Biografía de don Casimiro Vigodet y Garnica

Posted By on 30 octubre, 2014

Casimiro Vigodet y Garnica. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Casimiro Vigodet y Garnica. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

XXV Capitán general de la Real Armada Española.

I Almirante.

Caballero de la Real Orden del Toisón de Oro.

Gran Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden Española de Carlos III.

Ministro de Marina.

Gentilhombre de Cámara con ejercicio de S. M. Doña Isabel II.

Vino al mundo en Ferrol el 7 de diciembre de 1787, siendo sus padres don Casimiro Vigodet y Zallá, y doña María Dolores Garnica y Solloso.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Ferrol el 18 de marzo de 1800. Folio 658. Expediente N.º 3.065.

Al aprobar sus estudios teóricos se le ordenó embarcar en el navío Castilla, participando en la defensa de la bahía y puerto de Cádiz, en 1800.

Trasbordó al bergantín San Antonio, zarpando de Ferrol en 1803 para realizar un viaje redondo, con rumbo a la Habana y Veracruz.

En 1804 se le ordenó embarcar en la corbeta Batidora, realizando un tornaviaje a Montevideo y Buenos Aires, regresando el 13 de septiembre siguiente.

Ascendido a alférez de fragata, ordenándosele embarcar en el navío San Julián, trasbordando poco después al San Ildefonso, pertenecientes ambos a la escuadra del general don Federico Gravina, zarpando el 20 de octubre de 1805 de la bahía de Cádiz, participando en el innecesario combate de Trafalgar, al día siguiente contra la escuadra británica del almirante Nelson, siendo hecho prisionero.

Al ser canjeado regreso a Ferrol el 5 de noviembre siguiente, poco después se le entregó la Real orden del 9 seguido siendo ascendido al grado de alférez de navío, promoción extendida a todos los participantes en el combate anterior.

En plena guerra contra el invasor napoleónico entre 1810 á 1812, pasó a prestar sus servicios encuadrado en los batallones de Infantería de Marina, participando activamente en muchos combates, entre ellos los de San Pelayo, Espinosa de los Monteros, Lugo, sitio de Astorga, retirada de Burgos, siendo ascendido por sus muchos méritos demostrados en ellos al grado de teniente de navío por Real orden del 3 de julio de 1812.

Se le ordenó embarcar en la goleta Descubierta y poco después en el navío Asia, con éste realizo un viaje a Valparaíso y el Callao, para desembarcar las tropas transportadas como refuerzo en aquel virreinato, regresando a la bahía de Cádiz en 1815.

En 1817 se le ascendió a capitán de fragata, otorgándole el mando de la Fama, destinada a realizar cruceros por el Mediterráneo y distintas comisiones a las regencias norteafricanas.

En 1818 realizó un viaje a Nápoles, con una Real comisión.

Entre 1819 á 1825 estuvo al mando de varios buques; las fragatas Perla y Cortés, la corbeta Aretusa y la fragata Iberia, con ellos realizo todo tipo de navegaciones, tanto de patrullas de las costas y aguas, como diversas comisiones.

Fue ascendido a capitán de navío por Real orden del 14 de julio de 1825.

Al mando de la fragata Soledad, transportó desde Río de Janeiro a Europa a la reina doña María Isabel en 1826.

En el mes de noviembre de 1826 con el buque de su mando realizó un viaje a la Habana, dando escolta a un convoy con tropas como refuerzo a la isla de Cuba, permaneciendo en éste apostadero hasta el 6 de mayo de 1828, zarpando con rumbo a Ferrol.

Entre 1829 á 1833 estuvo en diversos destinos en tierra, hasta recibir la Real orden del 27 de abril, siéndole otorgado el mando de la fragata María Cristina.

En 1834 fue designado vocal de la Junta Superior de Gobierno de la Armada, viajando para tomar su destino a la Villa y Corte.

Al año siguiente de 1835 se le otorgó el mando del navío Héroe, permaneciendo hasta recibir la Real orden del 18 de septiembre seguido por ser reclamado a Madrid, donde permaneció hasta 1836, por ser ascendido al grado de brigadier.

Fue destinado como comandante de los tercios navales de Barcelona y de las fuerzas marítimas de estas costas, cargo que desempeñó hasta el 16 de agosto de ese mismo año, por haber sido designado diputado a Cortes por la jurisdicción de Coruña.

En el mes de septiembre de 1836 se le nombró Comandante General del Departamento de Cartagena, permaneciendo hasta 1839, por ser ascendido al grado de jefe de escuadra. En esta época dada la escasez de medios navales, los Departamentos de Cartagena y Ferrol pasaron a ser denominados Apostaderos, por ello el grado de su Comandante era el de brigadier y no el de teniente general como había sido desde su fundación.

