Ciudad de Palma-Príncipe Alfonso

Posted By on 1 abril, 2022

Ciudad de Palma. Trasmediterránea. En armamento.

Construido en Cantiere Navale Triestino di Monfalcone. Trieste. Italia, 1930.

Desplazamiento: 5.560 t. Dimensiones: Eslora 101’52 metros, por 14’93 de manga y calado de 5’78 metros. Máquinas: Motor diésel de 6.200 CV. Velocidad: máxima 12 nudos.

Construido para Trasmediterránea, siendo bautizado Príncipe Alfonso, su nombre fue cambiado por el éste historial, al proclamarse la II República.

Se encontraba en Palma de Mallorca al producirse el alzamiento, pasando por ello a poder de los sublevados, siendo armado con rapidez con lo disponible que no era mucho, participando en la toma por los alzados de las islas de Ibiza y Formentera, regresando a Palma; por mediación del capitán de corbeta italiano Margottini, al mando de destructor Niccolo Zeno, quien se encontraba en Palma de visita, se decidió enviarlo para ser armado a La Spezia, entregándole el mando al teniente de navío D. Álvaro Urzáiz y de Silva.

Zarpando a las 19:00 del 5 de septiembre de 1937 con rumbo a La Spezia, para ser recorrida la máquina y se le armó correctamente con dos cañones Armstrong de 120/45 mm y dos Armstrong (Ansaldo) de 76’2/40 mm y dos ametralladoras Scotti de 20/70 mm Mod. 1938, se realizaron unos cortos ejercicios de fuego, para comprobar que todo estaba en su lugar, saliendo el 10 seguido con rumbo a Palma, siendo nombrado su comandante el capitán de corbeta D. Indalecio Núñez Iglesias, pero para no ser interceptado por los gubernamentales, se le renombro Ariadne, al entrar en su puerto base se le volvió a renombrar por su nombre inicial, quedando destinado en la misma Palma, y enviado a patrullar las aguas entre Sicilia y Favignana, al regresar se le destino a patrullar el Estrecho, al quedar casi limpio de enemigos, el mando ordenó pasase al Cantábrico.

El 24 de marzo de 1937 salió de Ferrol con destino a Pasajes, reforzando con su presencia las pocas unidades navales allí existentes (como otros varios de estos buques), el mismo día por la noche se le ordenó salir y reunirse con los buques en la mar salidos de Ferrol, eran el acorazado España 2º al mando del capitán de corbeta D. Pedro Nieto Antúnez y el destructor Velasco, esta fuerza se mantuvo cruzando sobre la costa enemiga, a unas 30 millas de tierra y otras iguales de distancia ente sí, para así (era la época pre-radar) poder vigilar más millas, y al mismo tiempo se cubría la posible intención de entrar mercantes, entre Santander y Bilbao, realizando por su mayor velocidad misiones de aviso, al anochecer del 25 un serviola del acorazado, aviso de la cercanía de una vela de un sumergible, por ello comenzó a zigzaguear, siendo conocido por los tres buques el posible avistamiento, acudiendo en demanda a la zona, pero pasadas unas horas, nada más se pudo afirmar sobre este supuesto sumergible, (el gran problema era la falta de dotaciones con experiencia).

El despliegue siempre se hacía con el acorazado en el centro, el destructor Velasco a proa, y a popa el de este historial, de forma que pudiera acudir lo antes posible ante cualquier amenaza, para dar protección a estos buques con mucho entusiasmo, pero con poco poder militar, el 26 se avistó al vapor Jaime Girona gubernamental, cuando intentaba entrar en Santander procedente de Gijón, con carga de carbón, por evitar la captura se acercó tanto a la costa que, varó en el cabo Mayor, pudo salir de la varada en la pleamar y entrar en Santander, donde se hundió hasta tocar fondo, quedando a flor de agua la cubierta de botes.

