José Ferrándiz y Niño

Posted By on 9 marzo, 2022

José Ferrándiz Niño. Cortesía Museo Naval. Madrid.

Contralmirante. Ministro de Marina.

Vino al mundo el 12 de mayo de 1847 en Sevilla, siendo sus padres don Juan Ferrándiz Zaragoza, natural de Villajoyosa y doña María de los Dolores Niño y Ancos, natural de Sevilla.

Ingresó como aspirante en el Colegio Naval Militar en la población de San Carlos el 14 de enero de 1860, con trece años de edad. Expediente N.º 4.438. En él se dice nació en la población de Sagrario, Sevilla, el 17 de marzo de 1843. Se le ascendió a Guardiamarina en 1863. Se le otorgó el despacho de oficial y el grado de alférez de navío en 1865, pasando a embarcar sucesivamente en los vapores; Colón y Conde de Venadito.

Fue ascendido al grado teniente de navío el 25 de enero de 1870, pasando de segundo comandante del aviso Churruca, permaneciendo entre abril y julio de 1872. Pasando poco después a la fragata Blanca, buque-escuela entonces, como profesor de Guardiamarinas. Al terminar con el crucero de instrucción se le nombra profesor de la Escuela Naval Flotante a bordo de la fragata Asturias, fondeada en el Arsenal de Ferrol, dando las clases de física y astronomía, en los cursos 1874 y 75. Impartiendo otras materias entre 1876 y 1877. Fue ascendido al grado de teniente de navío de primera clase el 23 de enero de 1878, siendo nombrado Jefe de la Comandancia del puerto de Santander.

Entrega el mando anterior al ser destinado a la isla de Cuba y en ella se le entrega el mando de la goleta Favorita, el cual mantiene entre julio de 1981 a noviembre de 1882. En febrero de 1883 se le nombra segundo comandante del aviso Jorge Juan, cesando en junio. Participando con su buque en la comisión astronómica que se realizó en la isla de Puerto Rico, estando al mando de ella el capitán de navío don Cecilio Pujazón, para llevar a efecto el estudio del planeta Venus en el disco solar. Regresando a la península.

Al llegar quedó desembarcado y a finales del mismo año, se le destina embarcado a la fragata acorazada Numancia, al término de este destino, se le envía a la isla de Cuba y al desembarcar se le entrega el mando del cañonero Cuba Española. Al terminar el mando es reclamado por sus superiores para formar parte de la comisión de control de la construcción del acorazado Pelayo, pasando a Francia. Se le ascendió al grado de capitán de fragata en 1887, y se le nombró segundo comandante del acorazado Pelayo, siendo su comandante don Pascual Cervera, quienes lo trajeron a España a fines de 1889, para serle instalada la artillería González Hontoria que por ser española no se le pudo montar en el astillero de construcción Forges et Chantiers de la Mediterranée.

Pero debía pasar su tiempo como comandante con el nuevo grado, siendo enviado a las isla Filipinas donde se le otorgó el crucero Velasco, viajando para enseñar bandera al puerto de Shanghái, pasando posteriormente al de Hong Kong donde el buque fue reparado, al terminar los trabajos regreso a Manila, permaneciendo en el mando, desde marzo de 1891 a julio de 1893. El 19 de septiembre de 1895 se le ascendió al grado de capitán de navío. En ese momento volvía a levantarse la insurrección en la isla de Cuba.

En enero de 1897 se le otorgó el mando del acorazado Pelayo, encontrándose en obras, pero al declarase la guerra con los americanos el 25 de abril de 1898, tuvo que salir rápidamente para evitar quedar paralizado por la neutralidad de Francia.

Al saberse el desastre de Cavite, pasó a formar parte de la escuadra de reserva al mando del contralmirante don Manuel de la Cámara, llegando después de grandes problemas a Port Said, aquí no fueron menores las presiones americanas sobre los británicos, que solo el buen hacer del almirante Cámara les permitió cruzar el canal de Suez y arribar a Suez, estando en este puerto les llegó la noticia del desastre de Santiago de Cuba, recibiendo al mismo tiempo la orden de regresar del nuevo Ministro Auñón.

Se le ascendió al grado de capitán de navío de primera clase el 26 de marzo de 1903 y en diciembre, fue elegido por el Presidente Maura en su primer gabinete Ministro de Marina, ocupando la cartera el 5 de diciembre de 1903, permaneciendo en el cargo hasta presentar su dimisión el 16 de diciembre de 1904. Desempeñó el cargo de Director General de la Marina Mercante, siendo nombrado tiempo después sin abandonar el cargo, comisario del Canal de Isabel II.

