Biografía de don Baltasar de Sesma y Zaylorda

Posted By on 11 julio, 2015

 

Jefe de escuadra de la Real Armada Española.

Caballero profeso de la Militar Orden de Santiago. 1778, sig. 7.741.

Encomienda de Villoria en la Orden de Santiago.

Cruz de la Real y Muy Distinguida Orden Española de Carlos III, pensionada.

Vino al mundo en la población de Bayona de Francia siendo bautizado en la Catedral el 31 de agosto de 1738, fueron sus padres don Zenón Bernardo de Sesma y Escudero, y doña María Joaquina de Zaylorda Ruiz de Murillo.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz el 2 de julio de 1754. Expediente N.º 707.

Al aprobar los exámenes teóricos se le ordenó embarcar, pasando a la fragata Industria, los navíos Castilla, España, Neptuno, Soberano y fragata Juno, con todos ellos practicó el corso por el océano y el Mediterráneo, posteriormente paso al navío Terrible incorporado a la escuadra del general don Juan José Navarro, viajó a Nápoles para transportar a Barcelona a la Real familia del nuevo rey don Carlos III, a su regreso embarcó en el jabeque Vigilante y posteriormente trasbordó al Aventurero, al regresar se le notificó su ascenso del 18 de febrero de 1760 a alférez de fragata, con la orden de embarcar en el navío Glorioso, realizando la misma comision anterior, pasando con pertrechos a la islas Baleares y con tropas a las Afortunadas, más tarde trasbordó al Atlante, incorporado a la escuadra de don Agustín Idiáquez, realizando un tornaviaje a Cartagena de Indias.

En 1762 estando en la escuadra del marqués de Casa Tilly, se le ordenó tomar el mando de la polacra Sacra Familia cargada con trigo para desembarcarlo en Cartagena, por orden el 5 de mayo de 1763 trasbordó al chambequín Andaluz, comisionado en corso, participando en el apresamiento de un pingue argelino del porte de 16 cañones, apresando ciento setenta y un moros y turcos, siéndole ordenado pasar a marinarlo entregándolo en el puerto de Málaga, regresó a Cartagena y al regresar su buque volvió a embarcar, participando en la caza de una goleta, siendo capturados cincuenta y cuatro moros, un tiempo más tarde volvió a enfrentarse a un pingue del porte de 22 cañones, pero este decidió embarrancar en la bahía de Tetuán y su dotación pegarle fuego.

Pasó al chambequín Garzota integrado en la escuadra del general don Juan José Navarro, zarpando de la bahía de Cádiz arribando a Cartagena donde se encontraba la Infanta de España doña María Luisa, embarcando el mismo 24 de junio, volviendo a hacerse a la mar al amanecer del 25 rumbo a Génova, donde fondearon el 17 de julio siguiente, para convertirse en la esposa de Leopoldo el Gran Duque de Toscana, quien posteriormente ocupó el trono imperial, hubieron fiestas y convites para las dotaciones y mandos, zarpó de nuevo la escuadra rumbo al puerto de Livorno capital de Liorna, donde embarcó la Princesa María Luisa de Parma, quien venía a contraer nupcias con el Príncipe de Asturias, futuro don Carlos IV regresando la escuadra a Cartagena el 11 de agosto. En el viaje todos observaron la disposición de la escuadra, estando partida en tres divisiones de tres navíos, navegando de tres en línea y de fondo, estando en el centro de la formación el Rayo para resguardo de mares y casi de vientos, de ahí que los trayectos fueran a poca velocidad para no molestar a las nobles damas.

Por Real orden del 15 de enero de 1766 fue ascendido al grado de alférez de navío y con ella la orden de trasbordar al navío Galicia, encontrándose a su bordo le fue entregada la Real orden del 17 de septiembre de 1767 con su ascenso al grado de teniente de fragata, más tarde pasó al Dragón, realizando a las órdenes del marqués de Casa Tilly un viaje redondo a Cartagena de Indias, estando aquí el 1 de julio de 1769 se le confió el mando de la saetía particular San Juan Bautista, transportando tropas del ejército a Nueva Orleans, como refuerzo de las enviadas desde la Habana, de donde regreso a la bahía de Cádiz quedando desembarcado el 7 de agosto de 1770.

El 1 de enero de 1771 fue destinado al Departamento de Ferrol, donde al llegar embarcó sucesivamente en los navíos San Vicente Ferrer, San Nicolás y San Pedro, regresando a bordo del último a la bahía de Cádiz donde el 28 de agosto de 1772 quedó desembarcado, encontrándose en este Departamento le fue entregada la Real orden del 21 de diciembre de 1772 con su ascenso al grado de teniente de navío.

