Biografía de don Pedro de la Riva Agüero y Basso

Posted By on 19 julio, 2015

 

Jefe de escuadra de la Real Armada Española.

Vino al mundo en la ciudad de Cartagena el 13 de mayo de 1750 y bautizado en la parroquia de Santa María de la ciudad el siguiente día, fueron sus padres don Manuel de la Riva Agüero y de Noja y su esposa doña Francisca Basso y Boañi.

Comenzando su carrera en el cuerpo auxiliar administrativo del Ministerio, alcanzando el grado de Oficial quinto el 30 de diciembre de 1768, embarcando como era preceptivo en la fragata Santa Dorotea como Contador, realizó varias campañas de corso por el Mediterráneo, permaneciendo dos meses sobre Orán y participando en el auxilio al asedio de Melilla, elevando petición de poder pasar al Cuerpo General siéndole concedido por Real orden del 26 de diciembre de 1774 con el grado de alférez de fragata.

Embarcado en el mismo buque asistió a la expedición del general don Pedro Castejón sobre la plaza de Argel en 1775, otorgándole el mando de la lancha de su buque participó así en primera línea de fuego, tanto en el desembarco como en el reembarque de las tropas del ejército.

Pasó a Génova y Nápoles, aquí recibió la orden de trasbordar al navío San José regresando a la bahía de Cádiz donde quedó desembarcado el 9 de abril de 1776. Se le ordenó el 3 de junio continuo embarcar en la fragata Lucia, comisionada en corso por el Mediterráneo, manteniendo un combate contra dos bergantines argelinos, cuya dotación optó por darlos al fuego, permaneciendo hasta el 29 de enero de 1777, por pasar el buque a desarme, siéndole entregada la Real orden del 28 de febrero siguiente con su ascenso al grado de alférez de navío.

Recibió la orden del 5 de marzo seguido de haber sido destinado a Ferrol, para ello embarcó de transporte en el navío San Rafael desembarcando en la bahía de Cádiz, embarcando en una urca sueca transportándolo a su Departamento de destino, donde al llegar fue nombrado teniente de la tercera compañía del undécimo batallón de Infantería de Marina, permaneciendo hasta recibir la orden en abril de 1778 de embarcar en la fragata Santa Leocadia, realizando varios cruceros entre los cabos de Santa María y San Vicente, así como por el Cantábrico, permaneciendo hasta el 28 de octubre por recibir la orden de trasbordar al navío Dichoso, zarpando en conserva del San Juan Nepomuceno, dando escolta a siete velas mercantes que transportaban al regimiento de Infantería de Navarra, con rumbo a la Habana.

Al arribar quedó destinado en el apostadero recibiendo la orden de trasbordar al chambequín Caimán, realizando tres tornaviajes con destino a Veracruz para repartir el situado, más otros dos a Campeche para embarcar jarcia y marinería, todo ello sin dejar la vigilancia de los múltiples piratas de la zona, participó en la expedición a Mobila donde se le otorgó el mando de las dos divisiones de lanchas cañoneras que protegieron el desembarco de las tropas, al ser izada la bandera de España regresó a la Habana con la expedición.

Se le entregó la Real orden del 14 de mayo de 1779 con su ascenso al grado de teniente de fragata, por orden del 14 de septiembre de 1780 trasbordó a la fragata Santa Cecilia, regresando a la comisión de guardacostas de la isla y vigilancia del tráfico marítimo, participó en la expedición de conquista de Penzacola, permaneciendo hasta su rendición en 1781, durante este tiempo navegó en conserva de la fragata Nuestra Señora de la O, en uno de sus cruceros apresaron dos corsarios británicos del porte de 26 cañones cada uno.

