Biografía de don Joaquín de Molina y Zulueta

Posted By on 12 diciembre, 2013

 

Jefe de Escuadra de la Real Armada Española.

Caballero profeso de la Militar Orden de Santiago. Exp. 5.390.

Vino al mundo en la población del Puerto de Santa María, siendo bautizado en la parroquia Mayor Prioral el día 28 de octubre del año 1750, siendo sus padres, don Juan de Molina y Cárdenas, y doña Luisa Zulueta y Córdova.

Sentó plaza de guardiamarina en la Compañía del Departamento del Ferrol, el día 13 de abril del año 1767. Expediente N.º 975.

Al pasar el último examen práctico se le entregaron los galones de alférez de fragata el día 22 de abril de 1770, prosiguiendo en su destino realizando navegaciones en corso de las regencias norteafricanas.

Por Real orden del día 28 de abril del año 1774 se le ascendió al grado de alférez de navío, formando parte de la escuadra del general don Pedro González de Castejón y el ejército a desembarcar al mando del Conde de O’Reilly, no convirtiéndose en un desastre por el apoyo del fuego de la escuadra.

Se le entregó la Real orden del día 16 de marzo del año 1776, siendo ascendido al grado de teniente de fragata, realizando varios viajes a Tierra Firme, Nueva España y la Habana.

Se le ascendió por Real orden del día 23 de mayo del año 1778 al grado de teniente de navío, participando en las dos campañas del canal de la Mancha en la escuadra del general don Luis de Córdova.

Participó en el bloqueo de Gibraltar y en el año 1782 en el ataque desafortunado de las baterías flotantes, así como en el combate que la escuadra del general Córdova, sostuvo frente al cabo Espartel, contra la británica del almirante Howe.

Por Real orden del día 15 de noviembre del año 1784, se le ascendió al grado de capitán de fragata.

Fue ascendido al grado de capitán de navío, por Real orden del día 17 de enero del año 1792, embarcó de transporte en el navío Peruano con rumbo al mar del Sur donde permaneció cruzando por aquellas aguas, a su regreso y sucesivamente navegó como Segundo de los navíos Bahama y San Joaquín.

En el mes de febrero del año 1794 se le otorgó el mando de la fragata Rosalía, navegando de nuevo con rumbo al mar del Sur donde permaneció hasta recibir la Real orden de su regreso, desembarcando en la bahía de Cádiz en el mes de junio del año 1796, quedando destinado en el mismo Departamento.

Hasta que en el mes de mayo del año 1798 se le entregó la orden de hacerse llegar a la Corte, permaneciendo un tiempo en ella regresando a su Departamento en el mes de julio siguiente.

Estaba en Ferrol en el año 1800, cuando los británicos realizaron el ataque a este Departamento con la intención de pegarle fuego a la escuadra allí destinada, participando en la acción entre los días 25 al 27 de agosto, nada consiguieron, pero en su huida si dejaron todo su parque de artillería incluida la de sitio por lo rápido que embarcaron.

En este mismo mes se le otorgó el mando del navío San Fernando, zarpando de Ferrol en día 20 de abril incorporado a la escuadra del general don Juan Joaquín Moreno, arribando a la bahía de Cádiz el 25 siguiente, pasando posteriormente a dar protección a la escuadra del contralmirante francés Linois.

En esta protección tuvo lugar en la noche del día 12 de julio, por ser muy cerrada, con casi nula visibilidad, siendo aprovechado por el navío británico Superb al que le acompañó la suerte en forma de una racha de viento de Levante, consiguiendo acercarse todo lo posible al Real Carlos, sobre el que descargó casi simultáneamente toda su artillería por la aleta de popa estribor del navío español, pero algunos de los proyectiles fueron a impactar por la cercanía en la que se encontraba en el San Hermenegildo, el cual al recibirlos pensó que algún enemigo estaba a su altura aprovechando la oscuridad casi completa, viéndose atacado ordenó abrir fuego, pero éste fue a dar de lleno en el Real Carlos, éste a su vez al ser atacado pensó lo mismo que su compañero, por lo que los dos arribaron sobre el contrario, llegándose a lanzar granadas de mano y frascos de fuego, lo que provocó un gran incendio en el Real Carlos, el cual alumbró la escena y nadie se podía creer lo que veían sus ojos, dos navíos de tres baterías españoles se habían atacado hasta aniquilarse mutuamente, pues el fuego en el San Hermenegildo era incontrolable.

Su navío se mantuvo toda ella dando resguardo a la fragata Sabina, pues en ella iban el contralmirante francés Linois y el general español don Juan Joaquín Moreno, por orden de don José de Mazarredo, por ello entraron a la mañana siguiente en la bahía de Cádiz los dos buques juntos, el día 1 de diciembre siguiente cesó en el mando de su buque.

A principios del año 1802 pasó a Madrid por orden, siendo destinado al estado mayor, por entonces organizado por don Manuel Godoy, siendo su jefe el general Grandallana.

Por Real orden del día 5 de octubre del año 1802 se le ascendió al grado de brigadier.

