Sublevación cantonal en Cartagena 1873

Posted By on 7 septiembre, 2021

El 12 de julio por efecto de la Ley de convertir España en Cantones, promulgada por el Gobierno a la cabeza de él, su presidente don Francisco Pi y Veler y de Teresa Margall, por ello entre otras muchas poblaciones se sublevó la ciudad de Cartagena, al frente de ella se encontraba el general de caballería don Juan Contreras y San Román, nada más tomar el mando la extendió a Murcia, mientras un tal llamado Antonio Gálvez Arce sublevó las dotaciones de la escuadra y dos regimientos de infantería, más mucha gente del pueblo que fue armada, la plaza alcanzó en poco tiempo una fuerza de quince mil efectivos y los buques de la escuadra de Reserva, formada por las fragatas acorazadas Numancia, Vitoria, Tetuán, Méndez Núñez, la de madera Almansa, los vapores Fernando el Católico (éste fue rebautizado Despertador del Cantón) y Vigilante, la corbeta Ferrolana y otros buques menores del Resguardo Marítimo y de la Fuerza Sutil.

Queriendo enchanchar su poder la Vitoria y el vapor Francisco de Asís son enviados con tropas a Mazarrón y Águilas. Ambas poblaciones se unen a la sublevación y tras lo cual se constituyen juntas locales el 19 de julio y con ellos los fondos de los ayuntamientos, aumentando su poder real. Contreras general del ejército se pone al frente de la flota, saliendo de su puerto la Vitoria y Almansa con rumbo a Almería, donde al llegar reclamaron se le entregaran 20.000 duros, al serles negados bombardearon la ciudad, al darse por satisfecho arrumbaron a Málaga.

Enterado el Gobierno declaró a los buques sublevados “piratas” lo que fue aprovechado por nuestros amigos de siempre, pues en un ligero combate con una escuadra al mando del almirante Yelverton, fueron apresadas la fragata acorazada Vitoria y la de primera clase Almansa, por la fragata británica Swifersone en unión de la alemana Friedrich Carl, ésta a su vez había apresado al Vigilante, entrando todos ellos en Gibraltar. Todo esto sucedió cuando ni siquiera hacía 24 horas que el Gobierno había firmado el Decreto Ley.

Al producirse la sublevación el contralmirante don Miguel Lobo Malagamba se encontraba en la población de Chiclana, sin mando y en uso de una licencia para tomar las aguas de la población, al llegarle la noticia no se lo pensó y se puso en camino al apostadero de Algeciras, en él se encontraba el vapor Alerta, con su sola presencia se hizo con el buque, con él arrumbo a la bahía de Cádiz, al llegar la escuadra allí surta estaba casi en rebelión, llamó a los oficiales y les habló, estos se pusieron de su parte y se lo comunicaron a las dotaciones, en principio no aceptaron pero al ver que ya se les estaba apuntando desde tierra cambiaron de opinión, así consiguió formar una pequeña escuadra compuesta por la fragata Carmen, los vapores, Colón, Lepanto y Ulloa, la goleta Prosperidad, más el vapor de Algeciras.

Al contar con estos buques ofreció sus servicios al Gobierno junto con todas sus fuerzas que le eran leales y estaban bien organizadas, al ser aceptado el 9 de agosto se dirigió a Gibraltar, uso de todas sus mejores armas dialécticas consiguiendo no sin trabajo y cumpliendo la exigencia británica de; «…seguridad en las dotaciones, para no volver a caer en poder del enemigo y otras condiciones no muy fáciles de cumplir en aquellos aciagos días.» le fueran devueltos los buques apresados. En medio de estos movimientos se envió a don Pascual Cervera al mando de la goleta Prosperidad en comisión a la misma entrada de Cartagena, para ello burló a la Numancia y Méndez Núñez, dejando a un interlocutor del Gobierno en el buque insignia británico, éste acto de valor e inmejorables tácticas fueron en realidad lo que convenció al almirante británico, pero aun así se retrasó mucho la entrega.

El 25 de agosto de 1873 zarpa de Cartagena Contreras con las fragatas blindadas Numancia y Tetuán. En los días siguientes no encontraron buques enemigos en la costa de Almería y Alicante. Encontrarse frente a Cartagena la escuadra del contraalmirante Lobo, formada por los vapores Lepanto e Isabel II, Colón y goleta Prosperidad, con menos buques y más pequeños que la escuadra cantonal, al estar a tiro de la artillería de costa fue bombardeado, viéndose obligado a retirarse ante el gran peligro que representaban las formidables defensas de la plaza.

El 16 de septiembre zarpa de Cartagena el vapor Despertador del Cantón con las fragatas Numancia y Tetuán, participando en el desembarco en Águilas el 17 de septiembre para obtener víveres y dinero. Poco después se retiran hacia Lorca, donde las tropas cantonales ocupan la ciudad, requisan un falucho cargado de víveres y 20.000 pesetas.