Se le destinó de nuevo al Departamento de Ferrol, donde al llegar se le nombró segundo comandante de la fragata Santa Bárbara, zarpando con rumbo a Cartagena para incorporarse a la escuadra del general don Pedro Castejón, participando en 1775 en la expedición contra Argel, al arribar se le confió el mando de la goleta Golondrina con ella apoyó tanto el desembarco de las tropas como su reembarque, al regresar a Cartagena se le ordenó trasbordar al navío Velasco zarpando rumbo a Cádiz.

Pasó a Ferrol siéndole otorgado el mando de la urca Monserrate, zarpando con rumbo a Cádiz, poco después trasbordó al mando de la urca San Juan, cargada con azogues realizando un tornaviaje con destino a Veracruz.

Por Real orden del 17 de febrero de 1776 se le ascendió al grado de capitán de fragata, poco más tarde se le otorgó el mando de la urca Anunciación, cargada con los hombres del regimiento de Bruselas los transportó a San Juan de Puerto Rico, desembarcados zarpó con rumbo a la Habana, embarcando maderas para la construcción de buques con destino a Ferrol, donde las desembarcó, zarpando de nuevo con rumbo a Cádiz.

Recibió la orden de trasbordar de segundo comandante al navío San Pascual, pasado un año se le otorgó el mando el 15 de junio de 1778 de la fragata Rosario, zarpando en comisión de corso sobre el cabo de San Vicente, más tarde se le agregó la fragata Bárbara, para dar protección a los buques provenientes de ultramar, al regreso de uno de los cruceros quedó incorporado el 13 de octubre siguiente a la escuadra de jabeques al mando de don Juan de Araoz, cruzando sobre las aguas del Estrecho, el 4 de enero de 1779 pasó junto a la fragata de su conserva a realizar cruceros separados del grueso de la escuadra, el 12 de febrero zarpó con rumbo a Cartagena transportando pertrechos de guerra, aprovechando su presencia lo hizo dando escolta a un convoy con rumbo a Cádiz donde fondeó el 23 de junio siguiente, siendo incorporado a la división del brigadier don Juan de Lángara, zarpando de la bahía con rumbo a cruzar sobre Ceuta y Punta Europa, encontrándose en el cabo de Trafalgar se le dio la orden de embarcar al Mayor General de la escuadra, quien debía ser transportado al buque insignia del general don Luis de Córdoba, para comunicarle el nuevo estado de guerra con el Reino Unido, encontrando a su regreso a la escuadra sobre el cabo de San Vicente, donde trasbordo al Mayor.

Estando en la mar recibió la orden de quedar incorporado a la división del brigadier don Vicente Doz, practicando cruceros sobre las aguas del Estrecho, regresando a la bahía de Cádiz donde se cargaron víveres y de nuevo se hicieron a la vela al mismo lugar a proseguir su navegación, esta vez incorporado a la escuadra de don Antonio de Ulloa, pasando un tiempo después a las órdenes del brigadier don Juan de Lángara, siendo comisionado para dar escolta a una urca con destino a la bahía de Cádiz donde fondeó el 1 de noviembre seguido.

El 24 de febrero de 1780 zarpó de Cádiz incorporado a la división de don Juan de Araoz, compuesta por cuatro navíos, dos fragatas y tres jabeques como refuerzo del bloqueo de Gibraltar, presentándose sobre él el 28 siguiente, quedando incorporados a la escuadra del general don Antonio Barceló, el 23 de junio seguido pasó a las órdenes del brigadier don Juan Joaquín Moreno, quien al mando del navío San Miguel en unión a su fragata bombardearon durante dos horas al navío británico Panther fondeado en el Peñón, el 9 de julio se le comisionó junto a las fragatas Gertrudis y Catalina, galeón Carmen, escampavía San José y falucho Atrevido a cruzar sobre las aguas del Estrecho, permaneciendo hasta el 6 de mayo de 1781, pasando a las órdenes del brigadier don Francisco de Vera con base en Málaga, zarpando con rumbo a Cartagena, al arribar por encargo personal de S. M., se le otorgó el mando a parte de su fragata Rosario, de la Gertrudis, los jabeques Mallorquín, Gamo, Carmen, Fortuna, la balandra Carlota y seis gabarras cañoneras, dándose a la vela el 29 de julio en comisión secreta, al regresar cumplida a satisfacción del Rey quedó incorporado a la división del brigadier don Ventura Moreno.