Más tarde recibió la orden de trasbordar a la Santa Clara, transportando al regimiento de infantería la Corona, desde la isla de Puerto Rico a Cartagena de Indias, al arribar en marzo de 1782 se le ordenó trasbordar a la Dorotea, zarpando de regreso a la Habana, se encontraba en el apostadero cuando el Comandante General le ordenó en junio tomar el mando de una balandra y zarpar con rumbo a Guarico, para entregar a los generales don José Solano y don Bernardo de Gálvez unos documentos llegados desde Madrid, lo que cumplió a satisfacción regresando al apostadero el 1 de agosto seguido, recibiendo la orden de embarcar en el navío San Francisco de Paula, zarpando con la escuadra y convoy a las órdenes del general don José Solano, desembarcando en la bahía de Cádiz.

Por Real orden del 21 de diciembre de 1782 se le ascendió al grado de teniente de navío, por orden de septiembre de 1783 embarcó en el navío Velasco, arribando a Cartagena donde al llegar se le ordenó trasbordar al Triunfante de la división de don Gabriel de Aristizábal, zarpando en comisión con destino a Constantinopla, transportando regalos del Rey para el Sultán de la Sublime Puerta, regresando a Cartagena el 8 de junio de 1785, en agradecimiento S. M., le concedió el 3 de junio de 1786 ostentar graduado los galones de capitán de fragata, por orden del 11 de agosto de 1786 se le otorgó la Capitanía del mismo puerto, por Real orden del 21 de septiembre de 1789 se le concedió en propiedad el grado anterior, por Real orden del 5 de octubre de 1791 se le graduó como capitán de navío, obteniendo la propiedad por Real orden del 1 de enero de 1793, cesando por ello en la Capitanía, por otra R. O. del 1 de enero de 1794 se le concedió el mando del Arsenal del Departamento, permaneciendo en su puesto hasta el 3 de enero de 1797.

Por Real cédula del 5 de enero de 1798 fue llamado a la Villa y Corte, donde se le encomendó la redacción de la ordenanza de pesca, concluyendo su trabajo el 24 de abril de 1800, por Real orden del 26 de abril seguido fue nombrado Comandante provincial de Alicante, permaneciendo hasta el 18 de junio de 1805 por pasar a tomar el mando de la de Valencia, al sobrevenir el alzamiento nacional del 2 de mayo de 1808 fue nombrado vocal de la Junta Suprema formada en la ciudad, permaneciendo en su cometido hasta la capitulación a los napoleónicos, sabedor de ello le dio tiempo de embarcarse en un buque de pesca y zarpar con rumbo a Palma de Mallorca, escapando de las garras de los invasores.

Por Real orden del 23 de julio seguido fue graduado de brigadier, siéndole otorgado en propiedad por otra Real orden del 23 de febrero de 1809. En Mallorca consiguió reunir materiales y organizar una fábrica de fusiles, al ver el resultado la Junta le nombró su director, puesto que desempeñó durante dos años, por pasar a Cartagena desde donde zarpó con rumbo a la isla de León arribando el 22 de julio de 1812. Recordar que Cartagena al igual que la isla de León, nunca fueron tomadas por el ejército napoleónico.

Por Real orden del 8 de octubre de 1813 le fue concedida licencia para descansar por espacio de cuatro meses en Madrid, donde por cuestiones personales se le tuvo que ampliar, elevó petición de retiro del servicio, por ser brigadier le fue concedida por Real orden del 26 de junio de 1817, con la sola advertencia de presentarse para ocupar la comandancia de matrículas.

Por Real orden del 21 de agosto de 1820 se le otorgó la Comandancia del Tercio Naval de Valencia, permaneciendo hasta recibir la Real orden del 2 de febrero de 1821 por ser nombrado Juez de arribadas de Indias, al cumplir la comisión regresó a su cargo del Tercio Naval, permaneciendo en él hasta recibir la Real orden del 3 de mayo de 1826 notificándole su ascenso al grado de jefe de escuadra.

Pidió y se le concedió pasar a Madrid mientras no tuviera destino, encontrándose en la capital por cumplir los requisitos de la orden, le fue otorgada la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Falleció en Madrid el 6 de enero de 1834, cuando contaba con ochenta y seis años de edad, de ellos setenta de muy honrosos servicios a España.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

VV. AA.: Dos Expediciones españolas contra Argel, 1541 y 1775. Servicio Histórico Militar. Madrid, 1946.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.