Continuó el grupo en su vigilancia, con sus diversas vivencias como siempre ocurre en la mar, la más notable ocurrió el mismo día 26, dado que el destructor advirtió sufrir un fallo en su máquina, acercándose el acorazado para darle escolta a Pasajes, donde entro para reparar, por la noche el Ciudad de Valencia apresó al mercante Eretza-Mendi, dejándolo en Pasajes, el 27 siguiente se incorporó el bacaladero armado Galerna, entre éste y el Ciudad de Palma, reconocieron varios buques, en la noche del 28 radio Santander transmitía, a todos la presencia de ellos en sus aguas, noticia que a buen seguro obligo a algunos mercantes británicos, reconocidos la noche anterior a entrar en puerto, a su vez el 30 la misma emisora ponía en conocimiento que, el destructor José Luis Díez gubernamental al mando del capitán de corbeta D. Horacio Pérez y Pérez había salido de Burdeos, inmediatamente el comandante del acorazado marcó los puntos de reunión, para todos los suyos a unas 30 millas al Norte de cabo Mayor, con el fin de alejarlos del peligro hasta su llegada.

Al amanecer del 30 el Ciudad de Palma se encontraba próximo a la costa de Santoña, siempre en busca de buques que pudieran romper el bloqueo, al recibir el mensaje del acorazado arrumbó al punto marcado para su buque, justo al llegar a la demarcación se encontró con el Ciudad de Valencia por su aleta de babor, quien también se dirigía al mismo lugar, pero al mismo tiempo perdía de vista al acorazado por su aleta de babor, por estar éste parado al tener que reconocer un pesquero abarloado, en ese momento avistó en demora Norte un destructor desconocido, porque el comandante del mercante armado, veía que se parecía a los nuestros, pero era británico, por llevar el palo de mesana más corto, (única diferencia, pero sólo conocida por los oficiales del cuerpo) aunque su Segundo teniente de navío D. Álvaro de Urzáiz y de Silva, le indicó era el José Luis Díez, pero no le hizo caso, lo que más tarde le daría la razón.

El Ciudad de Palma, quien no había recibido el mensaje de la presencia del destructor gubernamental y sólo el del anuncio anterior, metió caña a estribor, pero la mantuvo poco tiempo, porque a las 06:10 el destructor (desconocido) disparó sobre él, inmediatamente se ordenó zafarrancho y viro 180º a estribor, para poder acercarse lo máximo al acorazado, éste a su vez se había apercibido de la presencia del enemigo, pero el destructor después de efectuar el disparo, viro a estribor manteniendo su anterior derrota, esta maniobra desconcertó al comandante del mercante armado, por llegar a convencerse que había sido un reflejo del amanecer (el disparo), pues no era propio que si quería hundirlo abandonara el rumbo de persecución, pero lo que no sabía el destructor, es que de mantener el rumbo actual se encontraría con el España 2º, el comandante del Ciudad de Palma, se mantenía en la firmeza de ser un buque de la Royal Navy, porque de ser el gubernamental, no entendía ese proceder pues él estaba «en situación táctica francamente peligrosa y muy desfavorable»

A las 06:08 el acorazado se encontraba bloqueando Castro Urdiales, al recibir el mensaje del avistamiento del mercante armado, puso rumbo a toda máquina (sólo daba esporádicamente 17 nudos, la máxima mantenida era de 15), enviando una orden para que tanto el Ciudad de Palma y Galerna, arrumbaran a su encuentro, además de alejarse lo máximo posible al O, cada cual a su máxima velocidad, pero a las 06:20 cuando se encontraba el destructor a 11.000 metros de distancia, abrió fuego contra el Ciudad de Palma, lo que puso en un grave aprieto al mercante armado, al estar su artillería fuera de alcance sin posible defensa, dando la orden de arrumbar unos grados más al N., a toda máquina, para acercarse lo antes posible al acorazado, el destructor continuo disparando llegando los proyectiles a unos 800 metros, la segunda, tercera y cuarta, llegaron a 200, pero todos centrados en dirección, en la quinta salva quedó centrado de lleno.

