró los efectivos del ejército chileno.

Otra acción de mucho mérito fue estando al mando del mismo paquebote, pues protegió con sus fuegos a las fuerzas españolas que iban en vanguardia realizando un ataque contra el ejército chileno, poniendo en grave riesgo su buque por la cercanía a la costa.

Los chilenos apresaron a la fragata Esmeralda el 7 de noviembre de 1820, por ello y como ya se había creado escuela, se armó una división de doce lanchas cañoneras, siéndole entregado el mando enfrentándose contra las fragatas chilenas Isabel y Esmeralda, logrando ponerlas en fuga, ello le permitió apresar a la balandra armada en guerra Valparaíso.

El 10 de mayo se le dió la orden de regresar a la península transportando a dos comisionados del gobierno del Perú, para ello se le dio el mando del bergantín Maipú, que por su larga derrota sin puertos amigos y necesitar más espacio por el mayor acopio de las vituallas, solo iba armado con 14 cañones, zarpando del Callao el 29 siguiente.

Puso rumbo a doblar el cabo de Hornos y en él sufrió graves averías, logrando salir y ascender como tenía ordenado a reponer víveres a Río de Janeiro, estando en estas condiciones fue descubierto y atacado por la fragata armada en guerra Heroína, del porte de 34 cañones, aunque trató de escapar, sus mermadas facultades de navegación se lo impidieron y tras un feroz combate, al quedar prácticamente sin gente útil, tuvo que rendirse, siendo trasportado como prisionero a Río de Janeiro en la fragata negrera portuguesa San Antonio, embarcando en el navío de la India portugués Gran Careta desembarcando en Lisboa.

De esta capital pasó a Cádiz el 9 de octubre, donde le esperaba en consabido consejo de guerra por la pérdida del buque de su mando, el 18 de marzo de 1822, después de vista su explicación y la de algunos de sus compañeros, el veredicto fue de absolución completa y total.

A la entrada en la península del ejército francés al mando del duque de Angulema, pero está vez llamado por el propio rey don Fernando VII en 1823, se encontraba en la ciudad de Cádiz a bordo del navío Asía a las órdenes del general don Antonio Bácaro, participando en la defensa de Cádiz pero nada se pudo hacer y con ello volvió el absolutismo, del otrora llamado el “Rey Deseado”, desembarcando el 5 de octubre.

Se le otorgó el mando de la corbeta Descubierta, al saber era destinada al Mar de Sur, tuvo que entregar el mando por estar bajo palabra de honor de no combatir contra los chilenos y peruanos, siendo destinado a Arsenales el 1 de diciembre siguiente, permaneciendo hasta el 11 de octubre de 1824, por ser nombrado comandante del apostadero de Huelva y jefe de las fuerzas navales de Poniente, zarpando en cruceros de control en el bergantín Jacinta, goleta Andaluza y las barcas número 8 y Regla.

Por Real orden del 14 de julio de 1825 fue ascendido al grado de capitán de fragata graduado, con fecha del 1 de agosto siguiente se le otorga el mando de la corbeta Forastera, pasando al puerto de Málaga por encontrase allí, zarpando con rumbo a Cádiz donde fondeó el 27 de septiembre pasando directamente a desarme al Arsenal.

El 3 de febrero de 1826 se le otorga el mando de la corbeta Zafiro, permaneciendo diez días, trasbordando con el mismo mando al bergantín Jasón, uniéndosele la corbeta Jacinta, bergantin goleta Diligente y goleta Andaluza, zarpando el 20 siguiente con rumbo a Tánger transportando los regalos para el Sultán de Marruecos, regresando a Algeciras, permaneciendo en aguas del Estrecho.

El 4 de abril zarpó por ser avisado de la presencia de un atrevido bergantin corsario colombiano visto en la misma bocana de la bahía de Cádiz. Hasta aquí había llegado la desidia sobre la corporación y con ello, facilitar el atrevimiento de nuestros enemigos, al pasar por Cádiz se le unió el bergantín Voluntario, continuando rumbo al cabo de Santa María, donde dieron alcance al enemigo, siendo puesto en franca huida después de recibir varios impactos, viendo se alejaba mal parado decidieron regresar a Cádiz fondeando ambos el 17 de abril.

El 20 de enero de 1827, al mando de otra división compuesta por su bergantín Jasón, corbeta Descubierta y goleta Andaluza, zarparon con rumbo a Algeciras, donde fondeo el 23, el 27 siguiente se hicieron a la mar con rumbo a Ceuta, de donde zarparon con cinco mercantes con tropas dándoles escolta hasta la isla de Santa Cruz de Tenerife arribando el 11 de marzo, fondeando de nuevo en la bahía de Cádiz de regreso el 21 de abril siguiente.

Por Real orden del 17 de junio de 1827 se le entrega en propiedad el grado de capitán de fragata, por Real orden del 1 de julio se le otorga el mando del navío Soberano, zarpando el 3 de enero de 1828 dando escolta a un convoy con destino a la Habana, donde fondeó el 3 de marzo siguiente, entregándosele el mando de la fragata Casilda, zarpando el 10 continuo en comisión a Cayo Hueso, regresando el 16, zarpó el 20 en conserva con la fragata Lealtad, dando escolta a un convoy a los puertos de sotavento, estando de regreso el 31 seguido.