El 6 de agosto seguido zarpó con rumbo a Menorca, el 18 siguiente su jefe le ordenó formar división junto a la balandra Carlota y el jabeque Fortuna, para dar escolta a un convoy de treinta velas que transportaba tres batallones de los regimientos del ejército, de Saboya, Princesa y Ultonia, estando a las órdenes del brigadier don Luis de las Casas, con destino a efectuar un desembarco en la ensenada de Calabufat, efectuándose el 19 siguiente a pesar de los problemas que presentaba la zona, siendo puestos en tierra los dos mil hombres embarcados, reincorporado de nuevo, su jefe el 23 seguido con la mismas fuerzas le confió la escolta de un convoy de cuarenta velas mercantes, cinco gabarras, dos bombardas y dos balandras, dejándolas en su destino, el 26 se le comisionó para dar escolta a un convoy de veintiséis velas con víveres y pertrechos de guerra con destino al puerto de la misma isla de Fornells, dejándolos a salvo el 28 siguiente, el mismo día se le comisionó para embarcar dos ayudantes del General del ejército para ser transportados a Barcelona, a su paso por Ciudadela entró en el puerto para embarcar a ciento veintiocho prisioneros, por haber sido destinados también a la Ciudad Condal, arribando el 30, permaneció en el fondeadero embarcando víveres y pertrechos zarpando el 4 de septiembre rumbo a Mahón, dando a su vez escolta a cuatro velas cargadas con más pertrechos y pólvora, dejándolas a salvo en el puerto de Fornells.

El 11 se le ordenó dar escolta a una urca cargada con sesenta y cuatro prisioneros con destino a Barcelona, donde desembarcaron el 14 siguiente, el 17 zarpó con víveres y situado para el ejército por un importe de un millón seiscientos treinta mil reales, dando escolta a varias velas con más pertrechos y destino al puerto de Fornells, fondeando en la ciudad Condal el 21 siguiente, encontrándose aquí le fue entregada la Real orden del 16 de septiembre próximo pasado con su ascenso al grado de capitán de navío.

El 19 de noviembre zarpó a las órdenes de don Ventura Moreno, quien enarbolaba su insignia de jefe en el jabeque San Bruno, más la fragata Gertrudis, con rumbo a cruzar sobre Orán y el cabo de Gata, por tener noticias de moros navegando para evitar sorpresas desagradables permanecieron cruzando hasta el 9 de diciembre que fondearon en Cartagena, el 20 zarparon habiendo aumentado la escuadra con una fragata y varios jabeques, dando escolta a siete velas cargadas con pertrechos y víveres con rumbo a Fornells, donde fondearon el 9 de febrero de 1782, a su llegada les informaron de la reconquista a los británicos del castillo de San Felipe en la isla de Menorca el 4 anterior.

El 20 siguiente zarpó dando escolta a varias velas con rumbo a Mahón, donde fondeó el 22 permaneciendo hasta el 25 de marzo, por recibir la orden de su Jefe don Ventura Moreno para zarpar dando escolta hasta el Estrecho con su fragata Rosario de su insignia, la Gertrudis, el jabeque Mallorquín y el bergantín Fiscarter y dos corsarios particulares a veintiuna velas cargadas con tropas para ser desembarcadas en el campamento de Gibraltar, más otras veintiocho cargadas con pertrechos de guerra, fondeando al completo el 27 de mayo, permaneció hasta el 5 de junio, zarpando con su división formada ahora por su fragata, la Gertrudis, los jabeque Mallorquín y Fortuna más el galeón Carmen, con rumbo a la bahía de Palma de Mallorca, donde fondeó el 3 de julio seguido, recibió la orden de zarpar, pero antes dio las órdenes pertinentes a los comandantes de su división, pues debía de transportar desde Mallorca a Mahón al obispo señor don Pedro Benedie designado para la diócesis de la última ciudad, embarcado de transporte en el galeón Carmen, arribando a su destino el 12 siguiente, donde a su vez pasó a ocupar su puesto designado por S. M., por Real orden del 25 de marzo anterior siendo nombrado Comandante de Marina del mismo puerto.

El 15 de septiembre siguiente arribaron al puerto las fragatas Gertrudis, jabeques San Bruno, Gamo y Catalán, para unirse a la fragata de su mando la Rosario y el galeón Carmen, pues S. M., había ordenado se pusieran a sus órdenes para proseguir en la lucha contra el corso utilizando como base el puerto de Mahón, no tardó en decidirse a salir con todas sus fuerzas, zarpando para cumplir la orden del Rey el 22 seguido, permaneciendo en la mar hasta el 1 de diciembre que fondeó en Cartagena, recibiendo la Real orden de zarpar con rumbo a Orán para transportar doscientos sesenta y seis desterrados, lo que verifico el 17 siguiente acompañado por los jabeques correo, fondeando en la ciudad norteafricana el 19, al terminar el desembarco de los transportados y embarcada la tropa de la plaza zarpó el 21 consecutivo, fondeando en Cartagena el 24 seguido, zarpando el 9 de enero de 1783 con toda su división a practicar el corso, regresando de su crucero el 22 de febrero continúo.