Pasados 15 minutos, desde el España 2º se vieron los piques sobre el mercante armado, variando rumbo para intentar dejar a sotafuego al mercante, pocos minutos después desde la dirección de tiro del acorazado, marcaron la distancia, dando se encontraba el enemigo a 28.000 metros de distancia, volviendo el comandante del acorazado a pedir el máximo posible de velocidad, de nuevo se pudieron dar los 17 nudos, pero no por mucho tiempo, como se le comunicó por el jefe de máquinas, porque sólo funcionaban tres calderas, a las 06:30 abrió fuego con la torre nº 1, en máxima elevación y se efectuó el disparo, aprovechando el momento más favorable del cabeceo, para obtener algo más de alcance, pero al ir acortando distancias, entro en juego la torre nº 2, llegando a alcanzar los 20.000 metros de distancia.

Curiosamente al disparar el destructor la quinta salva, no volvió a hacer fuego, según se cree por haber visto en la lejanía la humareda del acorazado, éste continuó a su rumbo de vuelta encontrada, mientras el destructor hizo lo propio, por ello se acortaron muy rápidamente las distancia, hasta que el destructor pudo distinguir quién era el enemigo, lo que le llevó a decidir lanzar una cortina de humo y virar, el comandante del España 2º, supuso que la intención del enemigo era entrar en Santander, al verlo desaparecer por la cortina de humo, ordenó virar para cruzarse en su rumbo, pasados unos minutos desde el mercante armado se avisó al acorazado, del rumbo del enemigo y justo era lo que había pensado el comandante.

Para librarse en lo posible el destructor, intentó mantenerse entre los dos buques auxiliares nacionales, para eludir el fuego del acorazado, el comandante del destructor le pidió al jefe de máquinas, un esfuerzo para ganar velocidad, y poder salir de tan grave situación, Loyola (jefe de máquinas), ordenó a toda su personal abandonar la cámara de máquinas, y él mismo abrió a tope las válvulas de las turbinas, el casco dio una tremenda entrepada, dejando tras de sí una gran ola con su espuma, al mismo tiempo se dejó salir una cortina de humo, para encubrir su rumbo, pero dio la orden de navegar en zigzag (lo que obviamente retrasaba su avance), aunque obligado por los piques que caían muy cercanos, al mismo tiempo que abría fuego, pero sin causar daños, pues sus piezas tenían menor alcance.

Todo ocurrió en muy pocos minutos, porque a las 06:40 desde el mercante armado y el acorazado se pudo ver con claridad al destructor, por navegar en zigzag el humo iba hacia arriba y a estribor, por ello quedaba al descubierto (según parecer era más un problema del combustible que, lo que intentaba conseguir el comandante del destructor), pero ahora el destructor se alejaba de los nacionales, por ir lanzado a algo más de 30 nudos, por ello y a las distancias del combate, el gubernamental pudo entrar en Santander, por pasar a 30.000 metros por la proa del acorazado, y éste no tenía tanto alcance y menos aún velocidad para poderle cortar la proa, perdiéndolo de vista al interponerse la isla de Mouro a las 07:15.

Reseñar que al estar seguro el destructor, los hombres de máquinas bajaron a la cámara para ventilarla, al mismo tiempo para bajar la velocidad y poder entrar en puerto, pero al intentar atracar en los astilleros Corcho, no lo pudo efectuar sin ayuda de un remolcador, porque el aceite lubricante se había quemado, fundiéndose el metal antifricción, quedando por ello los ejes agarrotados, razón por la quedó de momento totalmente fuera de servicio, de hecho no volvió a navegar hasta bien entrado el mes de junio.

El 6 de abril el mercante armado recibo orden de zarpar, saliendo al medio día de Ferrol, con rumbo prefijado para formar una barrera de protección, pero la orden le indicaba situarse a 45º 30’ N y 21º W, que no correspondía a la anterior, quedando para cruzar este meridiano con la comisión de capturar a los dos mercantes, el Agire-Mendi (5.529 TRB.) y Unbe-Mendi (4.313 TRB.) (éste a su vez fue uno a los que daban escolta los cruceros sublevados, cuando el 6 de junio de 1938 fue hundido el crucero Baleares), por saberse estar próxima su llegada a estas latitudes, al anochecer del 9 alcanza la mencionada posición, cruzó el meridiano de 21º W, y el 10 arrumbaba a cortar la derrota ortodrómica (1) de las Antillas a las Sorlingas (son las Seille, situadas en el extremo Sudoccidental del Reino Unido, a unas 22 millas de Finisterre), para alcanzar al medio día la posición del Unbe-Mendi, pero al llegar el vapor no pudo ser avistado.