En el mes de octubre del año 1803, S. M. lo nombró Comandante de marina del apostadero del Callao, pero por orden del Príncipe de la Paz se anuló permaneciendo en su destino anterior hasta el día 17 de octubre del año 1804, pasando destinado al Departamento de Cádiz.

Fue de nuevo nombrado comandante del apostadero del Callao; encontrándose en Cádiz preparado para embarcar y viajar a su destino sobrevino el alzamiento nacional del 2 de mayo de 1808 contra los franceses, provocando su suspensión la Junta quedando a las órdenes del capitán general del Departamento, tomando parte en los combates que se produjeron entre los días 9 a 14 de junio contra la escuadra francesa del almirante Rosilly, siendo esta rendida y apresada.

Al terminar este combate con la primera victoria sobre las armas napoleónicas continuó a la espera, zarpando el día 1 de septiembre siguiente embarcado de transporte en la fragata Flora con rumbo a Montevideo de donde por tierra pasó al Callao, tomando posesión de su cargo.

Fue ascendido por Real orden del día 23 de febrero del año 1809 al grado de jefe de escuadra, por otra Real orden del día 7 de mayo del año 1810 se le nombró Presidente y Comandante general de la provincia de Quito.

En este país estaba en ebullición la insurrección contra España; reunió a todas las fuerzas disponibles que eran setecientos hombres, para con ellas tratar de hacer frente a la difícil situación en la que hallaba, posicionando su cuartel general en la ciudad de Cuenca.

Con tan escasa fuerzas logró una resonante victoria contra los insurrectos, cobrándoles diecisiete piezas de artillería y gran cantidad de armas portátiles, más municiones y además un rico botín; todo esto sucedió después de haber elevado petición de relevo de su cargo a S. M., por motivos de salud, antes de la llegada de su sucesor el general Montes, por ello la victoria le dio una satisfacción personal muy elevada, pues aún enfermo podía ganar.

Por Real orden del día 3 de noviembre del año de 1811, quedó exonerado de su cargo y sustituido por el teniente general don Toribio Montes. Al entregar el mando se dirigió por tierra a la ciudad de Lima, permaneciendo en ella hasta que el día 17 de julio del año 1817 a bordo de la fragata mercante Aurora regresó a la bahía de Cádiz, desembarcando.

Por Real orden del día 5 de septiembre siguiente, se le ordena y otorga licencia para viajar a la Villa y Corte, donde se le entregó otra real orden del día 13 de diciembre, por la que S. M. ordenaba se agilizara el Juicio de Residencia, por ser una persona de su total confianza. Y por Real decreto del día 19 continuo se le nombra Ministro del Supremo Consejo del Almirantazgo. Siendo el primero y único que existió en tan elevada corporación.

El día 22 de diciembre del año de 1818 fue suprimido el Almirantazgo, por la compra de la famosa y perniciosa escuadra Rusa, siendo activada la Real Junta Superior de Gobierno de la Armada, continuando en el desempeño de su cargo en la nueva Junta hasta que por Real orden del día 19 de marzo del año 1819, se le comunicaba la exoneración de su mando.

Por Real orden del día 17 de marzo del año 1820, se le nombró Ministro del Tribunal Especial de Guerra y Marina.

Estando en el desempeño de este alto cargo, le sobrevino el fallecimiento en Madrid el día 4 de abril del año 1821, cuando contaba con 71 años de edad, de ellos 54 de muy honrosos servicios a España.

Bibliografía:

Alemparte Guerrero, Antonio.: La escuadra Rusa vendida por Alejandro I a Fernando VII en 1817. Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura Naval, nº 36. Madrid, 2001.

Aragón Fontela, Miguel.: La Rendición de la Escuadra Francesa de Rosilly (14 de junio de 1808) Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura naval, N.º 55. Madrid, 2007. Págs. 67 a 90.

Barbudo Duarte, Enrique.: Apresamiento de la escuadra francesa del almirante Rosilly en la bahía de Cádiz, el 14 de junio de 1808. Colección Fragata. Cádiz, 1987.

Cardenas Piera, Emilio de.: Caballeros de la Orden de Santiago. Siglo XVIII. Ediciones Hidalguía. Madrid, 1977 — 1996. Del volumen VI al VIII.

Enciclopedia General del Mar. Garriga. 1957. Compilada por el contralmirante don Carlos Martínez-Valverde y Martínez.

Fernández Duro, Cesáreo.: La Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón. Est. Tipográfico «Sucesores de Rivadeneyra» 9 tomos. Madrid, 1895—1903.

Mitiuckov, Nikolay W. y Anca Alamillo, Alejandro.: La escuadra Rusa adquirida por Fernando VII en 1817. Damaré Ediciones. Pontevedra, 2009.

Paula Pavía, Francisco de.: Galería Biográfica de los Generales de Marina. Imprenta J. López. Madrid, 1873.

Válgoma y Finestrat, Dalmiro de la. Barón de Válgoma.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

VV. AA.: Los Virreyes Marinos de la América Hispana. Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura Naval, nº 40. 2002.

Compilada por Todoavante ©

About the author

Comments

Comments are closed.