Permaneció hasta el 18 de marzo del año siguiente, cuando recibió la orden del capitán general por mandato de S. M., de salir de nuevo en corso, pero se le daba opción de elegir los buques, pues las dos fragatas, la Rosario y Gertrudis debían pasar a desarme,  quedando formada su división por la fragata Santa Rosa, jabeques Catalán, Murciano, Gamo, Mallorquín, San Antonio y el galeón Carmen.

El 19 de abril zarpó con su división en comisión de corso, regresando a Cartagena el 13 de junio siguiente, al arribar el comandante general le ordenó quedar incorporado a la expedición contra Argel al mando del general don Antonio Barceló, zarpando el 2 de julio, participando muy activamente en cuantas comisiones le fueron encomendadas y sobre todo en los diferentes bombardeos sobre la ciudad, regresando a Cartagena el 10 de agosto seguido, habiendo dejado algunos de sus buques de protección del convoy en aguas de Argel, a los pocos días se le dió la orden de zarpar con los cuatro jabeques de su mando con rumbo a Argel, para dar la orden a los que allí se encontraban de regresar a Cartagena, fondeando todos de regreso el 21 siguiente, recibiendo la orden del 2 de septiembre continuo de entregar el mando de su división al capitán de navío don Federico Gravina, pasando destinado al Departamento de Cádiz, lo que cumplió.

Por Real orden del 16 de marzo de 1784 se le otorgó el mando del navío Rayo, siendo comisionado para transportar un situado de cinco millones de Cádiz a Cartagena, zarpando el 25 de abril y fondeando el 30, desembarcando los caudales al día siguiente.

El 29 de mayo fue elegido su buque por el general don Antonio Barceló como su insignia, para zarpar de Cartagena con la expedición a su mando contra Argel, compuesta por cuatro navíos españoles, dos napolitanos, dos portugueses y un maltés; siete fragatas españolas, tres napolitanas, dos portuguesas y dos maltesas; jabeques: diez españoles y dos napolitanos, tres balandras y un lugre españoles, cuatro galeras maltesas, dos galeotas españolas, treinta y seis lanchas cañoneras, veinticuatro bombarderas, once obuseras y seis auxiliares, cuatro brulotes y setenta y cinco velas del comercio fletadas para hospital y transporte de pertrechos, zarpando el 28 de junio con rumbo a Argel donde arribaron el 10 de julio siguiente, efectuándose los ocho bombardeos sobre la ciudad por las lanchas, protegidas por el resto de buques, permaneciendo hasta el 23 siguiente, por darse la orden de regresar al puerto de salida.

Al arribar el general desembarcó, recibiendo la orden de zarpar en comisión de corso junto al navío San Fermín, la fragata Colón y bergantín Atocha todos a sus órdenes, para cruzar entre Málaga y el Estrecho, zarpando el 13 de agosto permaneciendo hasta el 28 de septiembre seguido, a su regreso embarcó el regimiento de Infantería Sevilla para ser desembarcado en Mazalquivir, zarpando el 31 arribando a la plaza y desembarcando la tropa, dándose a la vela fondeando de regreso en Cartagena el 5 de noviembre, el 11 siguiente zarpó con rumbo a Cádiz donde fondeó el 16, entregándole la orden de desembarcar por pasar a desarme el navío, pero no se cumplió, pues por otra Real orden se le comunicaba dar escolta a las fragatas Pilar y Loreto por ir cargadas con el regimiento de Infantería Guadalajara con destino a Mahón, zarpando el 3 de febrero de 1785 fondearon el 7 siguiente, dándose a la vela el 14 continuo de regreso a Cádiz, pero un duro temporal le obligó a realizar varias arribadas a Cartagena y posteriormente a Málaga, logrando fondear en la bahía el 6 de abril seguido, desembarcando y pasando el navío a desarme.

En octubre siguiente por Real orden se le otorgó el mando del navío Miño, destinado en principio a trasladar a Constantinopla al Embajador de Marruecos, por ello se acondicionó el buque para esta comisión especial, pero una Real orden le enviaba primero a transportar un millón doscientos mil pesos fuertes para el encargado de negocios español Conde de Espilly en Argel, cargado el buque no pudo zarpar por los vientos contrarios hasta el 26 de enero de 1786, arribando a su destino el 10 de febrero, desembarcando el situado en tres días a pesar de la mala mar, zarpando el 13 arribando el 17 siguiente pasando la cuarentena.