(1) La derrota ortodrómica es la que sigue el arco del círculo máximo y es la más corta entre dos puntos (representada en la carta gnomónica por una línea recta), y la derrota loxodrómica, la que corta todos los meridianos bajo un mismo ángulo de rumbo (representada por una línea recta en las cartas mercatorianas). De normal los barcos navegan siguiendo la loxodrómica en distancias cortas, pero en derrotas transoceánicas siguen la ortodrómica que, calculan diariamente, esto es, el rumbo inicial, mediante fórmulas matemáticas.

Persistió navegando según su parecer e intentar llegar darle alcance, así el 11 por la tarde fue marcado por el gonio un numeral al Sudeste, variando a rumbo de colisión para averiguar quién era, el 12 al amanecer al avistarlo supo era el Agire-Mendi, pues continuaba enviando mensajes no cifrados, (los capitanes de ambos buques querían entregarlos, de ahí muy posiblemente no dejar de transmitir, esto fue notificado por los servicios de inteligencia) por ello y la falta de discreción a las 17:00 situó visualmente al vapor, al quien ordenó arrumbar al Nordeste a 10 nudos, la mar algo movida impedía a los botes abordar el barco, hasta que calmada algo se pudo enviar una dotación de presa, al mando de su Segundo el teniente de navío D. Álvaro de Urzáiz y de Silva, quien recibió la orden de formar barrera con el capturado, para intentar apresar al primer mercante.

En la derrota ortodrómica ya citada, y a su vez realizar llamadas por T.H.S. al mercante, se tardó pero se consiguió respondiera el Unbe-Mendi, al hacerlo el Ciudad de Palma lo situó a 100 millas, no se volvieron a utilizar las comunicaciones, pero dio orden a su Segundo arrumbar a Ferrol, donde entraba el 14 seguido, el mercante había salido de Santiago de Cuba con carga de azúcar, en principio y para confundir con destino a Rotterdam; al conseguir tener fijada la posición del Unbe-Mendi, aproó a cortarle la proa, lo que tuvo lugar el día 12 a las 17:00, una vez asegurada la presa entro en Ferrol con ella en la madrugada del 14, unas horas más tarde que su Segundo.

Queda manifiesta la superioridad de la flora nacional, a pesar de sus pocos medios, pero en parte era gracias a los marinos mercantes embarcados, por ello el comandante del crucero auxiliar, destacó en su informe a los radiotegrafistas D. Jaime Balaguer y D. Jaime Porcel, quienes se mantuvieron en sus puesto, incluso sin dormir lo suficiente, para conseguir el apresamiento de los vapores y a su vez la facilidad de los encargados de los gonios, para situar a los buques por una simple señal de radio.

A su vez y como demostración del estado de la mar, entre el 12 y 14, el minador Júpiter permaneció bombardeando objetivos en la costa asturiana, con mar tendida del Norte, dio bandazos en los que el clinómetro llego a marcar 39º, el 17 de abril de 1937, fue nombrado comandante del minador el teniente de navío D. Francisco Núñez Olañeta.

Durante toda su estancia en las fuerzas navales del Cantábrico, su base fue Ferrol, entre sus varias salidas al mar para cumplir su comisión, el 30 de abril de 1937 al tocar el acorazado España una mina propia, frente a Santander, explosionó entre la sala de calderas de popa y la cámara de turbinas, por debajo del blindaje, siendo una de las partes más débiles de su protección por no decir nula, recibiendo tres llamadas de auxilio, pero se encontraba a 45 millas de distancia, lo que a su velocidad máxima de 14 nudos, eran tres horas para llegar a la zona, no cejó en su empeño, pero al alcanzar la demarcación, el destructor Velasco ya se perdía de vista, por haber embarcado a toda la dotación del acorazado.