Con los mismos buques el general Contreras volvió a zarpar de Cartagena el 19 de septiembre rumbo a Alicante. Ante la negativa de las autoridades de sumarse a la sublevación, bombardearon la ciudad y el puerto el 27 siguiente, donde los buques cantonales las fragatas Numancia, Tetuán y Méndez Núñez, lanzaron 186 proyectiles.

El 2 de octubre salen de Cartagena con rumbo S., con una fuerza de desembarco de 600 hombres a bordo. Tras desembarcar en La Garrucha, formaron dos columnas de desembarco con destino a las localidades de Vera y Cuevas de Almanzora la primera, y Mojácar la segunda. Pocas horas después regresan a sus buques con 4.000 duros en metálico y 10.000 más en víveres y ganado.

Tuvo lugar el combate naval de Portmán, en el que las fuerzas navales del almirante Lobo causaron graves daños a las fragatas cantonales.

Lobo dio la orden de regresar a Gibraltar donde fondeó el 16, el gobierno alarmado por su proceder, lo relevó del mando de la escuadra el 15 anterior, nombrando en su puesto el 18 al contralmirante don Nicolás Chicarro, tomándolo efectivo el 20. Lobo se trasladó a Madrid para dar las explicaciones directamente al Gobierno, oídas por el Presidente a la sazón don Emilio Castelar, no tuvo más remedio que aprobar la conducta de don Miguel Lobo, de hecho para demostrar el aprecio del Gobierno permaneció en Madrid.

El 17 de octubre de 1873 salió de Cartagena con rumbo a Valencia y Barcelona acompañado de las fragatas Numancia, Tetuán y Méndez Núñez, con el general Juan Contreras, Roque Barcia, Tomaset, varios dirigentes federales valencianos y catalanes, y un nutrido número de tropas a bordo de los buques cantonales, vigilados por tres fragatas británicas. Llevan como principal misión intentar unir a la sublevación cantonal las ciudades citadas.

El 20 continuo sobre las cuatro de la madrugada la fragata Numancia embistió accidentalmente y echó a pique al vapor Fernando el Católico a la altura de cabo Huertas, en aguas de Alicante, causando 12 muertos y 17 heridos. Tras el accidente, regresaron las dos fragatas a Cartagena.

El 23 de octubre regresó la escuadra del Gobierno a aguas de Portmán, ahora al mando del contraalmirante don Nicolás Chicarro, compuesta por las fragatas blindadas Vitoria y Zaragoza, las de hélice Almansa, Navas de Tolosa y Carmen, la corbeta de hélice Diana, la goleta de hélice Prosperidad y el vapor Ciudad de Cádiz.

Al capitular Cartagena por el golpe de estado del 3 de enero de 1874, el 12 siguiente el contralmirante Chicarro bloqueaba el puerto, por la tarde la Numancia salió y burló el bloqueo gracias a su velocidad, iban embarcadas dos mil personas entre ellas como no, toda la Junta de Salvación (para eso estaba formada, para salvarse los de siempre), fue perseguida por la Vitoria y Carmen sin poderle dar alcance, hasta refugiarse en Mazalquivir; el 13 seguido entraron en Cartagena las fragatas Zaragoza, Almansa y Navas de Tolosa, los vapores Colón y Alerta, y el transporte San Antonio.

Por decreto del 15 siguiente fue nombrado don Miguel Lobo capitán general del Departamento de Cartagena, al llegar vio con tristeza el lamentable estado en que había quedado la fragata acorazada Tetuán por haberse incendiado y era pérdida total (no se sabe con certeza si fue accidente o provocado), del resto nada estaba en su sitio y destrozado casi todo el mobiliario, pero otra vez asomó su energía de carácter, comenzó a dar las órdenes oportunas que como siempre dieron su fruto, poniendo en pocos meses el Arsenal en óptimas condiciones para seguir prestando los servicios propios.

El contralmirante de la escuadra francesa, entregó el 17 de enero al español de su mismo empleo Chicarro, la fragata acorazada Numancia, siendo el punto final a la guerra. Tranquilizadas las aguas, la fragata acorazada Vitoria con la insignia de Chicarro fondeó en Cartagena el 20 de enero de 1874.

Bibliografía:

El Constitucional. Un redactor. Individuo correspondiente de la Academia de la Historia.: Las Fragatas Insurrectas y el Bombardeo de Alicante. 20 de julio de 1873 hasta el 31 de octubre. Imp. de Gossart y Seva. Alicante 1873.

Güemes, Fernando.: Navegar el siglo. La Armada y la España del contralmirante Nicolás Chicarro (1812-1889). Madrid. 1993.

Llabrés Bernal, Juan.: El contralmirante Lobo. Su vida. — Su obra. —Su biblioteca. Ministerio de Marina. Madrid, 1927.

Salas y González, Francisco Javier.: Acciones navales modernas (1855-1900). Imprenta Alemana. Madrid, 1903.

Compilada por Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Sublevaci%C3%B3n_cantonal_en_Cartagena_1873

About the author

Comments

Comments are closed.