Biografía de don José Manuel de Goicoa y Labart

Posted By on 18 julio, 2015

 

Capitán de navío de la Real Armada Española.

Vino al mundo en la ciudad de San Sebastián en 1757, siendo sus padres don José de Goicoa y de Olaiz, y doña Francisca Labart y de Zurmendia.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz el 22 de mayo de 1776, siendo elegido para proseguir sus estudios en la recién creada de Ferrol. Expediente N.º 1.464.

Al aprobar su examen teórico se le ordenó embarcar en comisión de guardacostas por las aguas de comprensión del Departamento, al regreso de uno de sus cruceros se le notificó su ascenso con fecha del 8 de agosto de 1778 a alférez de fragata, recibiendo la orden de trasbordar al paquebote San Pío, zarpando con rumbo al puerto ruso de Kronshtadt en el mar Báltico para embarcar madera para arboladura, arribando a Ferrol donde desembarcó junto a los materiales.

Por Real orden del 16 de septiembre de 1781 fue ascendido al grado de alférez de navío, siendo destinado a buques guardacostas en aguas del Cantábrico, en 1784 se le ordenó embarcar en la fragata Matilde zarpando con rumbo a Filadelfia y otros puertos de los recién independizados Estados Unidos de América, en comisión especial y secreta, a su regreso por los méritos de haber realizado a satisfacción la comisión, le fue entregada la Real orden del 15 de noviembre de 1784 con su ascenso al grado de teniente de fragata.

Permaneció en servicio de los Batallones de Infantería de Marina, hasta recibir la orden de embarcar en el paquebote Santa Eulalia, zarpando el 1 de septiembre de 1788 al mando del capitán de navío don Antonio de Córdova, en conserva del la Santa Casilda de su mismo tipo, para realizar la segunda campaña hidrográfica del estrecho de Magallanes, la cual concluida regresaron a la bahía de Cádiz el 15 de junio de 1789.

Por Real orden de 21 de septiembre de 1789 fue ascendido al grado de teniente de navío, pasando a Cartagena de Indias, siendo destinado a la isla de Santo Domingo donde se le otorgó el mando de la balandra Ventura, realizando todo tipo de transportes y comisiones, sin dejar de lado la de guardacostas tan necesaria en aquellas aguas, permaneciendo en su mando hasta su regresó a la bahía de Cádiz en 1795.

Por Real orden del 27 de agosto de 1796 fue ascendido al grado de capitán de fragata, en febrero de 1797 don José de Mazarredo a la sazón general de la escuadra del Océano le otorgó el mando de la fragata Ceres, dando la vela en varias ocasiones en apoyo de la salida de las lanchas cañoneras, las cuales llevaban a efectos los ataques nocturnos contra la escuadra británica bloqueadora de la bahía al mando del contralmirante Nelson, en diciembre siguiente se le ordenó embarcar de segundo en el navío San Telmo, perteneciente a la escuadra del Océano.

El 5 de febrero de 1798 se levantó un duro temporal viéndose obligado Nelson a abandonar el bloqueo, aprovechando el momento de desconcierto en la enemiga, el general don José de Mazarredo ordenó su persecución, permanecieron ocho días en la mar sin obtener resultado alguno, por ser más rápidos los buques enemigos.

El 13 de mayo de 1799 zarpó la escuadra rumbo a Cartagena para unirse a la francesa del almirante Eustache Bruix, en el viaje de ida la española sufrió un temporal, pasando por ello varios buques a reparar, al estar listos zarparon con rumbo a la bahía de Cádiz, donde descansaron unos días, levando anclas y dando la vela con rumbo al puerto de Brest, donde fondearon ambas escuadra el 8 de agosto seguido.

Permaneció en el Arsenal francés hasta enero de 1800, pasando a Ferrol y más tarde a Cartagena, donde en julio siguiente se le otorgó el mando de la fragata Proserpina, siendo comisionado en varias ocasiones, llegando a tocar en los puertos de Nápoles, Palermo y Tolón.

En junio de 1801 entregó el mando de su buque, por haber sido nombrado ayudante de la mayoría General del Departamento de Cartagena, encontrándose aquí le fue entregada la Real orden del 5 de octubre de 1802 con su ascenso al grado de brigadier, permaneció en su puesto hasta serle entregada la Real orden del 13 de diciembre siguiente siéndole otorgado el mando de la fragata Mercedes, zarpando de Cádiz el 27 de febrero de 1803 con rumbo al puerto Soledad en las islas Malvinas, donde se preparó el buque para doblar el cabo de Hornos, tocando en los puertos de Valparaíso, Arica y arribando al Callao, donde por un tiempo estuvo cruzando aquellas aguas en comisión de guardacostas, hasta recibir la orden de regresar a Montevideo donde fondeó el 5 de junio de 1804.

Donde quedó incorporado a la división del jefe de escuadra don José de Bustamante compuesta por las fragatas Fama, Medea y Clara, más la suya, siendo cargadas con caudales que ascendían a 4.733.153 pesos de plata, de los que 1.307.634 correspondían a la Real Hacienda y el resto a particulares, más mercancías de productos muy valiosos procedentes de aquellas tierras, zarpando el 9 de agosto de 1804.

Encontrándose en aguas del cabo de Santa María el 5 de octubre siguiente, fueron atacados por otra división británica sin existir declaración de guerra, a los pocos minutos de haberse generalizado el combate su buque fue alcanzado en la santabárbara, saltando materialmente hecho añicos, de los restos fueron rescatadas unas cincuenta personas por estar flotando utilizando los desperdigados restos del buque, entre los que se pudo recuperar estaba el segundo comandante de ella, el teniente de navío don Pedro Afau.

En esta explosión fallecieron entre otros muchos, seis de los siete hijos y esposa de don Diego Alvear, capitán de navío y mayor general de la división, quien aprovechando la paz intentaba ponerles a salvo en España, a parte, de los viajeros murieron ocho mujeres y varios niños, siendo éste su trágico fin y por supuesto su comandante don José Manuel de Goicoa, cuando contaba con cuarenta y siete años de edad.

En el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando se instaló una lapida en su recuerdo que dice:

A la Memoria

del capitán de navío

D. José Manuel de Goicoa

Muerto en la voladura de la fragata de su mando

Mercedes en el combate del cabo de Santa María

4 de octubre de 1804

Lápida en el Panteón de Marinos Ilustres. cortesía del Museo Naval. Madrid.

Lápida en el Panteón de Marinos Ilustres. cortesía del Museo Naval. Madrid.

Bibliografía:

Cervera Pery, José.: El Panteón de Marinos Ilustres, trayectoria histórica, reseña biográfica. Ministerio de Defensa. Madrid, 2004.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.