Santa Urbana Highbridge HMS Cecil Coobes

Posted By on 10 octubre, 2021

Construido por Cook. Beverley. Reino Unido, 1919.

Desplazamiento: 285 tn. Dimensiones: Eslora 38’60, por 7’15 de manga y 3’80 metros de calado. Máquina: alternativa de 480 C.V. con calderas de carbón de 8’4 kg. Velocidad: máxima de 11 nudos. Armamento: un cañón de Vickers 76’2/50 m/m a proa y un Nordenfelt de 57/37 m/m a popa, más una ametralladora Rheinmetall de 20 m/m.

Fue un pedido de la Royal Navy, donde prestó servicio con el nombre de HMS Cecil Coobes, pasado un tiempo lo vendió y se convirtió en pesquero, con el nombre de Highbridge, en 1927 fue comprado por un grupo de armadores de La Coruña, entre ellos Millán Alonso, como pesquero, quien lo renombró con el nombre de este historial.

Al producirse el alzamiento se encontraba en su puerto base, por ello fue incautado por los nacionales y armado en Ferrol, entregándole el mando al teniente de navío D. Luis Martín Pinillos, pasando en septiembre a la base de Ribadeo, el primer día que salió de su base, junto al Tritonia el 12 de septiembre capturo al mercante, Udondo de 2.560 TRB., cuando se encontraban frente a Gijón, el capturado procedía de Santander, pero en lastre, lo entregaron en su base de Ribadeo, al día siguiente salió a la mar, estando en su patrulla, reconoció al Arrete-Mendi, de 2.667 TRB., de la naviera Sota y Aznar, al que detuvo y apreso, entrando de nuevo al día siguiente en su base con la presa.

El 16 seguido fue atacado por un avión, resultando heridos cuatro miembros de la dotación, incluido el comandante, el mismo día tuvo lugar el primer incidente con la Royal Navy; obligo a parar al mercante McGregor a pesar de ir acompañado por el destructor HMS Escort, advirtiéndole no entrara en Santander, pero no hizo caso y un sumergible salió a flote para darle escolta, burlando así el bloqueo nacional, pero para no dar la sensación de estar a salvo al enemigo, junto al Tritonia arrumbaron a Bilbao, realizando ambos bous un corto bombardeo, sembrando el miedo y la inseguridad.

El 19 salieron los cuatro bous dando escolta al destructor Velasco, éste era el encargado de minar los puertos de Santander y Bilbao, lo que obviamente efectuaba de noche para no ser descubierto, pero no los bous, estos no podían llevar el sistema de lanzamiento de minas, ni espacio seguro donde transportarlas, estando en su trabajo, el destructor el mismo 19 a las 08:30 a 25 millas al 020 de cabo Blanco, avisto la vela de un sumergible, quien seguramente lo divisó un poco antes y pasados unos segundos, desapareció de la superficie, era el B-6 que poco después fue hundido, al parecer habían subido cuatro de ellos, por ser avistados pero al ver la reacción de la flotilla y el destructor optaron por sumergirse.

El 21 se supo que la Flota gubernamental había pasado de noche el Estrecho, con rumbo al Cantábrico, ante la peligrosidad de ella, recibieron la orden los bous de Ribadeo, de pasar a Ferrol, por ello el 22 salieron todos en su cumplimiento, para estar más seguros, entrando en el Arsenal el 23 siguiente.

Permaneció la flotilla al completo, vigilando las Rías Altas, al saber el paso de nuevo de la Flota gubernamental, con rumbo al S. por el paralelo de Ferrol a más de 100 millas de distancia, regresaron al mar el 14 de octubre, de hecho el 15 seguido al completo la unidad, apreso al bacaladero Galerna convertido en patrullero en Bilbao, con una carga de 50 pasajeros, correspondencia y 300 tn, de sal, quien llevaba un tiempo efectuando viajes entre Bayona y Bilbao, fue una buena presa que prestó grandes servicios a los sublevados, al regresar a su base la flotilla de bous de Ribadeo, se terminó de acondicionar como a tal base, al acompañarles desde Ferrol el aljibe A-4 y el buque carbonero Hernani, desde aquí salieron en varias ocasiones prestando su gran servicio, sobre todo el de molestar para impedir el paso de mercantes a la zona enemiga.

Por necesidades el 2 de diciembre fue nombrado su comandante el teniente de navío D. Antonio Carrasco González-Elipe, llevando a su bordo al capitán de corbeta D. Carlos Vila Suanzes, quien había sido a su vez nombrado comandante de la nueva flotilla de Palma de Mallorca, donde entro el 7 de enero de 1937, al ser declarada Palma base del Cuartel General del Almirante Jefe de la Flota el 10 de octubre seguido, fue uno de los que quedo afecto a ella, permaneciendo junto al Juan Mary, realizando todo tipo de comisiones, desde transportar combustible y armas a Vinaroz, e incluso a Castellón, para que no faltaran al menos lo imprescindible, se mantuvo en estas comisiones hasta ser modificado como dragaminas (rastreador) en noviembre de 1938, permaneciendo en esta comisión, hasta dejar limpias las entradas de todos los puertos del Mediterráneo, no siendo ya necesario pasó a desarme y devuelto a su propietario.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.