Biografía de don Antonio Terry y Rivas

Posted By on 29 marzo, 2015

 

Contralmirante de la Real Armada Española.

Senador Vitalicio.

Vino al mundo el 27 de noviembre de 1838 en Cádiz, siendo sus padres don José María Terry y Villa, y doña Josefa Rives y Genovés.

Ingresó en el Colegio Naval Militar el 31 de diciembre de 1852, a la edad de catorce años. Expediente N.º 4.240.

En 1858 era guardiamarina de 2ª, en 1859 guardiamarina de 1ª y el 26 de julio de 1860 se le ascendió a alférez de navío. Durante su permanencia en el Colegio y cuando ya salió de él como oficial subordinado realizó muchas navegaciones, aunque los medios de la época eran pocos, entre ellos embarcó en los buques, Scipión, Reina Isabel, Pinta y Habanero.

Así mismo estuvo presente en el apoyo naval de la guerra de África en 1860. En 1862 participó en la expedición a México y a su regreso, se le encargó realizar una comisión diplomática en el vecino país de Portugal, por ello se desplazó a su capital, Lisboa.

Por Real orden del 22 de mayo de 1867 se le ascendió al grado de teniente de navío de 2ª clase, por una reformar de 1870 en las graduaciones con la misma fecha se le reconoció el ascenso a teniente de navío de 1ª clase, al poco tiempo se le otorgó el mando del cañonero Ana; por Real orden del 26 de agosto de 1870 se le asciende a grado de capitán de fragata graduado, con sueldo pero sin antigüedad, un tiempo después se le otorgó el mando del vapor Alerta; en 1873 se encontró también en los combates contra los cantonales en la ciudad de Málaga, pasando a realizar otras misiones de guerra en las cercanías de Melilla, pasando después a la isla de Santo Domingo y posteriormente a Cuba.

Por Real orden del 23 de enero de 1878 se le asciende en propiedad al grado que ya ostentaba, así como a coronel de la infantería de Marina, sucesivamente se le otorgaron los mandos de los cruceros Gravina y Sánchez Barcáiztegui, por Real orden del 10 de julio de 1889 fue ascendido al grado de capitán de navío, poco después se le otorgó el mando del acorazado llamado coloquialmente en la Corporación como el ‹Rey Solitario› pues solo teníamos uno, no siendo otro que el Pelayo.

Al entregar el mando del acorazado fue designado Jefe del Estado Mayor de la escuadra de Instrucción, destinada a realizar prácticas por el mar Mediterráneo, por ello navegó mucho por él llegando a su extremo más oriental.

Al dejar este cargo se le destino como comandante de marina de Manila, en las islas Filipinas; después de dos años, se le ordenó regresar a la península, otorgándole el mismo cargo pero esta vez en la ciudad de Bilbao por Real orden del 7 de diciembre de 1892.

Se le llamó al Ministerio, donde desempeñó el cargo de oficial primero de las secciones de armamento y de los establecimientos científicos de la dependencia del Ministro, ocupando al mismo tiempo el cargo de secretario Militar y subsecretario del propio Ministerio por Real decreto del 15 de julio de 1895.

Por Real orden del 19 de septiembre de 1895 fue ascendido a capitán de navío de 1ª clase.

Se le designó como diputado a Cortes por la circunscripción de la ciudad de Cádiz y por último, fue nombrado Senador Vitalicio.

Falleció en 1900 se desconoce la fecha y la ciudad, aunque por el cargo bien se puede afirmar fuese en Madrid, cuando contaba con sesenta y un años de edad, de ellos cuarenta y ocho de buenos servicios a España.

Estaba en posesión entre otras de las condecoraciones siguientes: Cruz de la Marina de Diadema Real; Gran Cruz al Mérito Militar de 2ª clase con distintivo Rojo; Cruz al Mérito Naval de 2ª clase con distintivo Rojo; Cruz al Mérito Naval de 1ª clase con distintivo Blanco; Tres Cruces al Mérito Naval de 2ª clase con distintivo Blanco; Cruz al Mérito Naval de 3ª clase con distintivo Blanco; Cruz al Mérito Militar de 2ª clase con distintivo Blanco; Cruz al Mérito Militar de 1ª clase con distintivo Blanco; Cruz y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; Medalla de África; Medalla de Cuba; Benemérito de la Patria y Comendador de la orden del Salvador, de Grecia.

Fue uno más de los muchos marinos que igual se adentraban en la mar, empuñando un arma y se batían hasta vencer o morir, y con la misma facilidad cogía la pluma, por ello su obra transmitida es muy fecunda, entre las muchas obras escritas y publicadas, están:

«Manual del navegante»; Barcelona, 1873. «El compañero del navegante a la vista de tierra»; Madrid, 1875. «El desvío de la aguja Náutica»; Madrid, 1875. «Manual del navegante»; 2ª edición, Barcelona, 1875. «Tablas náuticas para abreviar los cálculos de navegación, parte recopiladas y partes compuestas»; Madrid, 1879. «Solución de los problemas……»: Obra de texto para el examen de ingreso en el Cuerpo de la Armada; Madrid, 1879. «El inseparable del Marino para uso de la marina de guerra y mercante, armadores, navieros y cuantos se relacionan con los asuntos marítimos»; en colaboración con Eugenio Agacino, Madrid, 1883. «Tablas de azimutes para todos los astros cuya declinación no excede de 30º y entre los paralelos 0º y 60º en ambos hemisferios, seguidos de tablas de declinaciones del Sol y de Tablas de declinaciones y ascensiones rectas de las principales estrellas»; Madrid, 1884. «El marino en el puente a la vista de tierra y de buques»; Madrid, 1887. «Diccionario marítimo inglés-español y Vocabulario marítimo español-inglés»;  Madrid, 1890. «Guía del marino en el puente»; Barcelona, 1892. «Compensación de la aguja Thomson»; Bilbao, 1894; con posterior edición en Madrid, 1895. «Tablas de distancia en millas náuticas entre los puertos y puntos de recalada más importantes del Globo»; Barcelona, 1895. «Libro de diques y varaderos de todos los puertos del Globo»; Madrid, 1896. «Manual del navegante»; 4ª edición, Madrid, 1897. «Características navales de los puntos de recalada y puertos más comerciales del Globo…»; Madrid, 1898. «Diccionario de los términos y frases de Marina, Español-Francés-Inglés»; Madrid, 1899. «Apuntes de Meteorología náutica, Oceanografía y Derrotas»; Ferrol, 1899.

Bibliografía:

Bordejé y Morencos, F. Fernando de.: Crónica de la Marina Española en el siglo XIX, 1800-1868 (Tomo I) Editorial Naval. Madrid, 1993.

Bordejé y Morencos, F. Fernando de.: Crónica de la Marina Española en el siglo XIX, 1868-1898 (Tomo II) Editorial Naval. Madrid, 1995.

Enciclopedia General del Mar. Garriga, 1957. Compilada por don José María Martínez-Hidalgo.

Estado General de la Armada para el año de 1858.

Estado General de la Armada para el año de 1859.

Estado General de la Armada para el año de 1861.

Estado General de la Armada para el año de 1859.

Estado General de la Armada para el año de 1869.

Estado General de la Armada para el año de 1871.

Estado General de la Armada para el año de 1876.

Estado General de la Armada para el año de 1880.

Estado General de la Armada para el año de 1890.

Estado General de la Armada para el año de 1893.

Estado General de la Armada para el año de 1896.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.