A principios de junio, ya muy cerca las tropas de Bilbao, la Royal Navy parecía cambiar de posición, en la misma noche del 31 de mayo, el patrullero Galerna fue informado por el capitán del destructor HMS Faulkner, quien a su vez le había ofrecido víveres frescos, le indico que el José Luis Díez estaba en Bilbao, pero sus salidas era espaciadas y muy cortas, y un sumergible se encontraba en Santander, pero al igual que su compañero, si salía era de noche y pocas horas; de todo ello al encontrarse con el crucero Almirante Cervera le informó a la voz, para evitar se supiera en la zona enemiga.

Se encontraba en Ferrol el 14 de junio, encargado de transportar a Bilbao, por estar ya en manos nacionalistas, una compañía de Infantes de marina, un grupo de oficiales y marinería para tomar posesión de la Comandancia de Marina de la ciudad, saliendo de Ferrol el 14 de junio a las 20:00, entrando en Pasajes, de donde salieron el mismo día el Ciudad de Valencia, Galerna y minador Júpiter, para cumplir a su vez otras comisiones, el 16 seguido el Vicealmirante (quien había sido ascendido a este grado en enero de 1937) manteniendo el cargo de Comandante General del Departamento Marítimo del Norte, Excmo. Señor D. Luis de Castro Arizcún, fue trasladado de Ferrol en el crucero Almirante Cervera, trasbordando al minador Júpiter el mismo día al Norte de cabo Ogoño, por estar ambas unidades dando escolta a un convoy, el minador entró en Pasajes donde el Almirante embarco en el Ciudad de Palma, para arribar a Bilbao, al entrar desembarcó el Almirante y una vez dispuesto todo, regresó a Ferrol, pero por carretera, mientras el mercante armado se quedó unos días hasta estar todo en orden.

Todo esto se produjo por orden del Estado Mayor de la Marina, por ser conocedores de la salida de varios buques, transportando las reservas de oro, billetes de Libras Esterlinas y Dólares, monedas, joyas, obras de arte procedentes del expolio de iglesias y valores depositados en el Banco de España en su sucursal de Bilbao, y posteriormente en la de Santander y Gijón se sabía que uno de los mercantes era el británico Shenak, quien había recibido la carga del Axpe-Mendi, y con rumbo a La Pallice, por ello se envió al crucero Almirante Cervera a tratar de apresarlo, pero para dar resguardo a su buque, se encontraba el acorazado HMS Resolution, al mando del capitán de navío Surdee, (quien personalmente había organizado el tema) al estar fuera de nuestras aguas, y con la presencia del mencionado acorazado, era imposible cumplir la comisión encomendada, a ello se sumaba que la salida de los mercantes británicos, se había efectuado entre el 13 y 14, por ello el 29 siguiente el Almirante Cervera y Júpiter, arrumbaron a Ferrol donde entraron el mismo día. (Con estas noticias y acciones se demuestra que los Servicios de Inteligencia de Salamanca, ya funcionaban algo mejor)

Este fue el comportamiento de los isleños, aplicando lo creado por ellos, del comité de No Intervención. Sabiéndose más tarde que en realidad fueron los buques Seabank ex Joyce Llewllyn, Thurston, ambos arribaron a La Rochele, Thorpehall éste lo hizo sobre La Pallice y el Mydoll entro en El Havre, siendo los que transportaron los fondos del Banco de España de las tres capitales norteñas, esto provocó la reclamación de Salamanca, pero parte de las 4.000 cajas con un peso cada una de 75 kg., fueron desembarcadas en Londres, donde al parecer parte del tesoro quedó a buen resguardo. (Esto en sí es otra Historia, la cual si el tiempo lo permite ya se contará.)

El 7 de julio comenzó a trabajar la Comandancia de Marina de Bilbao, entregándole el mando unos días antes, al capitán de navío en la reserva D. Félix Bastarreche y Díez de Bulnes, ese mismo día entraban el Ciudad de Palma, acompañado por los bous Fantástico y Mercedes, dando escolta a los transportes, Víctor Chávarri, Genoveva Fierro, Dionisia y Comercio, transportando víveres para repartir a la población en su mayoría.