El 15 de mayo zarpó dando escolta a un convoy con derrota a Santander, pasando con los destinados a Ferrol y Coruña donde fondeo el 26 de junio, zarpando el 13 de septiembre con doscientos hombres de la brigada Real de Marina y dando escolta a varios mercantes con rumbo a Cádiz, donde fondeó el 23, el 1 de noviembre zarpó con un convoy con tropas rumbo a Puerto Rico donde fondeó el 4 de diciembre, zarpando en derrota a la Habana lanzando las anclas el 20 siguiente.

El 2 de agosto de 1829 zarpó de la Habana en comisión de correo y dando escolta a varios mercantes hasta la boca del canal, regresando el 9 siguiente, el 2 de septiembre zarpó con rumbo a Nueva Orleans, donde al arribar embarcó a las tropas, zarpando el 12 seguido e incorporándose a la escuadra, el 22 se separó su fragata junto al bergantín Cautivo, para dar escolta al convoy que transportaba a las tropas con destino a la barra de Tampico, para ser incorporadas a la tropas del brigadier don Isidro Barradas, arribando el 29, al siguiente viendo que la costa estaba en poder del enemigo embarcó en un bote y se acercó, éstos le confirmaron la rendición del brigadier, convencido de ello embarcó y zarpó el 1 de octubre regresando a la Habana el 21 siguiente.

El 9 de diciembre zarpó con destino a Santiago de Cuba donde arribó el 25 siguiente, embarcó el intendente don Felipe Fernández de Castro, quien había sido nombrado Plenipotenciario para las conversaciones con Haití, zarpando el 11 de enero de 1830, arribando a Puerto Príncipe el 16 seguido, el 1 de febrero zarpó arribando a Santiago de Cuba el 4, desembarcado el Plenipotenciario zarpó con rumbo a la Habana, dejando caer las anclas el 17 continuo, el 4 de abril dando escolta a un convoy de veinte velas, zarpó de la Habana arribando a la bahía de Cádiz el 24 de mayo, dándose a la vela de nuevo el 7 de junio con rumbo al Lazareto de Mahón donde fondeó el 18, pasando la cuarentena, al cumplirla regresó a la bahía de Cádiz el 18 de julio, y el 31 siguiente entregó el mando de la fragata.

Por Real orden del 12 de junio de 1831 se le nombró segundo comandante de la fragata Perla, no pudo tomar su destino por haber pedido licencia siéndole concedida para recuperar su salud.

Por Real orden del 21 de enero de 1833, se le nombró segundo comandante del arsenal de La Carraca y un tiempo después, como Comandante General interino, permaneciendo hasta el 15 de junio por incorporarse su propietario, continuando en su mando de La Carraca hasta el 28 de mayo de 1835, por serle entregado el mando del bergantín Jasón, pero el 24 de agosto se le otorgó el mando de la fragata Esperanza, permaneciendo hasta el 12 de octubre siguiente.

Se le destinó al Departamento de Ferrol, siéndole entregada la Real orden del 19 de enero de 1837 con su ascenso al grado de capitán de navío, se le ordenó regresar al Departamento de Cádiz, donde el 28 de abril de 1840 se le nombró Mayor General del mismo, pasando interinamente al mando de la Comandancia el 6 de agosto, donde permaneció hasta el 19 de septiembre siguiente por presentarse su propietario.

El 2 de marzo de 1841 se le otorgó el mando de la fragata Cortés, zarpando junto al bergantín Nervión y la goleta Isabel II, todos a su mando con destino a las fuerzas navales del noroeste, permaneciendo en navegaciones sobre el triángulo formado por las aguas de Barcelona, Mallorca y Cartagena, dando resguardo a las costas contra el contrabando, hasta el 25 de junio de 1842 regresando a la bahía de Cádiz y desembarcando por enfermo.

Por Real orden del 13 de agosto de 1843 se le ascendió al grado de brigadier, siendo nombrado Mayor General del Departamento de Cádiz, permaneciendo hasta el 29 de septiembre de 1844, por ser nombrado vocal de la Junta de Dirección de la Armada, permaneciendo hasta el 30 de enero de 1845, por serle otorgado el mando como segundo jefe de las fuerzas navales asignadas en el apostadero de La Habana, donde se trasladó de transporte en el fragata Cristina.

Permaneciendo hasta el 28 de marzo de 1846, por haber sido nombrado capitán del puerto de Cádiz. En el desempeño de éste destino le sorprendió la muerte, el 8 de noviembre seguido, cuando contaba con cincuenta y cinco años de edad, de ellos cuarenta y dos, de constantes y honrosos servicios a España.

Bibliografía:

Aragón Fontela, Miguel.: La Rendición de la Escuadra Francesa de Rosilly (14 de junio de 1808) Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura naval, N.º 55. Madrid, 2007. Págs. 67 a 90.

Barbudo Duarte, Enrique.: Apresamiento de la escuadra francesa del almirante Rosilly en la bahía de Cádiz, el 14 de junio de 1808.

Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1958. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Estado General de la Armada para el año de 1846.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.