Como no era posible esperar, por otra Real orden le fue comunicado que el Embajador seguía esperando, para acortar un poco el tiempo se envío a la fragata Santa Águeda, en ella embarcó la comitiva siendo traslada a Cartagena donde embarcó en el navío, estando compuesta por el Embajador, cuatro magnates y ciento cinco sirvientes, fue embarcado para manutención y gastos diversos de la comitiva medio millón de pesos fuertes, todos acomodados zarpó el 20 de mayo, el 18 de junio fondeó en Siracusa en la isla de Sicilia para aprovisionarse de víveres frescos y rellenar la aguada, dando la vela el 1 de julio fondeando en varios puertos antes de entrar en los Dardanelos a causa de los vientos contrarios, repitiendo el fondeo a pesar de estar muy cerca de Constantinopla, donde logró arribar y desembarcar al Embajador con su servidumbre, zarpando de nuevo el 31 siguiente, arribando a Mahón el 18 de agosto, pero de nuevo los vientos no le dejaron entrar hasta el siguiente 23 de septiembre, pasando directamente todos al Lazareto a pasar la cuarentena, al cumplir el plazo regresó la dotación al buque, aprovechando este tiempo fue rehabilitado e intento hacerse a la mar pero le fue imposible hasta el 27 de noviembre con rumbo a Cádiz, la persistencia de los vientos contrario le obligó a realizar varias entradas en Alicante y Cartagena, hasta que el 1 de enero de 1787 logró fondear en la bahía de Cádiz, al poco tiempo se le dio la orden de desembarcar por pasar a desarme el buque. Comunicado al Rey el buen servicio prestado a la corona y satisfecho le concedió la encomienda de Villoria en la Orden de Santiago.

Quedó con destino en los Batallones de Infantería de Marina, encontrándose en ellos le fue entregada la Real orden del 14 de enero de 1789 con su ascenso al grado de brigadier.

Por Real orden del 13 de enero de 1793 se le otorgó el mando del navío Real Carlos de tres baterías y 120 cañones, siendo el elegido por el general don Juan de Lángara como su insignia, pero el 27 siguiente se vió obligado a desembarcar, por recibirse una Real orden para que el buque pasara a Cartagena e incorporarse a la escuadra del general don Francisco de Borja, por ello zarpó el 28 de febrero formando división junto al navío Gallardo y fragata Florentina, fondeando en su puerto de destino el 10 de marzo, embarcando al día siguiente el general don Francisco de Borja enarbolando su insignia.

Al declarase la guerra a la república francesa zarpó el 6 de mayo de 1793 la escuadra compuesta por veinticuatro navío y cuatro fragatas del puerto de Cartagena, para realizar toda la campaña de Cerdeña, en su derrota apresaron la fragata francesa Hèléne, participando en la toma de las islas de San Pedro y de San Antíoco, y la quema en esta última de la Richmond, su viaje a Génova y posteriormente a Córcega, pasando a dar protección a los ejércitos napolitano y piamontés, sobre la ribera del Var, continuando hasta Niza y Villafranca, estando aquí se desató una epidemia por el mal estado de los víveres, obligando al general Borja a regresar a Cartagena, lo que efectuó entre los días 9 y 10 de julio siguiente, donde desembarcaron más de tres mil hombres enfermos.

Se hizo la escuadra de nuevo a la mar el 7 de agosto compuesta por dieciséis navíos y seis fragatas, al mando de su general fondeando en Cádiz el 14 siguiente, siéndole entrega la Real orden del 12 de febrero de 1794 notificándole su ascenso al grado de jefe de escuadra, por ello entregó el mando del buque quedando destinado en el Departamento.

Por Real orden del 6 de noviembre de 1794 se le destinó como segundo en la escuadra del general don José Solano, arbolando su insignia en el navío San Justo el 10 de diciembre seguido, una afección le obligó a desembarcar el 11 de junio de 1795 fijando su residencia en la isla de León, falleciendo poco después, cuando contaba con sesenta años de edad, de ellos cuarenta y tres de muy honrosos servicios.

Bibliografía:

Cárdenas Piera, Emilio de.: Caballeros de la Orden de Santiago. Siglo XVIII. Ediciones Hidalguía. Madrid, 1977 — 1996. Del tomo VI al IX. De IX.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

VV. AA.: Dos Expediciones españolas contra Argel, 1541 y 1775. Servicio Histórico Militar. Madrid, 1946.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.