Alcora

Posted By on 8 enero, 2021

Construido por Hall Brown en Glasgow. Escocia. Reino Unido, 1937.

Desplazamiento: 216 tn. Dimensiones: Eslora 38’10 por 6’5 de manga y 3’45 metros de calado. Máquina se desconoce y por tanto su velocidad.

Era un yate propiedad de D. José María y Manuel Robiralta, con domicilio en Barcelona, quien fue informado de la necesidad para ser utilizado como residencia, a ello respondió que, no sólo estaban de acuerdo, sino que la tripulación quedaría a las órdenes de quien lo ocupara, además de enviar todo tipo de repuestos para mantenerlo, por todo ello se encontraba atracado muy cerca de la Comandancia de Marina en Palma, siendo utilizado en principio como residencia del contralmirante Excmo. Sr. D. Francisco Bastarreche y Diez de Bulnes, fue armado, pero al parecer sólo con alguna ametralladora, para responder a los ataques aéreos, lo bien cierto es que al llegar el crucero Canarias, con el Almirante Jefe de las Fuerzas de Bloqueo de Tierra Mar y Aire del Mediterráneo, Contralmirante estampillado, (su grado era el de Capitán de Navío), D. Francisco Moreno Fernández, se le ofreció ocupar el palacio de La Almudaina, pero él eligió este buque, izando su insignia por ser su residencia porque en sí, era para descansar su esposa, ya que sus tres hijos todos, estaban en la Armada, y él hubo mes que sólo estuvo tres días en él como máximo, pasando mucho más tiempo en la mar que en el yate.

Al terminar la guerra, en los primeros días de abril de 1939, el yate entró en Cartagena, (él ya lo había hecho con el crucero Canarias y al ver el desastre en la base, ordenó se trasladara el yate con su esposa a bordo), para continuar prestando el mismo servicio, mientras se intentaba dejar limpia la base y arsenal, medio deshecho, tanto por los que huyeron con la flota gubernamental, (aún quedaban resto de la masacre cometida sobre todo en el España nº 3, al principio de la guerra) como por los bombardeos nacionales, con la intención de al ser nombrado Capitán General del Departamento Marítimo del Mediterráneo, (1) pudiera entrar en el edificio de la que había sido la Capitanía General.

  • (1) Advertir que, con este nombramiento, se le volvía a dar el peor de los mandos, pues como era de esperar hubieron cientos de detenciones, e igual número de juicios, así como diferentes sentencias, de todo ello el Almirante no quiso saber nada, dejando de responsable al coronel togado del Cuerpo Jurídico del Ejército, nombrado por el Generalísimo, quien era el jefe de los juzgados y sus sentencias, y como punto final, quien debía de dar el visto bueno era el Jefe del Estado, el almirante se mantuvo alejado de todo trámite.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Alcora

About the author

Comments

Comments are closed.