Con los típicos movimientos de la época después de otros cuatro Gobiernos, llega al poder Maura y lo vuelve a elegir como Ministro de Marina, siendo el 25 de enero de 1907, poniéndose a trabajar y modificando varios aspectos interiores de la Corporación y su no menos famoso plan de escuadra, ya que consiguió arrancar un presupuesto para la Armada de ciento ochenta y dos millones seiscientas cincuenta mil pesetas, de ellas ciento treinta y cinco millones serian destinados para nuevas construcciones.

Esta vez conociendo los entresijos de la política, se dedica de lleno a la reorganización de la Armada, consiguiendo fuera aprobada la Ley de Escuadra de 1908, poniendo los cimientos para conseguir el material suficiente y levantar la moral de la corporación, perdida por la desgraciada guerra hispano-americana de 1898, por sus efectos había postrado a la clase política y con su actitud, a los miembros de la Armada que se vieron muy mal tratados por los Padres de la Patria.

La Ley en un principio consistía en un plan de construcción naval para los próximos ocho años, pero a su vez, había que crear las bases para poder construirlo pues no existían, por eso lo primero que se hizo fue un concurso internacional, del que salió la empresa Sociedad Nacional de Construcciones Navales, con factorías en los arsenales ya existentes de Ferrol, Cartagena y La Carraca, aparte de realizar las obras pertinentes para adecuar muelles e instalaciones para los nuevo buques.

En lo referente a buques, la Ley aprobada consistía en la construcción de tres acorazados de unas quince mil quinientas toneladas, cuatro cañoneros de ochocientas, tres destructores de trescientas cincuenta y veintidós torpederos de ciento ochenta y cinco. Lo importante de esta Ley, es que por fin España iba a contar con astilleros capaces de construir lo necesario para el servicio de la patria, aunque de entrada dependiera de países extranjeros, pero se comenzó por donde era conveniente, pues así se dejaba en parte de depender del exterior.

Una más de sus decisiones fue poner en vigor la Cartilla de Uniformes de la Corporación, viendo la luz el mismo 1909, por ella se implantó en la Armada para su Cuerpo General, la Coca como distintivo del Cuerpo. (Es ese círculo que describe el último galón en las bocamangas de los uniformes de los oficiales del Cuerpo General.) Permaneció en el Ministerio hasta el 21 de octubre de 1909, por la dimisión en pleno del Gabinete a causa de la semana Trágica de Barcelona. Pero el rey don Alfonso XIII en agradecimiento a su buen trabajo, lo nombro Senador Vitalicio, puesto que ocupó a partir de este mismo año.

Andando el tiempo los buques se fueron construyendo, siendo los acorazados; España, Alfonso XIII, luego España y Jaime I. Los cañoneros; Recalde, Laya, Bonifaz y Lauria. Los destructores; Bustamante, Villaamil y Cadarso, y los torpederos, fueron los numerados desde el T-1 al T-22. Fue ascendido a Contralmirante en 1912.

Falleció en enero de 1918 en Madrid.

Como escritor dejó una obra cuyo título es: «Principios teóricos y experimentales de las maniobras de los buques.»

Entre otras condecoraciones estaba en posesión de: Banda y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Placa del Mérito Naval con distintivo Blanco, más las Cruces al Mérito Naval de 1ª y 2ª Clase, así como Gran Oficial de Nichar-Anonar.

Bibliografía:

Aguilera, Alfredo y Elías.: Buques de Guerra Españoles 1885-1971. Editorial San Martín. Madrid 1968. Premio Virgen del Carmen de 1969. Segunda edición 1972.

Bordejé y Morencos, Fernando de.: Vicisitudes de una Política Naval—Antecedentes— Desarrollo de la Armada entre 1898 y 1936. San Martín. Madrid, 1978.

Enciclopedia General del Mar. Garriga 1957. Compilada por don José María Martínez-Hidalgo.

Enciclopedia Universal Ilustrada. Espasa. Tomo 23, 1924. Página 889.

González de Canales, Fernando.: Catálogo de Pinturas del Museo Naval. Tomo II. Ministerio de Defensa. Madrid, 2000.

Guardia, Ricardo de la.: Notas para un Cronicón de la Marina Militar de España. Anales de trece siglos de historia de la marina. El Correo Gallego. 1914.

Válgoma, Dalmiro de la. y Finestrat, Barón de.: Real Compañía de Guardia Marinas y Colegio Naval. Catálogo de pruebas de Caballeros aspirantes. Instituto Histórico de Marina. Madrid, 1944 a 1956. 7 Tomos.

VV. AA.: Plan Ferrándiz: Poder Naval y Poder Marítimo. Cuaderno Monográfico del Instituto de Historia y Cultura Naval. N.º 57. Madrid, 2008.

Todoavante ©

https://www.todoavante.es/index.php?title=Ferrandiz_y_Ni%C3%B1o,_Jos%C3%A9_Biografia

About the author

Comments

Comments are closed.