Fue designado secretario de Estado y del Despacho de Marina, Comercio y Ultramar, cargo al que renunció, incluyendo en su notificación también la de permanecer como Comandante del Departamento de Cartagena.

En 1840 fue llamado a Madrid, por considerar la reina Isabel II ser una persona adecuada por sus conocimientos, por ello se le otorgó el cargo de Vocal del Consejo de Gobierno y Dirección de la Armada, para que de ella emanaran las reformas más convenientes para la Corporación por personas preparadas para ello.

Al ser disuelto éste Consejo, se le designó vocal del Tribunal Supremo de Guerra y Marina.

En 1844 se le encomienda la comisión de estudiar los adelantos sufridos en la construcción naval, trasladándose para ello al Reino Unido, por ser la más avanzada en esta época.

Por su aprobación en 1849, se ordeno la construcción en astilleros británicos de los vapores de guerra Colón, Pizarro y Cortés, siéndole encargada la supervisión de su construcción.

En 1850 por su gran labor realizada se le ascendió al grado de teniente general, siendo nombrado poco después capitán general del Departamento de Cádiz, vuelto a su denominación y categoría de toda su historia.

Se le designo Ministro de Marina el 3 de mayo de 1852, por los vaivenes de la política permaneció en el puesto hasta el 13 de junio siguiente.

Al cesar en el ministerio, se le ocupó en diversos destinos de la Administración central, entre otros, el de vicepresidente del Almirantazgo.

En 1857 fue de nuevo destinado como capitán general del Departamento de Cádiz.

En el mes de noviembre de 1858, se le asciende a Capitán General supernumerario, siendo en 1866, cuando se le entrega en propiedad.

En 1869 por efecto de la revolución que obligó a abandonar España a la reina doña Isabel II, se reorganizó la Armada, entre otras cosas se cambió la denominación de los grados de Generales a los de Almirantes, por ello se le nombró Almirante, continuando como la máxima dignidad de la Armada.

Fue el último superviviente de los oficiales que participaron en el combate de Trafalgar.

Falleció en la ciudad de Cádiz el 2 de enero de 1878, contando con noventa y un años de edad, de ellos setenta y ocho de servicios a España.

Gran favorecedor del Museo Naval. De cultísima reputación, mejoró en nuestro país las ciencias náuticas.

Era poseedor de muchísimas condecoraciones, tanto españolas como extranjeras, entre otras: Placas y Grandes Cruces de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; de la Real y Muy Distinguida Orden
Española de Carlos III; de la Real Orden Americana de Isabel la Católica; de la Orden del Mérito Naval con distintivo Rojo y el Collar del Toisón de Oro, además de ser Gentilhombre de Cámara con ejercicio.

De sus hermanos, uno de ellos, don Gaspar, alcanzó el grado de teniente general y se distinguió mucho en los tiempos de la regencia de Fernando VII. Otro, don José murió en el incendio del navío Real Carlos.

Por Real orden del 14 de octubre de 1869 se dispuso que: «…apreciando los relevantes méritos y distinguidos servicios de tan eminente general, digno por todos conceptos de que reposasen sus restos en el sagrado lugar, que la patria tiene reservado a los marinos ilustres en el Panteón de San Carlos, se verificara la exhumación y traslación de dichos restos desde el cementerio de Cádiz, donde yacían, al referido Panteón, siendo de cuenta del Estado los gastos que se originaran.»

Terminado el mausoleo fueron trasladados sus restos mortales con los honores correspondientes a su dignidad el 12 de junio de 1902.

Las inscripciones de su sepulcro dicen lo siguiente:

Don Casimiro Vigodet y Garnica

Veterano de Trafalgar

Almirante de la Armada

de la insigne Orden del Toisón de Oro

Padeció por la patria.

Nació en El Ferrol el VII de diciembre de MDCCLXXXVII

Falleció en Cádiz el II de enero de MDCCCLXXVIII a los

72 años y 28 días de servicios, llorado por la Marina cuyas

antiguas glorias representara, y por la nación entera,

que honró como ciudadano e ilustró con su nombre.

D. E. P.

Su patria, para perpetua memoria, le erigió este monumento.

Mausoleo en el Panteón de Marinos Ilustres de don Casimiro Vigodet y Garnica. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Mausoleo en el Panteón de Marinos Ilustres de don Casimiro Vigodet y Garnica. Cortesía del Museo Naval. Madrid.

Bibliografía:

Cervera y Jácome, Juan. El Panteón de Marinos Ilustres. Ministerio de Marina. Madrid. 1926.

Cervera Pery, José.: El Panteón de Marinos Ilustres, trayectoria histórica, reseña biográfica. Ministerio de Defensa. Madrid, 2004.

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

González de Canales, Fernando. Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2000.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.