Alcázar de Toledo-Ondo Etori

Posted By on 15 diciembre, 2020

Construido: por Constructora Guipuzcoana. Pasajes. España, 1936.

Desplazamiento: 144 tn. Dimensiones: Eslora 26’8, por 5’82 de manga y 3’2 de calado. Máquina: Motor diésel de 350 C.V. Velocidad: máxima 11 nudos. Armamento: dos cañones Vickers de 47/50 m/m y una ametralladora Rheinmetall de 20 m/m. Hermano del Virgen de Icíar.

Alcázar de Toledo. Autor desconocido.

Al entrar los nacionales en Pasajes estaba en construcción, con el nombre de Ondo Etori, al ser botado pasó a Ferrol, donde fue armado en septiembre e incorporado a la 2ª flotilla en Pasajes, entregándole el mando al alférez de navío don Javier Saldaña Sanmartín, para vigilar la zona de la provincia de Guipúzcoa; el Galerna en una de sus salidas, fue apresado el 15 de octubre de 1936, por la flotilla de bous nacionales con base en Pasajes, fue avistado por estos a las 15:00, la flotilla la componían el Alcázar de Toledo (al mando del alférez de navío don Javier Saldaña Sanmartín), Virgen de Icíar (al mando del teniente de navío don Ángel Bona Orbeta), Denis, al mando del teniente de navío don Manuel Aldereguía Amor) y Virgen del Carmen (al mando del teniente de navío don Francisco Javier Quiroga Posadas), pasando una dotación de presa del Alcázar de Toledo, para marinarlo al puerto base de la flotilla, el 5 y 6 diciembre de 1936, salió en búsqueda junto a sus compañeros y en concreto con su pareja el Virgen de Icíar, cruzando entre Igueldo y Higuer, pero sin obtener resultado alguno, por la desaparición del Virgen del Carmen, en el que su dotación se amotino y se pasó a los gubernamentales, entrando en Bilbao.

En enero de 1937 avistó y apreso al mercante estoniano Oled (o Sulev) de 5.000 TRB., realizó varios salidas y formo barreras con sus compañeros, llegando al 29 de marzo de 1937, en el que junto su compañero, a 10 millas frente a Bayona, avistaron, por llevar las luces encendidas, al vapor Mar Caspio, al estar muy cerca abrió fuego con su ametralladora, pero por estar muy cerca del límite de las aguas francesas, viro y entró en ellas, impidiendo su captura, pero más tarde se supo que no tuvo suerte, iba con carga de carbón embarcado en Newcastle, pero al intentar entrar en puerto francés varó en el río Adour, donde unos días más tarde por un temporal, se partió en dos, no pudiendo aprovecharse nadie de su carga.

En la primera semana de mayo seguido, el mando ordenó al Galerna, Denis y éste, bombardear unos objetivos prefijados en aguas del cabo Machichaco, al regresar se encontraron con un refuerzo, pues el día 6 entraron en Pasajes, los bous Ciriza Nº 4 y Fantástico, que venían de Ribadeo, quedando muy reforzada la fuerza, siéndoles ahora alargada su zona a cubrir, al comprender las costa desde Bayona y cabo Machichaco, precisamente en estos días, fue nombrado su comandante el alférez de navío de la Reserva Naval D. Idelfonso Sobrino Gastañaga (la Marina por falta de oficiales, al principio fueron destinados comandantes de estas unidades, porque tampoco había mucho buque, pero como segundos llevaban a los de la Reserva Naval, de forma que una vez prácticos, estos se hicieron cargo de la mayoría de los bous).

Entre el 13 y 19 de julio, la flotilla al completo dio resguardo al minador Júpiter, para el minado de Santander, Gijón y Avilés, y entre el 29 y 31, lo efectuaron sobre el cabo Peñas, cabo Negro, Avilés y Gijón, al finalizar la campaña del Norte, pasó destinado a Ferrol, de donde salía junto a su compañero para dar escolta de mercantes, con destino al Mediterráneo; mediado octubre junto al mercante armado Ciudad de Valencia, debía haber prestado apoyo naval al desembarco, previsto por el mando en la playa del Arenal de la Vega en la noche entre el 3 y 4 de octubre, pero se recibió la orden de anulación y ambos buques regresaron a Ferrol.

Entre el 12 al 14 seguido, con toda la flotilla más otros buques, permanecieron a la espera de ver que ocurría frente a Gijón, pues la presencia de un destructor HMS y otro francés, más seis mercantes a escasas 3’5 millas, era como para alarmarse, por saber el proceder de estas dos marinas, y según ellos sus intentos ahora se trasladaba, a trabajos humanitarios, (pero falsos, pues en otro historial consta la negativa a embarcar más pasajeros, por no ser aceptados en Francia y la que desde el principio, estaba en esa misma situación la gran isla de Gran Bretaña) por lo que estaban a la espera de poder entrar y embarcar milicianos e incluso jefes de ellos, aunque los primero no eran en sí muy buscados, los segundos era prioritarios por necesidad.

