Naufragio múltiple en Veracruz 1819

Posted By on 1 junio, 2021

Por Real orden del 4 de octubre de 1817, se le otorgó a don Cipriano Mauleón el mando del bergantín Consulado, del porte de 14 cañones realizando varios cruceros por todo el seno mejicano y Antillas. Se encontraba en Veracruz cuando por haberse recibido noticias de la presencia de buques corsarios en aguas de Tabasco y la Laguna, el virrey le dio la orden de zarpar y confirmarla, se hizo a la vela el 17 de diciembre de 1819, llegando en su crucero hasta Campeche sin avistar enemigos contra quienes combatir, estando de regreso se percató que pronto iba a saltar el viento de Norte, un temible viento por su dureza en esa zona, dando inmediatamente la orden de forzar de vela para poder entrar en Veracruz antes de que se declarara con toda su virulencia el temporal.

A pesar de la corta distancia que le separaba del puerto de destino, sobre la una de la madrugada del 31 de diciembre al doblar la punta del Soldado, por ello a tan solo unas brazas de poder fondear algo protegido sopló de pronto el viento, se lanzaron las anclas, cortaron los palos, pero nada pudo impedir fuera estrellado el casco contra el bajo de los Hornos, desapareciendo en pocos minutos, a pesar de ser vistos desde el castillo de San Juan de Ulúa, pero sin poder hacer nada por la gran fuerza de los vientos y la mar. Al amanecer solo se vieron algunos trozos de madera y los cadáveres del comandante más treinta hombres de su dotación, otros veinte aún agarrados a las rocas, pudieron ser rescatados desde la orilla sobre las ocho de la mañana cuando el viento comenzó a calmar.

Para hacerse una idea de lo ocurrido esa noche, al mismo tiempo que el bergantín Consulado hizo unas salvas para avisar de su segura perdida, dentro del puerto otros cuatro buques estaban en su misma situación, al bergantín Voluntario le garraron sus anclas, yéndose a abordar contra la goleta Guía, por el impacto ésta con su quilla cortó sus propios cables, siendo arrastrada sin remedio contra el bajo del Pastelillo donde se perdió, a su vez el bergantín fue arrastrado varando en la zapata del castillo, con grandes averías y embarcando gran cantidad de agua; los bergantines Saeta y Vengador, más la goleta Belona, estaban amarrados al resguardo del baluarte de San Crispín, golpeándose entre ellos causándose graves averías.

Se formó el Consejo de Guerra, en él se llegó al dictamen que todos los comandante cumplieron con las normas, pero añadiendo los expertos de la zona que, era imposible se sostuvieran con esa fuerza de viento con indiferencia de los cables que se hubieran utilizado, pues nunca se había visto tal temporal. De los dos buques perdidos, el bergantín Consulado y la goleta Guía, no se sabe el número exacto de víctimas, basándose en lo que se pudo recoger de listas y en la memoria de sus compañeros, se calculó fueron entorno a los ciento veinte, de todos estos solo aparecieron los treinta y un cadáveres en la playa, más los veinte supervivientes a los que ni siquiera se les llamó al Consejo de Guerra, los cuerpos de los recuperados fueron enterrados en la iglesia de la Boca del Río.

Bibliografía:

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895-1903.

Fernández Duro, Cesáreo.: Naufragios de la Armada Española. Establecimiento tipográfico de Estrada, Díaz y López. Madrid, 1867.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Compilada por Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Naufragio_m%C3%BAltiple_en_Veracruz_1819

About the author

Comments

Comments are closed.