Bizkaya-Euskal-Erria

Posted By on 22 enero, 2022

Bizkaya. Autor desconocido.

Construido en Société ProvÇenale La Ciotat. Francia 1927.

Desplazamiento: 1.190 t. Dimensiones: Eslora 69’90 por 10’53 de manga y calado de 5’79 metros. Máquina: alternativa de triple expansión, con 425 C.V. Velocidad: máxima 13 nudos.

Bacaladero construido para PYSBE armado por el gobierno vasco, montaba un cañón Vickers de 101’6/50 mm, dos ametralladoras Schwarzlose de 8/50 mm y otra Astra-Unión de 7/57 mm, el 14 de noviembre se le entregó el mando al capitán (mercante) D. Augusto Fernández González de Linares y segundo D. Alejo Bilbao Beltrán de Guevara.

Durante el tiempo que transcurre entre el 18 de julio de 1936 y el 9 de diciembre seguido, todos los bacaladeros armados de PYSBE, prestaron servicios de guardacostas, protegiendo con su presencia y fuego el abastecimiento de las costas del Cantábrico, en el último día citado por crearse la marina vasca, (separada en principio de la Marina gubernamental) todos sus capitanes recibieron grado militar, pasando a ser denominados Comandantes (el tradicional en España desde 1760) con el grado de Teniente de Navío, menos el Bizkaya, por ser nombrado su anterior Segundo su comandante.

El dato más importante en este tiempo sucedió cuando el Mistral y Euskal-Erria, salieron al mar el 14 de noviembre de 1936 a las 24:00, quedando en Bilbao el Vendaval por averías en su máquina, al amanecer se pudieron reunir los dos buques, sobre las 08:50 avistaron por sus popas un buque de guerra que les seguía, porque era sabido que estos buques sólo montaban artillería en proa, lo que daba lugar a si se colocaban por su popa, el blanco era más fácil, pero el Mistral sí llevaba el cañón Vickers de 76’2/50 mm capturado al bou nacional Tiburón en agosto anterior en el puerto de Santander, por ello inmediatamente abrió fuego sobre el destructor Velasco, pues no era otro (no había ninguno más), viendo el destructor que recibía respuesta, optó por aumentar la velocidad y posicionarse entre la costa y los guardacostas, llegando a estar en paralelo a los dos, lo que a su vez permitió a estos defenderse con su pieza principal.

Poco después el destructor hacia blanco en la caseta de popa del Mistral, poco más tarde otro blanco a pocos centímetros de la línea de flotación, un tercer impacto atravesó el guarda calores, así como otros varios de un cañón de 20 mm, en diferentes lugares de su estructura, (lo que nos dice no debían estar muy lejos), pero casi seguido el Velasco fue acertado con un proyectil, el cual le cortó las tuberías de evacuación, perdiendo vapor y por tanto velocidad, además de la importante amenaza de inundarse la sala de máquinas, que de producirse hubiera explosionado y hundido, por ello puso proa a Pasajes para reparar. Lo de siempre en estos combates ocurrió, pues tanto el Mistral se arrogaba el impacto con su cañón de 76’2 mm, mientras que él Euskal-Erria, aseguraba que era suyo de 101’6 mm, lo que no sabemos es la opinión del Velasco, pero si la encontramos, la haremos notar.

La llegada a Bilbao del mercante Aurora procedente de Cartagena, embarcando 2 cañones de 101’6 mm del primer acorazado España, decidió al gobierno vasco a armar a sus tres restantes patrulleros, con dos piezas de este calibre, porque el Araba por sus problemas de máquinas, fue desarmado, así el Bizkaya ex Euskal-Erria estuvo terminado a finales de enero de 1937, continuando en sus patrullas dando protección a los mercantes con destino a Bilbao.

El 4 de marzo de 1937, salían de Bilbao los patrulleros Gipuzkoa ex Mistral, Bizkaya, Nabarra ex Vendabal y Donostia, con rumbo a Bayona, para dar escolta al mercante Galdames y que pudiera entra en Bilbao, quedando configurado a las 21:30 con los Nabarra y Donostia a estribor del mercante, y los Bizkaya y Gipuzkoa a babor, la mar en estado de gruesa dificultaba el avance, de hecho el mercante sólo podía dar unos cinco nudos, esto retrasaba mucho al convoy, como causa de ello, los que navegan a estribor quedaron separados, rompiendo así la unidad, la mar siguió empeorando de forma que a las 01:00 del 5 de marzo, la visibilidad era casi nula, a su vez el Bizkaya también perdió contacto, a pesar del riesgo, el patrullero encendió las luces para poder ser visto por sus compañeros, logrando a las 09:00 volviera a reunirse con el Gipuzkoa, al norte del cabo de Machichaco, decidiendo ambos comandantes navegar a rumbos distintos, para intentar reunirse con el resto, el primero hacia Levante y el segundo a poniente, tras unas horas de intentarlo decidieron poner rumbo a Bilbao.

