P 22 Juan Ignacio Juan Ignacio Carranza HMS TR 29

Posted By on 28 octubre, 2021

Construido por Canadian Vickers. En Montreal. Canadá, 1917.

Desplazamiento: 310 tn. Dimensiones: Eslora 40, por 7 de manga y 3’93 metros de calado. Máquina: motor diésel de 540 C.V. Velocidad: máxima 10’5 nudos. Armamento: dos cañones Vickers de 76’2/50 m/m, uno a proa y otro a popa y una ametralladora Rheinmetall de 20 m/m.

Era un patrullero británico, no sabiendo exactamente cuál por pertenecer a una serie, por ello se baraja fuera el, HMS TR-29, lo compró como pesquero el armador Juan Ignacio de Carranza, de Cádiz en 1929, quien lo renombró con su nombre Juan Ignacio Carranza, al comenzar el conflicto paso a los sublevados, quienes lo trasladaron a Ferrol donde fue armado y numerado como P-22, manteniendo parte del nombre anterior, fue nombrado su comandante el teniente de navío D. Antonio Díaz Pache, quedando incorporado a la Flotilla de Vigo, dando resguardo a las rías gallegas, como casi siempre iban por parejas como mínimo.

Recibió la orden de incorporarse a la flotilla de Ribadeo, donde el 28 de agosto detiene al mercante británico Bramhill, quien al ser protegido por uno de sus destructores, se vio obligado a dejarle paso libre (una más de la No Intervención), el 3 de septiembre navegando en pareja con el Argos, divisan al sumergible C-5 en superficie, estaba parado con los diésel en marcha, a 7 millas al Norte de Luarca, el Argos a tan sólo a 300 metros, por ello intento abordarlo, al mismo tiempo comenzó a dispararle, observándose haber acertado en tres ocasiones en la vela, (afirmación del comandante del Juan Ignacio) recibiendo como respuesta una rociada de proyectiles de ametralladora.

A pesar del fuego llegó a 150 metros, aumentando la velocidad para pasarlo por ojo, el enemigo optó por sumergirse, por ello sólo le rascó un poco el casco, al mismo tiempo se notificó su presencia al resto de la flotilla, pero sin verlo más, variando rumbo al monte Santa Ana, en Cubillero, que fue bombardeado a las 08:00, estando en ello a las 08:30 se les comunicó por otra pareja, (al parecer eran el Denis y el remolcador Galicia) del nuevo el avistamiento del sumergible, variando de nuevo rumbo aproando al lugar designado, por ello a las 09:15 lo avistaron, el Juan Ignacio se encontraba a 7.000 metros de distancia del objetivo, como éste era el mayor alcance de su pieza 76’2 m/m, rompió el fuego, el C-5 a su vez respondió con su pieza de igual calibre, consiguiendo centrar el fuego sobre el bou, cayendo los proyectiles muy cercanos, obligado al patrullero a zigzaguear para evitar ser alcanzado.

Sobre las 11:00 un avión nacional le dejo caer varias bombas, ninguna hizo blanco, pero obligó al enemigo a sumergirse y desaparecer, al no llevar cargas de profundidad y ya estando a unos 4.500 metros de donde se había sumergido, los dos bous arrumbaron a Gijón, por si la intención del sumergible era entrar en este puerto, a las 12:30 hizo acto de presencia el destructor Velasco, quien por si acaso lanzó varias cargas de profundidad, quedando reunidas a la vista la flotilla al completo a las 13:00, al no salir nada a superficie optaron, por haberse quedado sin munición la pareja de bous, poner rumbo a Ribadeo, donde entraban a las 03:00 del 4 seguido, de paso embarcaron agua para su calderas, de hecho le había lanzado 200 proyectiles entre sus dos cañones, al parecer a su vez quedo mal parado.

El 20 siguiente recibo aviso de la presencia de dos sumergibles, por ello salió de su base junto al Argos y Ciriza nº 4 con rumbo al lugar señalado, separándose para cubrir más mar, no encontrando a nadie, pero en la mañana del 21 avistaron, no a dos, sino a cuatro, pero a su vez vistos por ellos se sumergieron, resultando imposible saber dónde se encontraban, pasando a continuar en su vigilancia.

Sucedió que esa misma noche, se avisó desde Cádiz del paso de la escuadra gubernamental con rumbo al Cantábrico, por esta razón y al no tener defensas suficientes para defenderse de un ataque, sobre todo por la presencia en la escuadra del acorazado Jaime I, se dio la orden desde Ferrol de pasar todos los bous a este arsenal, salió el 22 continuo, entrando en Ferrol el 23 por la mañana. Al ser detectada de nuevo al Flota gubernamental a su paso por Ferrol, con rumbo al Sur, pero a más de 100 millas de distancia el 13 de octubre, pero en este caso por haberse incorporado otros bous, a finales de octubre fue desarmado y devuelto a su propietario, pues si falta hacían para dar resguardo a las costa, casi más era la necesidad de estos pesqueros, en la mar haciendo su habitual trabajo y dar de comer a miles de habitantes y sus tripulaciones.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=P_22_Juan_Ignacio_Juan_Ignacio_Carranza_HMS_TR_29

About the author

Comments

Comments are closed.