El 20 de octubre, éste a las 07:00 apreso al mercante con bandera británica Stangrove a 2’5 millas de punta Coin, (según su capitán salió a las 04:55, lo que es imposible por ser apresado al salir de puerto), pasando por ello comunicación al crucero Almirante Cervera del apresamiento y parada del británico, llevando a bordo a dos mil refugiados cuando salía de Gijón, con las luces apagadas, al llegar el crucero dio la orden de entregarlo a Ciriza nº 4, para custodiarlo hasta entrar en Ribadeo.

Al medio día como no, se presentó el crucero HMS Southampton, enarbolando insignia de jefe de división, lo era el contralmirante Calvert, (recién tomado el mando) quien cruzó interminables mensajes con el comandante de crucero español, llegando pasadas las horas a ser devuelto el apresado (más detalladamente se relata en el historial del Ciriza nº 4) siendo una más del falso proceder de estos marinos, por orden sin duda de su Gobierno, lo bien cierto es que éste mercante fue el último en salir de Gijón.

La noche siguiente, éste capturo a tres bous de los varios que salían de Avilés, el Antoñita con doscientos evadidos, Carmen con cuatrocientos, más el Llodio con 300 y un remolcador con 10, fueron tantas las presas entre todos (en total 21), que el comandante del crucero español, dio la orden se formara un convoy, dando resguardo a estos, navegaba el Ciudad de Valencia, Tito y el Alcázar de Toledo, con destino a Ribadeo, esto casi puso punto final a la guerra naval en el Cantábrico.

Permaneció a la espera de órdenes, y a finales de noviembre se recibió la de pasar a Cádiz y más tarde a Palma, de éste y su compañero Virgen de Icíar, suponemos que en principio quedo incorporado a la flotilla del Estrecho, (no hay noticias de ello), de donde pasó a Palma, de aquí en julio de 1938, al ser tomada Vinaroz pasaron a ella, transportando armas y combustible en bidones, hasta ser tomada Castellón donde fueron destinados ambos bous, junto a la flotilla de lanchas torpederas y al mando del capitán de navío D. Joaquín López Cortijo, Jefe del sector naval del Mediterráneo.

Fueron comisionados entre el 31 de julio y 27 de agosto, para dar resguardo y vigilancia a la costa en poder gubernamental, ayudados por las lanchas torpederas Badajoz, Oviedo y Requeté y, aunque sus máquinas fallaban mucho y sólo se conseguía tener a dos de ellas en activo, en los meses de septiembre y octubre, los dos bous salían al anochecer a cubrir la costa entre Vinaroz y Tortosa, siempre juntos y no muy distantes uno del otro, regresando a su base al amanecer, todo porque la aviación enemiga estaba muy activa, y el mismo puerto había sido bombardeado en varias ocasiones.

El 16 de diciembre de 1938, se da la orden de dividir los bous en dos divisiones de cinco unidades, cada una se distinguía a su vez por dos letras, la primera llevaban las “P C”, con puerto base en Castellón (suponemos que las siglas, hacían referencia a Patrulleros Castellón) y pintar letras en los bous bien visibles, para mejor ser identificados, en éste caso quedó en la primera flotilla y con la letra “D”, junto a todos sus compañeros participó en el intento de desembarco, entre cabo Salou y cabo Término, el cual por el avance tan rápido de las tropas, fue innecesario por estar esta zona tomada, al concluir esta planeada operación regresó a su base en Castellón.

De donde de nuevo junto a su pareja el Virgen de Icíar, se reunió al resto de fuerzas navales en Tarragona, para entre el 3 y 5 de febrero de 1939 efectuar otro desembarco en el golfo de Rosas, para cortar la carretera de enlace en Figueras a la frontera francesa, pero de nuevo las tropas del ejército se adelantaron, no siendo necesaria su intervención, participo, pero alejado de la zona en el resguardo de los transportes, en el intento de desembarco en Cartagena o proximidades, entre el 5 y 10 de marzo, pero resulto también fallido y sufriendo la mayor pérdida de toda la guerra, en un sólo buque.

Al ir las tropas del ejército avanzando, en sus diversos puertos se encontraban bous y otros buques, los armados quedaban de inmediato incorporados a las fuerzas vencedoras, así como al finalizar pasaron a desarme y ser devueltos a sus propietarios, porque había que recuperar la pesca en todo el Mediterráneo, en el caso de éste, paso a Ferrol donde fue desarmado y devuelto a su propietario.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Alc%C3%A1zar_de_Toledo-Ondo_Etori

About the author

Comments

Comments are closed.