Como aclaración sobre el tema de la presencia constante de la Royal Navy, el 9 de julio relevó el HMS Royal Oak, (en el que enarbolaba su insignia el contraalmirante Ramsey) al HMS Resolution, y los destructores presentes pertenecían a sus 2ª, 4ª, 5ª y 6ª flotillas, turnándose entre 16 buques, la permanencia constante de 2 de ellos como escolta de su acorazado y cuando se presentó alguno de ellos con insignia de Contralmirante, se sumaba uno más a la escolta, también hizo acto de presencia el crucero acorazado HMS Hood y el HMS Repulse, estos en diferentes actos que, en algunos casos los problemas podían haber ido más allá. Y cómo no, también en esta época hizo aparición un destructor norteamericano, el USS Kane, pensamos que vino a aprender, pues para nada debía estar en estas aguas en esta época. La última presa del mercante armado en este mar, fue el 15 de julio, un pequeño motovelero de 28 t., por nombre Izar, entrando ambos en Ferrol el mismo día.

El día 26 de agosto al entrar los nacionales en Santander, el mando ordenó pasar a dar resguardo a Asturias, se designaron los buques que debían prestar el servicio de vigilancia y las zonas respectivas, el Ciudad de Palma recibió la orden de regresar a Ferrol, el día 30 seguido salía llevando a bordo Comandante General del Departamento Marítimo con rumbo a Santander, pero realizó entradas para pasar revista en La Estaca y Ribadeo, el 5 de septiembre se hizo de nuevo a la mar, yendo embarcado el Comandante General, entrando en Bilbao y Pasajes, regresando a Ferrol, donde desembarco el Comandante General, saliendo de nuevo el 8 seguido de Ferrol, incorporándose a las fuerzas del bloqueo.

A pesar de las complicaciones políticas con los buques que arbolaban la bandera del Reino Unido, capturó al mercante Abery Ecuna, al terminar las acciones en el Cantábrico, por derrumbarse el frente de Asturias el 21 de octubre de 1937, paso a Ferrol, sólo los mercantes británicos estaban presentes, por estar apoyados por su marina de guerra, al frente el acorazado HMS Resolution, enarbolando insignia del contralmirante Calvert, con los que de nuevo hubieron sus más y menos, algunos de los mercantes fueron buena presa a pesar de la oposición de la Royal Navy, y la mayoría iban abarrotados de refugiados, por ser personas muy vinculadas a los partidos gubernamentales, a su vez el HMS Royal Oak dio escolta al mercante británico Stangrove, hasta dejarlo a salvo de los nacionales.

Consideramos es pertinente dar a conocer esto, porque al parecer (por informaciones mucho más tarde de los sucesos) transportaban al presidente del Tribunal Popular, el secretario particular del Delegado de Gobierno, más otro centenar de personas muy relevantes, por ello es muy probable se le diera resguardo por el mismo acorazado, pero el tema se había terminado al menos en esas aguas, de hecho también se sabe que el 28 de agosto, entraron entre pesqueros y mercantes 51 cascos en La Pallice, 12 pesqueros en La Rochele, y 14 en Le Verdun, más una lancha de vigilancia, indicando con ello que la fuga fue masiva y casi todos al mismo tiempo con la intención de no poder ser interceptados, o en todo caso una mínima parte.

En principio éste buque fue utilizado como buque hospital, desde agosto de 1937 por la gran cantidad de bajas en las tropas de ambos bandos, pero por necesidades y ya casi sin ser necesarios sus servicios como a tal buque, entre el 23 de octubre de 1937 y enero de 1938, continuo en su cometido como mercante armado, pero sin datos reseñables, a su vez por ser necesario fue de nuevo activado como buque hospital, pasó a Ferrol donde se le desmontó la artillería para quedar más apropiado a su nuevo cometido, saliendo como a tal el 4 de febrero de 1938, por la gran necesidad de este tipo de buques tan especiales, permaneciendo en su comisión transportando heridos a diferentes puertos, realizando en total unos treinta viajes, dando el mando por finalizada su misión el 21 de marzo de 1939, siendo devuelto a su empresa propietaria, Trasmediterránea.

Bibliografía: Para leer clicar sobre ella.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Ciudad_de_Palma-Pr%C3%ADncipe_Alfonso

About the author

Comments

Comments are closed.