Fastos del 400 aniversario del descubrimiento 1892

Posted By on 19 septiembre, 2021

Don José María de Beránger viajó a la ciudad de Cádiz, porque iba a tener efecto la celebración del cuarto centenario del descubrimiento del Nuevo Mundo, siendo el 28 de julio cuando se le hizo entrega al Ministro de Marina de la copia de la nao Santa María, unos días después nombró a Concas su comandante y como segundo al señor Gutiérrez Sobral. El 30 se presentó el vapor Legazpi enarbolando la insignia del Ministro, dando remolque a la nao hasta dejarla fondeada en la bahía de Cádiz al día siguiente 31 de julio, pasó a darle remolque a la nao el vapor de la Trasatlántica Piélago, navegando a la estela del buque insignia, a ellos les daban escolta los buques de los diferentes países que acudieron a celebrar el evento, en dos columnas a ambos lados del insignia y la nao, hasta arribar al puerto de Huelva.

El 2 de agosto zarpó sola la Santa María hasta el puerto de Palos, soplando un viento flojo permitiéndole desplegar las velas mayor, trinquete y gavia, ya que lo estaba recibiendo por la cuadra, consiguiendo navegar a una velocidad entorno a los cinco nudos, a su arribo se había dispuesto una batería en tierra en el Convento de la Rábida y toda su frontal a la mar enarbolando las banderas de los países americanos, saludando la Santa María con sus lombardas y siendo contestadas por las del Convento.

Los buques presentes en representación de sus países se encontraban, por parte de los Estados Unidos: Newarck, capitán A.E.K. Benham, con el comodoro C. S. Carey. Reino Unido: Australia, capitán Swinton C. Hollan; Amphion, capitán John R.E. Pattison; Scout, capitán Walter S. Goodridge; Torpedero, capitán Hugh le D. Staplenton; Torpedero, capitán Allan T. Everett. Francia: Duglesquin, capitán Mr. Blanc y Hirondelle, capitán Mr. Bellue. Austria: Aurora, capitán M. Thewalt. Italia: Lepanto, capitán S. Grenet Francesco, insignia del contralmirante De Liguori; Bausan, capitán De Libero; Dogali, capitán Giorelo y Duilio, capitán conde Candiani de Olivala. Holanda: Bonaire, capitán A. F. Krabbe. Portugal: Vasco de Gama. México: General Zaragoza, capitán Reginald Carey Bretón. Argentina: Almirante Brown, capitán T. Domec Garcia, insignia del almirante don Daniel Solier; Veinticinco de Mayo, capitán un C. N. y España: Legazpi, comandante Adriano Sánchez Lobatón, insignia de don José María de Beránger; Pelayo, comandante Luis Pastor y la insignia del contralmirante don Zoilo Sánchez Ocaña; Reina Regente, comandante José Pilón; Vitoria, comandante Manuel Dueñas; Alfonso XII, comandante José de Guzmán; Isla de Cuba, comandante Salvador Rapallo; Isla de Luzón, comandante Ramón Valentí; Temerario, comandante Rafael Pascual de Bonanza; Cocodrilo, comandante Adolfo España; Nautilus, comandante Fernando Villaamil; Arlanza, comandante Alberto Castaño; Cuervo, comandante Manuel Pasquín y Piélago, comandante N. Pla.

Al mismo tiempo lo hizo toda la flota mencionada componiendo un espectáculo digno de verse, además de durar casi una hora el saludo por salvas, haciéndose más largo por hacerlo también al antiguo estandarte de Castilla, por encontrarse en el centro de todas las demás banderas, al terminar pusieron todos rumbo al S., en formación de cuatro columnas, en el exterior a ambos costados los acorazados y cruceros, siguiendo las aguas de la Santa María, también en dos columnas algo separadas los buques más pequeños, detrás de la nao iba el Legazpi, cuando todos estaban formados y algo alejados de la rada, el buque del Ministro dio contramarcha, siendo a su vez de nuevo saludado por todos los buques, entonces se enarbolaron las banderas de órdenes y se realizó una espectacular exhibición de maniobra, a pesar de los diferentes tamaños, velocidades y radios de giro, no hubo ningún abordaje y todo salió a la perfección, quedando asombrados todos del buen entrenamiento de las distintas escuadra, a pesar de su diversidad.

Al concluir la demostración el Legazpi tomo a remolque la nao y la devolvió a la rada hasta dejarla fondeada de nuevo. La maniobra de la exhibición al mando de don José María de Beránger quedo demostrada la pericia de todos y el buen mando, consiguiéndose una exhibición naval perfecta, quizás la mejor de todas las celebradas hasta ese momento, ya que aun siendo del mismo país venían sucediéndose siempre algún desperfecto en ellas a causa de la gran cantidad de buques y sus diferencias ya mencionadas.

Bibliografía:

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 8. 1910, página, 183 y 184.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Compilada por Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Fastos_del_400_aniversario_del_descubrimiento_1892

About the author

Comments

Comments are closed.