Por parte nacional, todos los buques estaban en la mar, en un dispositivo determinado por estar a la espera de la llegada del Mar Cantábrico, procedente de Méjico con carga de aviones y municiones con rumbo a Bilbao, a su vez el crucero Canarias, quien casualmente se encontraba en Ferrol reparando su hélice de estribor, por un abordaje en el Estrecho, con el mercante griego Mariopi, el cual se dejó su ancla de babor, clavada en la aleta de estribor del crucero, causándole un desgarro de unos 20 metros, todo a causa de una niebla que impedía ver más allá de 50 metros.

Reparada salió de Ferrol con rumbo al Estrecho, cuando recibió la orden de regresar para formar parte del dispositivo, aunque en su caso con libertad de acción de su comandante, cuando a las 10:20, se encontraba al Nordeste de Cabo Machichaco, avistó un mercante, arrumbando a él, al poder distinguirlo supo era el Yorkbrook, ya famoso buque con bandera de Estonia, por las muchas veces que había sido identificado, para no perder tiempo, se envió una comunicación al destructor Velasco, para que acudiera y darle escolta a Pasajes, el problema era que, no se podían repetir los mensajes, para evitar ser detectados (por utilizar ambos bandos la misma onda), y en este caso fue perjudicial, porque el Velasco no recibió el mensaje, pero el crucero continuó a su rumbo anterior a Bilbao, dándose el caso paradójico que al proseguir en él, se había incrustado entre los dos grupos de escoltas del Galdames.

El Bizkaya, dio por finalizado su intento de localizar al convoy, por ello a las 13:10 avistó al Canarias cuando éste iba a la caza del Gipuzkoa, dando la alerta a su base, todo esto más los ya conocidos avisos de su compañero, mantenían en alerta a toda la costa y con la orden de abrir fuego en caso de que el crucero nacionalista se pusiera a tiro, en su intento de acercarse a la costa, el patrullero avistó al mercante Yorkbrook, obligándole a seguirle, a pesar que desde éste se le notificaba que ya era presa, pero el patrullero le obligo so pena de hundirlo, al final entraban ambos en Bermeo sobre las 15:55 horas, comenzando inmediatamente la descarga de su preciada mercancía. Con estos datos concluye su actuación en el llamado encuentro naval del Cabo Machichaco.

El Bizkaya, continuo prestando sus servicios, dando escolta a los pocos mercantes que entraban en Bilbao, el 1 de junio su comandante, fue nombrado comisario político del destructor Císcar, al ser requisados por el gobierno vasco, nombrando a su segundo como nuevo comandante del patrullero D. Ramón Garrastazu Basterretxea, quien abandono su mando, embarcando en el yate Epailla 5, huyendo con destino a Francia, siéndole entregado el mando del patrullero a D. José Antonio Sopelana Beaskoetxea, saliendo de Bilbao el 15 de junio, con rumbo a Santoña donde entraba el mismo día por la noche, el 21 seguido se toma la decisión de desarmar los patrulleros, para con su artillería defender la costa, el 5 de julio cesaba su comandante, siendo sustituido por D. Alejo Bilbao.

El avance de los nacionales por el norte, supuso un nuevo cambio de comandante, pasando a serlo el teniente de navío de la reserva naval don Francisco Murga, por pasar a depender de las Fuerzas Navales del Cantábrico el 5 de agosto, comenzando a desembarcar las dotaciones de los patrulleros, así como el bou Iparrekop-Izarra, saliendo con rumbo Santander, donde fueron vueltos a armar y embarcando nueva dotación con miembros de la Fuerzas Navales del Cantábrico, de quien ahora dependían, a partir de ahora ya no salieron a la mar, sólo el trayecto hasta Gijón, embarcando todo lo que pudieron, entre ellos varios refugiados políticos, el 24 era tomada Santander, decidiendo desarmar el patrullero, para emplear su artillería en defensa de costa del puerto asturiano, salieron el 25 con intención de entrar en Santander, pero se les advirtió que el puerto estaba tomado, por ello sólo les quedo navegar hasta la costa francesa, donde entraron en La Verdon el 28 seguido, quedando allí hasta finalizar la guerra, cuando reclamados por sus dueños les fueron devueltos, en este caso por haber dejado su artillería en Gijón, fue pronto gestionada su entrega a sus armadores.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Bizkaya-Euskal-Erria

About the author

Comments

Comments are closed.